Argentina

Anses: por qué hubo una fuerte caída del número de nuevos jubilados en 2020

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Por efecto de la pandemia y la cuarentena, las dificultades para los trámites llevaron a que mucha menos gente lograra acceder a su jubilación Crédito: Pixabay

Durante 2020, un total de 115.196 personas recibieron el alta de su jubilación en el sistema previsional gestionado por la Anses; la cifra es inferior a la mitad del número promedio de beneficios otorgados en los tres años previos (237.125 casos). En todo ese período hubo una participación similar de las prestaciones logradas a partir del ingreso a un plan de moratoria por aportes impagos. Concretamente, en los últimos cuatro años alrededor de seis de cada 10 nuevas jubilaciones necesitó esa asistencia, porque no se cumplía con la cantidad de aportes que exige el sistema para acceder al beneficio. Así, en función de la dinámica que hubo previamente, se estima que una cantidad de personas similar al número de las que sí pudieron jubilarse no pudo acceder el año pasado al cobro de su prestación.

Las cifras mencionadas surgen del boletín estadístico trimestral de la Secretaría de Seguridad Social. Según esa publicación, el número de nuevos jubilados de 2020 es un 48% más bajo que el de 2019, cuando las jubilaciones dadas de alta fueron 221.451. Y quienes accedieron en 2020 a una pensión del régimen previsional contributivo (por fallecimiento de un jubilado o de un trabajador) fueron 73.356 personas, un número menor en un 26,6% al del año previo.

Con la pandemia y con la cuarentena dispuesta por el Gobierno -que significó el cierre de las oficinas del organismo previsional durante unos meses y una atención limitada cuando comenzaron a abrir sus puertas-, la cantidad de altas de prestaciones fueron muchas menos que en cualquiera de los años previos, al menos a partir de 2010 y según se concluye al analizar los datos oficiales. En 2018, por caso, se habían dado de alta 214.283 jubilaciones y 100.587 pensiones, y en 2017, 275.642 jubilaciones y 115.221 pensiones. En los tres años previos (2014 a 2016) se había jubilado mucha más gente, como consecuencia de que en 2014 se aprobó la ley 26.970, que amplió los alcances de la moratoria. En 2015 se dieron de alta 682.627 prestaciones jubilatorias y solo el 12% no contempló un plan de pagos de aportes adeudados.

De los beneficios jubilatorios dados de alta en 2020, el 58% fue con moratoria mediante. Y del total de prestaciones pagadas (incluidas las pensiones), el 52,7% tuvo ese plan. La estadística refleja también que el número mensual de beneficios de la Anses (jubilaciones y pensiones contributivas) que hubo en promedio en 2020 (6.841.132) fue inferior al de 2019 (6.863.062), mientras que la cantidad de beneficiarios disminuyó de 5.732.013 a 5.703.452 (la diferencia entre ambas variables se explica por la existencia de quienes perciben más de una prestación). Eso indicaría que las bajas superaron a las altas, en forma inversa a lo que habitualmente pasaba.

En la práctica, esa dosificación de las nuevas prestaciones le permitió al Gobierno moderar el gasto previsional, que representa buena parte del presupuesto nacional. Eso fue algo que también se logró con el ajuste a los haberes en el que se tradujo, en los hechos, la suspensión de la fórmula de movilidad jubilatoria de ley y las consecuentes decisiones discrecionales sobre las recomposiciones trimestrales de los haberes. En lugar de otorgarse en el año una suba de 42% para todos los pasivos (ese es el porcentaje que hubiera correspondido en caso de haber estado vigente la fórmula), se dio entre 24,3% y 35,3%, dependiendo del nivel de ingresos. Según estimaciones de fuentes privadas, eso significó que, en conjunto, llegaran casi $100.000 millones menos a los bolsillos de los jubilados y pensionados.

En marzo del año pasado, cuando se decretó el aislamiento social obligatorio por la llegada del Covid a la Argentina, las oficinas de atención al público de la Anses cerraron y se suspendieron los turnos que se habían asignado para hacer trámites, como el de solicitud de alta de beneficios. A mediados de mayo comenzó una reapertura progresiva de las unidades de atención personal (más allá de que en algunos casos se trabajaba desde antes a puertas cerradas), a las que se puede ir con un turno asignado previamente. La reapertura fue más tardía en determinados lugares del país, como los casos de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense. En junio se habilitó la solicitud virtual del alta de beneficios, a través de la página web del organismo.

Las dificultades para acceder a los trámites generaron algunas presentaciones judiciales y hubo medidas cautelares, como en el caso de Mirta Esther González que, antes de la llegada del coronavirus había conseguido un turno para marzo de 2020, que quedó cancelado. Luego le llegaron varias reprogramaciones y, finalmente, ante un reclamo presentado por el abogado Adrián Frascino, en junio hubo una cautelar que le ordenó al organismo previsional atender el pedido. La decisión de la jueza Silvia Saino fue apelada por los funcionarios de la Anses con el argumento de que era posible hacer el trámite virtualmente, pero en ese caso en particular, según lo expresado por la parte demandante, no se había logrado lo pretendido por esa vía. En diciembre, la sala 2 de la Cámara Federal de la Seguridad Social ratificó la orden dada a la Anses, en un escrito con las firmas de los jueces Nora Dorado, Walter Carnota y Juan Fantini. Finalmente, se le otorgó un turno a la demandante para iniciar el trámite de manera presencial.

Desde hace varios años, cuando alguien tramita su jubilación, la prestación que cobrará empieza a calcularse desde el momento en que se consigue un turno para concretar la solicitud. Por eso, una vez dado de alta el beneficio, se liquida el monto retroactivo, es decir, lo que corresponde por el tiempo que pasó desde el inicio del trámite. Pero ese importe no recibe una actualización, por lo cual va perdiendo valor real frente a la inflación. El efecto es mayor, lógicamente, cuanto más tiempo pasa. Además, durante la cuarentena hubo períodos en los que no se otorgaron turnos a quienes intentaban obtenerlos; esas personas vieron demorado el momento desde el cual se inicia el cálculo de sus haberes.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Football news:

Cavani has returned to training and is likely to play against Crystal Palace
Fabio Capello, Juventus played Rugby against the Port. Only Ronaldo and Chiesa can make a difference in this squad
Neymar: I posted how I was recovering from my injury, and I didn't get any messages saying, Wow, what a professional. No
Ole Gunnar Solscher: The work of the judges is very difficult and without additional pressure. We have to make their decisions
Joan Laporta: I'm sure Messi won't stay at Barca if I don't win the election. He gives the club 30% of revenue
Trent had idolized Gerrard since he was a kid, and he was in a fairy tale: he got Steven's care and the captain's armband. The story of a great relationship
Hazard's recovery from the injury is delayed. He probably won't play against Atletico on March 7