Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cuando Mauricio Macri le pidió apoyo a Sergio Massa para su reelección y conversaron sobre bajar una inflación del 30%

David Cameron, el premier inglés, le preguntó a Macri en un encuentro en 2016, cuánto duraba su cargo. El argentino respondió: “cuatro años, pero son ocho si Massa quiere”.

Cuando Mauricio Macri le pidió apoyo a Sergio Massa para su reelección y conversaron sobre bajar una inflación del 30%Mauricio Macri con Joe Biden y Sergio Massa en Davos 2016.

“Me parece, Presidente, que llamando a un acuerdo económico y social tiene la oportunidad de diferenciar las medidas de corto y largo plazo dejando políticas de Estado para la Argentina”, le dijo Sergio Massa a Mauricio Macri.

“Esos acuerdos, Sergio, son señales de debilidad del Presidente y acá el que ganó fui yo, respondió Macri.

Era enero de 2016 y el entonces Presidente conversaba con el diputado y líder del Frente Renovador, al que había llevado en su comitiva oficial como líder de la oposición a una gira internacional que tuvo como epicentro el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Macri hacía casi un mes que había asumido al frente de la Casa Rosada y era el primer presidente luego de doce años de kirchnerismo.

La conversación de Macri y Massa ocurrió en una escala en Frankfurt mientras esperaban un avión de Lufthansa que los llevara directo a Buenos Aires.

En aquel momento Macri había apostado a que la inflación fuera un asunto exclusivamente a resolver por el Banco Central, conducido en ese entonces por Federico Sturzenegger, quien a través de la política monetaria y cambiaria, debería ver de cumplir los objetivos de inflación que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, había anunciado públicamente los primeros días de enero.

Precisamente Prat-Gay fue el primero en hablar públicamente, e incluso antes de que Macri asumiera y ya siendo él ministro designado, sobre aquello que Massa le proponía al Presidente en Suiza llevar adelante: Vamos a plantear a mediados de enero un acuerdo amplio entre sindicatos y empresas -contó Prat-Gay-, en el que haya tres partes en la mesa y cada uno tendrá que poner lo suyo para que se coordine de la mejor manera posible. En función de ello pretendemos ordenar la discusión para las paritarias de marzo con un compromiso muy claro de este gobierno de establecer metas de inflación decrecientes a lo largo del mandato”.

El ministro de Hacienda y Finanzas puso el tema en agenda ya en diciembre de 2015. Pero insistió con el acuerdo económico y social un mes más tarde, en Davos. En una mesa del bar del hotel Edelweiss y mientras comían una hamburguesa, Massa y él conversaron del tema. A unos metros estaban Macri y Juliana Awada. Habían pedido un plato de papas fritas.

Marcos Peña, entonces jefe de Gabinete de Macri y también presente en Davos, le dio a Prat-Gay la misma respuesta que Macri a Massa. “El poder es del Presidente, Alfonso”.

Quizá Prat-Gay sabía que la inflación se propagaría con los aumentos del dólar y las tarifas que ocurrieron en el comienzo de la gestión de Macri. La inflación en diciembre de 2015 dio 3,8%. De enero a abril fue 2,8%, 3,7%, 4,8% y 7,2% respectivamente, para luego, más tarde, empezar a descender y registrar 0,6% en agosto.

Macri y Massa mostraron sintonía plena en Davos pese a lo que dijeron uno del otro más tarde. Esta semana ambos recordaron aquellos días en entrevistas por separado.

“El Gobierno tuvo conmigo una actitud muy respetuosa y muy generosa, por el protagonismo que me dio”, reconoció Massa en aquel entonces. Una noche cenó en el restaurant del hotel Seehof con Macri y Juliana mientras el resto de la delegación se ubicó en otra mesa.

En una conferencia de prensa y luego de responder una pregunta, Macri ofreció el micrófono a Massa como señal de gobernabilidad porque hacía hablar a la oposición y de que en la Argentina ahora comenzaba otra etapa. “Hello, I speak in Spanish, Alfonso translates”, designó como traductor a Prat-Gay. “Le hice alguna traducción cambiada para ratificar que estaba con nosotros”, reconoció el ministro alguna vez.

Macri llevó a Massa a sus encuentros con Joe Biden, vicepresidente de EE.UU entonces y hoy su presidente. También lo acompañó a ver a David Cameron, premier británico. Macri posó con ambos líderes junto a Massa.

Con el inglés se entrevistaron en el hotel Belvedere de Davos, sobre la calle Promenade, llena de tiendas y comercios con marcas de lujo y exclusivas, donde van a comprar millonarios de todo el mundo. Se ven Ferraris y Lamborghinis paseando, llevadas especialmente por millonarios de la India, China y países de Arabia que participan en el Foro y las cargan en aviones para conducirlas al pie de los Alpes suizos mientras dura el Foro.

El encuentro entre la delegación argentina y la británica ocurrió en la habitación 447 del piso cuarto. Cameron estaba sentado esperando a los argentinos cuando los vio ingresar todos juntos.

“¿Cuánto dura tu período?”, le preguntó el británico a Macri, que había arrancado hacía un mes nomás en su cargo.

“Tengo cuatro años”, respondió el argentino. "Pero si la gente y Sergio quieren son ocho. Hasta 2023".

“Yo quiero que sean cuatro”, agregó Massa con una sonrisa.

Ezequiel Burgo
Ezequiel Burgo

Editor jefe de la sección Economía @ezeburgo

Recibí en tu email todas las noticias, coberturas, historias y análisis de la mano de nuestros periodistas especializados

QUIERO RECIBIRLO
Newsletter Clarin