Argentina

Australia y China vuelven a enfrentarse por un "repugnante" tuit

Las deterioradas relaciones entre China y Australia no levantan cabeza. La tensión alcanzó nuevos máximos este lunes cuando un portavoz del ministerio de Exteriores chino tuiteó un fotomontaje en el que aparece un sonriente soldado australiano degollando a un niño afgano.

“No tengas miedo, venimos a traerte paz”, se lee al pie de la foto. La falsa imagen causó una enorme indignación en Camberra, que exigió a Beijing una disculpa inmediata por la “repugnante” publicación y su retirada.

El tuit fue posteado por Zhao Lijian, un exdiplomático famoso por sus mensajes incisivos de marcado corte nacionalista que ya se ha visto inmerso en más de una polémica, como cuando en mayo dio crédito a la teoría de que los soldados estadounidenses habían traído el coronavirus a Wuhan.

Junto al montaje, obra de un artista conocido como Wuheqilin, el chino escribió: “Conmocionado por el asesinato de civiles y prisioneros afganos a manos de soldados australianos. Condenamos estos actos de manera firme y pedimos que rindan cuentas”.

Historia de un desencuentro

El episodio al que el tuit se está refiriendo es a un informe difundido por el Ejército de Australia hace algunas semanas en donde reconoció que sus soldados habían cometido crímenes de guerra en Afganistán entre 2005 y 2016. Según la investigación, tropas de elite australianos asesinaron a 39 civiles y prisioneros afganos, ninguno de ellos en incidentes "bajo la presión del combate" y muchos como parte de rituales de iniciación de nuevos soldados.

El viernes se anunció la expulsión de trece soldados del Ejército oceánico. Países como Rusia o la propia China aprovecharon las conclusiones del informe para señalar la “hipocresía” de la lucha por los derechos humanos y la libertad de algunas naciones occidentales en terceros países.

El general Angus Campbell, jefe de las Fuerzas Armadas de Australia, en la conferencia de prensa donde informó sobre los abusos de tropas australianas en Afganistán. Foto: DPA

El general Angus Campbell, jefe de las Fuerzas Armadas de Australia, en la conferencia de prensa donde informó sobre los abusos de tropas australianas en Afganistán. Foto: DPA

El origen de las malas relaciones actuales entre ambos países se remonta a fines de abril de 2020. Australia fue uno de los países que pidió una investigación independiente que determinara el origen del coronavirus que causa el COVID-19. Tan solo unos días después de que esta información saliera a la luz, el embajador de China en Australia, Chen Jingye, sugirió que los chinos podrían responder con un boicot a los productos australianos.

A mediados de mayo, Beijing detuvo las exportaciones de carne de Australia citando "razones sanitarias". Cinco días más tarde, impuso una tarifa del 80% sobre las exportaciones australianas de cebada, su principal proveedor de este ingrediente clave de la cerveza.

En una presentación en agosto ante el Club de la Prensa Nacional en Canberra, Chen Jingye declaró que la actitud de Australia de impulsar una investigación sobre los orígenes de la pandemia "hirió los sentimientos" de los chinos, dado que partía de la presunción que todo había comenzado en Wuhan, una hipótesis que China disputa. 

El Primer Ministro australiano, Scott Morrison, calificó el tuit de “totalmente indignante” y “repugnante”, y pidió a Twitter su retirada inmediata. “El gobierno chino debe sentirse totalmente avergonzado por este mensaje (...) Indudablemente, existen tensiones entre China y Australia, pero esta no es manera de abordarlas”, añadió.

El Primer Ministro de Australia, Scott Morrison, protestó por el tuit del ex diplomático chino. Foto: REUTER

El Primer Ministro de Australia, Scott Morrison, protestó por el tuit del ex diplomático chino. Foto: REUTER

Sus críticas fueron secundadas por otros políticos, comentaristas y organizaciones de derechos humanos, que recordaron los abusos cometidos por Beijing contra su propia población en lugares como Tíbet, Xinjiang o Hong Kong.

Sin embargo, sus quejas no hallaron eco en Beijing. La también portavoz del ministerio de Exteriores, Hua Chunying, defendió en público a su colega y desestimó las peticiones de perdón.

Ref“Está justificado que los soldados australianos maten fríamente a civiles inocentes en Afganistán, pero ¿no es razonable que la gente condene estos crímenes?”, dijo a la prensa. El lunes el tuit estaba fijado en la parte de arriba de la cuenta de Zhao, lo que hace pensar que sus superiores no le han pedido que la retire.

Con información de La Vanguardia

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Bruno scored 1 goal from the penalty spot and did not make an assist in 6 matches with the big six teams in the 2020/21 season
Messi can miss from 4 to 12 games due to disqualification, if his kick in the match with Athletic is recognized as aggression
Clattenburg on the referee of the Liverpool - Manchester United match: He should have waited in the Manet episode, but I wouldn't criticize him
I put Messi on the body and he got angry and slapped me in the face. Obvious aggression. Athletic forward about red Leo
Messi can be disqualified for 2 games. The referee did not indicate that the Barca forward showed aggression by hitting the opponent on the head
Pirlo about 0:2 from Inter: The coach should be the first to take the blame. We were too predictable
Solskjaer about 0:0 with Liverpool: We didn't deserve to win. We wanted to come and make a result, given their injuries