Argentina

Justicia y seguridad: "En Tucumán el precio de la anomia resultó demasiado alto"

Tucumán está triste. Ya sólo nos queda el jardín. Hasta la República se llevaron. Y sucedió que un día el pueblo se cansó de ver partir a sus seres queridos. El pueblo, desbordado ante la carencia del Estado, comenzó a creer aquello de que “muerto el perro se acabó la rabia”.

El precio de la anomia resultó demasiado alto. Lo pagó Abigail primero. Un angelito que apenas despertaba a la vida y que ingenuamente cometió el pecado de andar sus pasos por donde nadie habría de cuidarla y sola con su indefensión no pudo resistir la furia de aquel que, cegado por su ira repugnante, derramaría en ella todas las culpas.

Pasó que un día el Estado que debía cuidarnos, nos puso en frente la maldita droga y la hizo visible ante nuestros hijos. La presa inmejorable para aquel veneno que en poco tiempo daría luz a tantos monstruos.

Abigail Riquel tenía nueve años.

Abigail Riquel tenía nueve años.

El precio lo pagó después el supuesto delincuente. En pocas horas saldó sus cuentas, incluso cuando la justicia no había llegado. Se le adelantó un grupo de vecinos. Con menos recursos, con falta de preparación, improvisando una suerte de milicia salvaje arremetió sin tregua posiblemente recordando en cada puño y en cada patada que Abigail no tuvo defensa y así dio por concluida la historia.

Una historia que tal vez recién empieza y que no es otra cosa que el resultado de un estado ausente generando promiscuidad, ignorancia y delincuencia. Un estado hipócrita que se encarga de que existan para simularles luego protección ante el estigma. Ojalá esto no avance y un día el pueblo enceguecido no confunda al victimario.

Ojalá que el pueblo no vuelva sobre sus pasos y coloque una soga en plena plaza cual Coliseo y, rodeado de tribunas, opte por reemplazar a las instituciones.

Norma Nelegatti

yulynelegatti@hotmail.com

OTRAS CARTAS

La vigencia de Cambalache en la Argentina

Enrique Santos Discépolo, autor y compositor, creador del tango Cambalache.

Enrique Santos Discépolo, autor y compositor, creador del tango Cambalache.

Quiero agradecer al actual gobierno del presidente Alberto Fernández por sus acciones para recuperar tradiciones y costumbres argentinas. Una de ellas es un tango de nuestro inolvidable Enrique Santos Discépolo, Discepolín: Cambalache.

Lo ha trasladado del siglo XX al XXI, conservando algunos de sus conceptos: “El que no afana es un gil”, “Los inmorales nos han igualado”, “Lo mismo un burro que un gran profesor”.

Y se ha cambiado ligeramente la frase “ves llorar la Biblia junto a un calefón”, que se refería a la triste función que se daba a libros, como la Biblia, al colgarlos de un gancho (sable sin remache) en el baño cerca del calefón y, fundamentalmente, del inodoro. Hoy ya no se usan biblias sino la Constitución y las leyes. Pero el tango Cambalache sigue plenamente vigente.

Pedro Bollo

fp.bollo@gmail.com

“En el hospital necesitamos buenos tratos”

Hospital Evita Pueblo Berazategui. Foto: Luciano Thieberger.

Hospital Evita Pueblo Berazategui. Foto: Luciano Thieberger.

Quiero visibilizar lo ocurrido el 13 y 14 de octubre. Mi hijo de 23 años se accidentó en la vía pública de Berazategui y lo trasladaron al Hospital Evita Pueblo. Ingresó a las 18.30. Solicitamos informes y las respuestas fueron esquivas y negativas.

Cuando ingresó mi hijo tenía su celular y al día siguiente ya no. La respuesta fue que no se hacían cargo de los extravíos y que debíamos quejarnos en la administración del hospital. Hice el reclamo y me dieron un WhastApp (117006-2911) y un mail (gestiondequejashospital@gmail.com). Me comuniqué, pero no recibí respuesta.

No hubo decisiones claras: nos dijeron a las 10:15 que le daban de alta y a la hora y media se contradijeron. Vimos a mi hijo cinco minutos. Nos contó que al ingresar estuvo en una camilla tabla en el pasillo por horas.

Pidió ayuda porque se le complicaba respirar y oyó que alguien decía: “Está conciente, dejalo, es la hora de comer”. Lo llevaron para hacerle placas, tomografía y suturas. Luego volvió a la tabla.

Decidimos trasladarlo para lo que presentamos los papeles a las 14. Recién ocurrió el traslado seis horas y media después, aunque nos enteramos por el conductor de la ambulancia, no por el personal del hospital.

En 24 horas pudimos ver en el sector emergencias guardia que otros vivían lo mismo. La ausencia de respuestas genera angustias en los familiares. Allí no hay sillas de ruedas para los pacientes graves. El espacio, que tiene varias funciones y entre ellas la de sala de espera de hisopado de Covid-19, no cumple con medidas de desinfección y limpieza. Los cestos rebalsan de residuos hospitalarios como guantes o camisolines.

Señor Juan José Mussi, intendente de Berazategui: ¿Sabe que estas situaciones se viven en el sector más vulnerable del hospital? ¿Adónde van a parar las quejas? ¿Sabe que muchos pacientes graves que ingresan a las pocas horas su familia resuelve trasladarlos por abandono y destrato? Infórmese, accione y desinstale esas anormalidades.

Quienes utilizamos el hospital necesitamos buenos tratos, miradas, empatía, responsabilidad, compromiso, seriedad, ética y respeto. Cuidarlo es responsabilidad de todos.

Mirta Benítez

mirtabenitez72@gmail.com

“En política no se juzgan intenciones, sí los hechos”

El presidente, Alberto Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Foto: Marcelo Carroll.

El presidente, Alberto Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Foto: Marcelo Carroll.

Un adagio latino dice: “Operari sequitur esse” y que significa “el obrar sigue al ser”. Esa frase se puso de manifiesto hace unas semanas con la medida del Gobierno nacional relacionada con la coparticipación federal.

Se trató de una de las consabidas jugadas “cristinistas” para tratar de perjudicar el notable avance de la figura del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, frente a cualquier representante del oficialismo gobernante.

Esta pérdida de confianza hacia la clase oficialista nacional ya no sólo trasciende a nivel internacional. Marca un quiebre en el inicial y querido trabajo en equipo frente a la pandemia de coronavirus realizado entre los representantes de Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires. Esa labor había ilusionado a la ciudadanía toda, incluso manteniendo la imagen positiva que tenía el presidente Alberto Fernández al inicio de su gestión.

Pero en política no se juzgan las intenciones, sino los hechos. No podemos juzgar quizás las buenas intenciones del Presidente de hacer un trabajo coherente con la Ciudad de Buenos Aires y el resto del país. Pero su obrar artero e imprevisto dejó al desnudo al ser.

En este momento de tanta angustia e incertidumbre, como pueblo sufriente y paciente nos merecemos un ser que obre con la verdad y con grandeza de espíritu.

Antonio Lagioia

tonylagioia@gmail.com

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Goodbye, Dad Buba Diop. Thanks to you, I lived the most memorable tournament of my childhood
Nuno about 2:1 with Arsenal: We played amazing, very proud. Jimenez recovered
Arsenal scored 13 points in 10 opening matches - the worst result in 39 years
West Brom can be bought by us investors. The Chinese owner of the club wants 150 million pounds
Lampard on Mourinho's words about ponies: You have Kane, Son, bale and alli. We are all fighting to win the Premier League
Mourinho on winning the Premier League: Tottenham are not in the race, because we are not a horse, but a pony
Laurent Blanc: I will return to football, but in children's. Now coaches are being asked to increase the cost of players, I don't like it