El ministro Martín Guzmán brinda una conferencia de prensa en el Microcine del Palacio de Hacienda sobre el acuerdo de reestructuración de la deuda externa alcanzado por Argentina con los grupos de acreedores internacionales. 

En ese sentido, el ministro de Economía, Martín Guzmán, celebró haber "alcanzando un acuerdo con un grupo mayoritario de acredores externos" y aseguró que se trata de "un paso muy importante en el proceso de tranquilizar la economía y resolver la crisis que la Argentina viene enfrentando desde abril de 2018".

Guzmán destacó el rol del Banco Central para contar con los dólares que permitieron hacer frente a los intereses de deuda en las meses de negociación y los respaldos conseguidos por el FMI, los académicos internacionales, los gobernadores, sector privado y sindicatos. "El apoyo fue realmente masivo", agradeció el ministro y resaltó que el Gobierno "persistió" en su posición a pesar de la dureza de los acreedores.

"Tenemos que pasar de una situación de deuda insostenible a una de sostenibilidad, que le va a dar a la Argentina otra plataforma para poder despegar cuando la pandemia nos dé tregua".

El titular del Palacio de Hacienda recordó también que "todos los ejes de la economía venían en deterioro" cuado asumió el gobierno del Frente de Todos en diciembre de 2019 y que el objetivo es la protección de los más pobres, cuando se enfrenteba "una deuda externa insostenible" en el contexto de "un programa con el FMI que había sido totalmente inefectivo".

Guzmán repasó la toma de deuda del gobierno de Cambiemos que se endeudó a tasas del 7%, cuando en el resto del mundo se toman deudas a casi 0%. "Los acreedores sabían que estaban tomando un riesgo", recordó el ministro sobre la deuda emitida por el macrismo y el posterior salvataje del FMI, que "no resultó" para ayudar a la Argentina, que tuvo tres crisis cambiarias posteriores.

"Argentina ya estaba, desde que cambiaron las expectativas en 2018, en una situación de default", indicó sobre la herencia macrista y resaltó el objetivo del gobierno de Alberto Fernández de "resolver el problema de la deuda para destinar esos fondos a la salud, la educación y la ciencia".

"Había que generar condiciones de estabilidad cambiaria que nos permita desarrollar instrumentos de financiació en nuesta moneda para que las empresas puedan obtener crédito y andar senderos más virtuosos. Con presibilidad para el futuro y acceso al crédito internacional", indicó Guzmán sobre el horizonte que se abre para la economía del país.

El minsitro explicó que el alivo del acuerdo consiste en que la Argentina pagará 3 dólares de interés cada 100 dólares, en lugar de 7 dólares que se acordó durante el macrismo. Un equivalente a una reducción de deuda de 42.500 millones dólares menos en los primeros 5 años, y de 37 mil millones de dólares entre 2020 y 2030.

En ese tono, Guzmán recordó que "el próximo gobierno enfrentará una carga de deuda inferior" y sostuvo: "Nosotros no estamos trabajando para nosotros, estamos trabajando para el futuro del país". Destacó también que el Congreso trata un proyecto de ley para dar igualdad de condiciones a quienes tomaron deuda local y extranjera. "Es fundamental para poder tener un aumento de instrumentos de crédito a nivel local" y "poder avanzar en la desdolarización, que ha generado un ambiente de inseguridad económica para las familias del país".

"No hay acuerdos ideales, pero este es un acuerdo positivo para todas las partes", resumió.