Argentina

La reducción de emisiones podría disminuir a la mitad el impacto del hielo derretido en los océanos

A photo provided by NASA shows a satellite image of icebergs detaching from the Pine Island Glacier in Antarctica, one of the continent’s fastest-retreating glaciers, in February 2020. Scientists on Wednesday, May 5, 2021, reported another reason the world should sharply rein in global warming: doing so would likely cut in half the current projected amount of sea level rise from the melting of ice this century. (NASA via The New York Times) -- FOR EDITORIAL USE ONLY. --
A photo provided by NASA shows a satellite image of icebergs detaching from the Pine Island Glacier in Antarctica, one of the continent’s fastest-retreating glaciers, in February 2020. Scientists on Wednesday, May 5, 2021, reported another reason the world should sharply rein in global warming: doing so would likely cut in half the current projected amount of sea level rise from the melting of ice this century. (NASA via The New York Times) -- FOR EDITORIAL USE ONLY. --

Especial para Infobae de The New York Times.

El miércoles, científicos aportaron otra razón por la que el mundo debería controlar de manera drástica el calentamiento global: es probable que al hacerlo se reduzca a la mitad el aumento que se tiene proyectado en el nivel del mar a causa del derretimiento del hielo en este siglo.

En un estudio que promedió los resultados de cientos de simulaciones por computadora realizadas por equipos de investigadores de todo el mundo, los científicos señalaron que, si se limita el calentamiento a 1,5 grados Celsius, para 2100 se podría reducir de unos 25 a unos 12 centímetros el aumento del nivel del mar a causa del derretimiento de los glaciares y los inmensos casquetes de Groenlandia y la región antártica.

Ese nivel de calentamiento es el objetivo más estricto para combatir el cambio climático de los establecidos en el Acuerdo de París.

Sin embargo, el mundo ya se ha calentado alrededor de 1,1 grados Celsius desde 1900 y no está en camino de cumplir la meta de 1,5 grados, ni tampoco el mayor objetivo del Acuerdo de París de 2 grados Celsius.

En un segundo estudio publicado en la misma revista, Nature, otro grupo de científicos que analizó únicamente la región antártica encontró que, si no se cumplen esos objetivos y sí se alcanzan 3 grados Celsius de calentamiento —una temperatura que el mundo está casi en vías de alcanzar, debido a los actuales compromisos poco ambiciosos para reducir las emisiones—, más o menos en 2060 se podría detonar un incremento abrupto en la tasa de derretimiento que, para el final de siglo, sería diez veces más rápida que la de la actualidad.

Los dos estudios juntos son los últimos y mejores pronósticos relacionados con uno de los impactos más preocupantes del cambio climático: un aumento en el nivel de los océanos que provocará más inundaciones, forzará renovaciones costosas en la infraestructura costera y podría crear millones de refugiados a causa del clima.

Los estudios también son los últimos en ilustrar con claridad los posibles beneficios de reducir el calentamiento al bajar de manera drástica las emisiones de dióxido de carbono y otros gases que atrapan el calor, y los peligros de no lograrlo.

“A partir de ambos estudios se puede concluir que la mitigación y la reducción de las emisiones serán importantes para saber cuánto sube el nivel del mar”, comentó Peter U. Clark, geólogo de la Universidad Estatal de Oregón que investiga el nivel del mar, pero no estuvo involucrado en ninguno de los estudios.

En la actualidad, el derretimiento del hielo representa más o menos la mitad del aumento en el nivel del mar; casi todo el restante es un resultado de la expansión del agua oceánica cuando se calienta. Un informe especial que publicó en 2019 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas reveló que para 2100 el aumento total del nivel del mar podría ir de alrededor de 30 centímetros a más de 90 centímetros, según el incremento en la temperatura del mundo.

Es difícil modelar cómo se comportará el hielo en tierra conforme aumente la temperatura, en especial en los gruesos casquetes de Groenlandia y la región antártica. Para Clark, estos estudios muestran que los modelos están mejorando, aunque sigue habiendo incertidumbres.

Esas incertidumbres son especialmente significativas cuando se trata de la región antártica, la cual, si se derrite por completo durante muchos siglos, elevará los océanos varios cientos de metros. Aunque el primer equipo de investigadores, encabezado por Tamsin Edwards, climatóloga de King’s College en Londres, encontró que la potencial contribución del hielo al aumento en el nivel del mar podía reducirse a la mitad, los investigadores también analizaron un grupo más pequeño de simulaciones, en las que la región antártica era más susceptible al calentamiento.

Al analizar esos resultados más pesimistas —pero del tipo que podrían ser útiles para los formuladores de políticas y otros actores que deben planear la protección de puertos, plantas eléctricas y otras infraestructuras costosas—, los investigadores encontraron que, aunque el mundo logre cumplir con la meta más estricta del Acuerdo de París, la contribución del hielo antártico al incremento del nivel del mar podría ser mucho mayor.

Edwards comentó que, en vez de reducir de 25 a 12 centímetros la contribución total de hielo al aumento del nivel del mar para 2100, los hallazgos más pesimistas sugirieron que la contribución podría ser de 40 centímetros. Y, según Edwards, aunque el calentamiento se limitara a 1,5 grados, hay una posibilidad del cinco por ciento de que el hielo derretido agregue casi 60 centímetros a los océanos.

En general, la variedad de hallazgos en el primer estudio —los cuales probablemente serán incorporados en el siguiente informe de evaluación del clima del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el cual se espera para el próximo año— es similar a la de informes anteriores. Para Edwards, eso es un indicio de que las incertidumbres se están reduciendo conforme mejoran los modelos.

“No es que dé cifras nuevas mucho más altas o mucho más bajas sobre el aumento del nivel del mar”, comentó para referirse al trabajo. “Está mucho más relacionado con poder desentrañar cuál es nuestra incertidumbre y de dónde viene”.

El segundo estudio enfocado en la región antártica fue el trabajo de un equipo dirigido por Robert M. DeConto de la Universidad de Massachusetts y David Pollard de la Universidad Estatal de Pensilvania. En 2016, los dos investigadores encabezaron un estudio que detonó un debate intenso al interior de la comunidad de expertos que estudian el hielo y el nivel del mar, porque incluía otro mecanismo que determinó que la región antártica podía producir un aumento relativamente rápido del nivel del mar.

Según ese mecanismo, llamado inestabilidad de los acantilados de hielo marino, con temperaturas más cálidas en la región antártica habría un mayor derretimiento del hielo en la superficie. El agua producida aumentaría la fractura en el hielo y a la postre podría generar una desintegración veloz de los gruesos casquetes de hielo, a medida que los icebergs que se desprenden y caen al agua. Esto aceleraría el flujo de hielo interior al océano.

Según DeConto, si el calentamiento se limita a 2 grados Celsius, el casquete de hielo podría mantener el comportamiento que ha tenido hasta ahora.

“Cuando pensamos en un mundo que llega a 3 grados para 2100, la situación realmente empieza a cambiar”, comentó.

Una gran diferencia entre este trabajo y el estudio de 2016 es el momento en el que ocurren esos cambios. En el nuevo estudio, será después, más o menos entre 2060 y 2070, cuando el derretimiento de la superficie en la región antártica aumente al punto en el que empiece la inestabilidad de los acantilados de hielo.

Y, como apuntan todos los pronósticos sobre el impacto del hielo derretido en el aumento del nivel del mar, el derretimiento seguirá mucho después de que termine el siglo. En condiciones en las que se mantienen los altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, “las cosas realmente comienzan a repuntar en el próximo siglo”, mencionó DeConto.

Daniel M. Gilford, quien como investigador posdoctoral de la Universidad Rutgers contribuyó con el estudio, señaló que, una vez que los casquetes antárticos se vuelvan inestables, en esencia el proceso será irreversible. Aunque se tomen medidas drásticas —por ejemplo, se emprendan esfuerzos por eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera—, el calentamiento seguiría a un nivel en el que no se podría acumular suficiente hielo nuevo para remplazar lo perdido.

Esto refuerza la idea de que ahora se necesitan acciones urgentes para reducir las emisiones.

“No hay una puerta que lleve a la ‘salida del derretimiento’”, comentó Gilford, quien ahora trabaja para la organización científica Climate Central. “Se deben reducir los gases de efecto invernadero ahora y en el corto plazo si queremos evitar esos impactos a largo plazo”.

Football news:

Under is Interesting for Leipzig, Bayer and Eintracht. Roma estimates the winger at 15 million euros
Vladimir Petkovic: Switzerland will play in front of 30,000 Turkish fans. We will try to turn this to our advantage
Sociedad forward Isak is Interesting for Real Madrid and Man City. The transfer is estimated at 70 million euros
Bale to Italy: We understand that Wales are an outsider, but we will give our all on the field as always
Glick after 1:1 with Spain: For Poland, the Euro is just beginning
Muller-Gozensu after 4-2 with Portugal: No wonder you only ran for 60 minutes. You are playing in Italy
Spain will be in the play-offs, I'm sure. Alba about the Euro