Argentina

¿Dónde está la lanza de Longinos?: atravesó el cuerpo de Cristo y Hitler la robó para dominar el mundo

El centurión Cayo Casio Longinos estaba al mando de los soldados romanos en un momento y un lugar terrible de la historia humana: la Crucifixión de Jesucristo en el Gólgota.

El centurión, que sufría una infección en los ojos que lo había hecho bizco, fue el encargado de supervisar la crucifixión de Jesucristo y la de los criminales Dimas y Gestas.

Los condenados tardaban mucho en morir y aparecieron seis alguaciles con escaleras, cuerdas y martillos para llevar a cabo el crurifragium: romper las piernas de los crucificados para que, sin un punto de apoyo inferior, no pudieran erguirse para respirar y murieran asfixiados.

Los alguaciles rompieron las tibias de los dos reos que acompañaban a Jesús. Longinos, convencido de la divinidad de Cristo, tomó su lanza y la clavó en la parte derecha del torso de Jesús para certificar que había fallecido.

Cuando retiró la lanza, de la herida empezó a manar sangre y agua, que salpicaron el rostro de Longinos, que inmediatamente dejó de ser bizco.

En ese momento, Longinus exlamó: "En verdad, este era el Hijo de Dios".

Jesús es atravesado en un costado por la lanza de un soldado romano. Pintura de Fray Angélico (1440), Monasterio Dominico de San Marcos, Florencia (Dominio público).

Jesús es atravesado en un costado por la lanza de un soldado romano. Pintura de Fray Angélico (1440), Monasterio Dominico de San Marcos, Florencia (Dominio público).

De allí en más esa lanza pasó a llamarse la Santa Lanza, la Lanza del Destino o la Lanza de Longinos. Y se convirtió en un objeto codiciado y buscado por miles de personas. Su devenir se convirtió en increíble.

¿Dónde está esa lanza ahora? Hay varios lugares que asumen ser poseedores de la lanza.

A finales del siglo VI una lanza que se decía era la de Longinos, se veneraba en Jerusalén. En el año 615 la punta de la lanza, que estaba partida fue llevada a Constantinopla y la depositó en la iglesia de Santa Sofía.

Cuando Constantinopla cayó en manos de los turcos, en 1492, el Sultán Bajazet envió la lanza al papa Inocencio VIII, para que este liberara a Zizim, hermano del sultán y prisionero del papa.

Desde hace más de 500 años esa lanza está en el Vaticano. Pero no toda. La parte inferior de la reliquia fue a manos del rey francés Luis IX, que la colocó en la Saint-Chapelle. Pero su destino fue trágico: la destruyeron durante la Revolución Francesa.

Pero no es la verdadera.​

Otros dicen que la lanza estaba en Antioquía. Cuando Constantinopla cayó en manos de los turcos, la lanza fue sacada de la ciudad y terminó en Etschmiadzin, Armenia, donde está hasta el día de hoy custodiada por severas medidas de vigilancia.

Pero no es la verdadera.

La estatua de Longinos con la lanza en el Vaticano.

La estatua de Longinos con la lanza en el Vaticano.

Otra última lanza que supuestamente pertenece a la Pasión de Cristo se conserva en Cracovia, pero, aunque hace 800 años que está en el lugar, no hay una historia previa que demuestre cómo llegó allí.

No es la verdadera.

Por último está la que se cree es la verdadera lanza de Longinos. Ella se encuentra en Viena, Austria, y es utilizada desde 1273 en la ceremonia de coronación del Emperador de Occidente.

Y aquí entra Adolf Hitler en la historia.

La lanza había estado en poder de monarcas como Constantino y Carlomagno, que lograron victoria tras victoria militar con la lanza sagrada en su poder. Finalmente terminó en la ciudad alemana de Nuremberg. En 1796 cuando Napoleón Bonaparte llegó a la ciudad, la quiso robar, pero antes de que él llegara, el barón Von Hügel la escondió y la llevó a Viena. No la devolvió a la ciudad de Nuremberg. Hizo su negocio: se la vendió a los Habsburgo quienes la rebautizaron como "lanza de San Mauricio".

Adolf Hitler fue a verla en 1912 al museo de Viena y se obsesionó con ella. Según sus palabras, esa lanza era mágica.

Ya como Führer de Alemania, y dando órdenes a la Ahnenerbe (Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana), el propio Hitler, tras anexarse Austria, fue a Viena el 14 de Marzo de 1938. Esa misma noche entró solo en la Sala del Tesoro del Palacio Hofburg, en Viena, y se apropió de la lanza.

Hitler creía que con la lanza, según la tradición, tenía poderes únicos. El que la poseía era invencible. Pero también sabía que el que la perdiera solo tenía un destino: la muerte.

La lanza que terminó en Etschmiadzin, Armenia, donde está hasta el día de hoy custodiada por severas medidas de vigilancia. No es la verdadera.

La lanza que terminó en Etschmiadzin, Armenia, donde está hasta el día de hoy custodiada por severas medidas de vigilancia. No es la verdadera.

Dicen sus allegados que en ese momento el líder alemán les dijo que podían conquistar el mundo.

Aferraba entre sus manos esa punta de lanza de 30 centímetros de longitud, parcialmente recubierta con una lámina de oro en la que había una inscripción en latín. La punta de la lanza estaba hueca y en mitad de la hoja, atado con alambres, había un clavo de metal usado paras crucificar a Cristo.

La inscripción en latín sobre la lanza no dejaba dudas "Lancea et clavus domini" (Lanza y clavo del Señor).

El 13 de Octubre de 1938 la lanza y los tesoros de los Habsburgo fueron cargados en un tren vigilado por las SS y regresó a Núremberg.

El general Himmler la quiso llevar a su castillo esotérico en Wewelsburg, pero la lanza, por orden de Hitler fue colocada en el vestíbulo de la iglesia de Santa Catalina de Núremberg.

La idea de Hitler era que tras ganar la guerra, iba a crear un enorme museo con los mayores tesoros incautados por su ejército en todo el mundo.

En algunos de sus discursos Hitler apareció con la lanza en sus manos para demostrar (según él) dos cosas: que él era el dueño del mundo y que la lanza era alemana.

La entrada de Adolf Hitler en Viena el 14 de Marzo de 1938. esa noche se apoderó de la lanza.

La entrada de Adolf Hitler en Viena el 14 de Marzo de 1938. esa noche se apoderó de la lanza.

Pero en 1943 los bombarderos aliados destruyeron el techo de Santa Catalina y el Führer, aprovechando los túneles secretos que ya existían bajo el castillo Kaiserburg, en Núremberg, hizo crear grandes cámaras a prueba de bombas a 24 metros bajo la fortaleza.

A ellas se accedían a través de un ancho túnel (permitía el paso de un camión) que empezaba en el garaje de una modesta casa del siglo XVII. En ese enorme búnker quedaron protegidos la lanza, los tesoros de los Habsburgo, las obras de arte incautadas por toda Europa y tesoros culturales de Nuremberg como cuadros de Durero y el primer reloj portátil de la Historia.

El 2 de Enero de 1945 los bombardeos dejaron a Nuremberg en ruinas. En 53 minutos el 90% de la histórica ciudad fue reducida a escombros pero sus obras de arte y la lanza sagrada estaban a salvo.

El 20 de Abril de 1945 la ciudad cayó en manos de los aliados. El Séptimo Ejército se instaló en la fortaleza de Kaiserburg sin saber que 24 metros debajo estaba el mayor tesoro oculto por los nazis.

El 30 de abril de 1945 una compañía estadounidense al mando del teniente William Horn, de la división Monuments, Fine Arts and Archives fue enviada en busca del tesoro de los Habsburgo. Una bomba había dejando a la vista la entrada de la bóveda, y en ella, sobre un descolorido terciopelo rojo estaba la fabulosa lanza de Longinos.

El teniente Horn tomó posesión de la lanza en nombre del gobierno de los Estados Unidos. A unos cientos de kilómetros de allí, en un bunker de Berlín, Adolf Hitler, en ese instante, se suicidaba.

La lanza de 30 centímetros de longitud, parcialmente recubierta con una lámina de oro y en mitad de la hoja, atado con alambres, hay un clavo de metal usado paras crucificar a Cristo. Está en Austria desde hace 75 años.

La lanza de 30 centímetros de longitud, parcialmente recubierta con una lámina de oro y en mitad de la hoja, atado con alambres, hay un clavo de metal usado paras crucificar a Cristo. Está en Austria desde hace 75 años.

Pero había otro hombre que quería tomar posesión de la lanza: el general Patton. Que la guardó entre los objetos preciados que había recolectado. Pero por presión del gobierno de Estados Unidos, el 7 de enero de 1946, el general la devolvió a Austria.

Allí está, desde hace 75 años, expuesta en el Schatzkammer (Tesoro Imperial), una de las colecciones del Palacio Imperial de Hofburg, en Viena.

Y queda una pregunta. ¿Qué fue de Longinos, el centurión que atravesó con su lanza a Jesucristo?

Se convirtió al cristianismo, murió mártir, fue hecho santo y su cuerpo se encuentra a metros de la famosa Piazza Navona, en Roma, enterrado en la iglesia de San Agustín.

GML

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Gattuso was fined 3 thousand euros for blasphemy
Burnley will ask for 50 million pounds for Pope. The goalkeeper is Interesting to Tottenham
Gladbach midfielder Neuhaus would like to move to Liverpool, his compensation is 40 million euros. Bayern are unlikely to fight for a player
Sampaoli took charge of Marseille. Contract - until 2023
Carlos Bianchi: PSG can score 5-6 goals for Barca in the second leg of the Champions League
Director of Shakhtar Srna about Roma in the 1/8 finals of the Europa League: Chances 50-50
Eintracht's forward Silva scored his 19th Bundesliga goal. Lewandowski has 26 goals, Holand has 17