Argentina

Por qué están aumentando las muertes por ataques de tiburón en Australia

MELBOURNE, Australia - El domingo 22 de noviembre, Charles Cernobori, de 59 años y padre de tres hijos, estaba surfeando en Cable Beach, Australia, cuando un tiburón lo atacó. Una pareja lo encontró, lo arrastró a la playa y llamó a los servicios de emergencia. Cuando llegaron, ya era demasiado tarde para salvarlo.

Su muerte fue la octava relacionada con un tiburón en Australia este año, la mayor en casi un siglo. El récord de ataques de tiburón en un solo año fue en 1929, en el que hubo nueve. En los últimos decenios, el promedio anual ha sido de uno.

¿Qué hay detrás del aumento de las muertes? La pregunta irrita a muchos en Australia, donde la presión pública está aumentando para que las autoridades tomen medidas más estrictas para proteger las pintorescas costas del país este verano, a medida que la gente sale de los encierros por coronavirus y se dirige ansiosamente a la playa.

Un tiburón gris de arrecife en Australia. Los científicos dicen que la posibilidad de ser atacado por un tiburón es increíblemente baja. Foto: Agencia France-Presse

Un tiburón gris de arrecife en Australia. Los científicos dicen que la posibilidad de ser atacado por un tiburón es increíblemente baja. Foto: Agencia France-Presse

Los científicos encuentran las altas cifras chocantes, y se preguntan qué fuerzas pueden estar en juego.

"Hay más de un experto en tiburones que está moviendo la cabeza ahora mismo, pensando: '¿Qué demonios está pasando?'" dijo Culum Brown, un profesor de biología marina de la Universidad Macquarie en Sydney que estudia el comportamiento de los tiburones.

"Ocho está ciertamente fuera de la escala, y ni siquiera hemos terminado el año todavía", añadió.

Mala suerte

Las pérdidas de este año han sido desgarradoras: Entre las víctimas se encuentran un experimentado buceador y un surfista adolescente. La búsqueda de otro hombre se suspendió después de varios días. Otros han sobrevivido, aunque traumatizados y gravemente heridos por los depredadores, a cuyo territorio entran los australianos cuando nadan en el océano.

Pero mientras que los tiburones asesinos han asustado a los bañistas, los científicos dicen que la posibilidad de ser atacados por ellos es todavía baja. Es más probable que mueran por un rayo o un choque de trenes, o por congelación, que por un ataque de tiburón. Y los ataques en un solo año no proporcionan suficientes datos para sacar conclusiones sobre una causa, dicen los expertos.

"Hay tantas variables confusas", dijo Phoebe Meagher, que gestiona el Australian Shark Attack File, una base de datos de interacciones entre humanos y tiburones, incluyendo las que resultan en muertes.

Meagher dijo que aunque el número de personas que han muerto en ataques de tiburón este año es mayor, el número total de encuentros no provocados, 20, fue correcto en promedio.

"Puede que no haya nada loco en juego aquí", dijo. "El hecho de que los incidentes resulten en muertes - probablemente es sólo muy mala suerte".

Cambio climático

Brown también dijo que el cambio climático, que hace que el océano se caliente, podría estar llevando a los tiburones a un territorio más frío al mismo tiempo que más personas se dirigen a la playa en días calurosos.

A los australianos se les ha permitido visitar la playa incluso bajo estrictas restricciones por coronavirus en algunos estados, lo que puede haber contribuido a aumentar el número de multitudes y de surfistas.

Pero esto no explicaría por qué el número total de interacciones entre los tiburones y las personas se ha mantenido igual.

Otros científicos han sugerido que el cambio en la temperatura del océano, resultado de los patrones climáticos de La Niña, podría estar desplazando las zonas de caza de los tiburones, llevándolos a playas más pobladas.

Siguiendo las ballenas jorobadas

Otra teoría es que los tiburones podrían estar siguiendo a las ballenas jorobadas -cuyas poblaciones han aumentado en los últimos años- en su migración anual hacia el norte de la Antártida y darse un festín oportunista con las que mueren en el camino.

"Los tiburones simplemente se desplazan hacia donde van a estar sus presas", dijo Vanessa Pirotta, que también investiga los depredadores marinos en la Universidad Macquarie. Pero, agregó Pirotta, más ballenas no necesariamente equivalen a más tiburones.

Aunque el salto en las muertes es llamativo, las posibilidades de ser mutilado y matado por un tiburón son todavía muy escasas, según los expertos. El año pasado, 11 personas estuvieron involucradas en lo que el Archivo Internacional de Ataques de Tiburón define como "ataques no provocados" en Australia. Ninguno de ellos fue fatal. La mayoría, 41, ocurrieron en los Estados Unidos, pero nadie murió allí tampoco.

Los tiburones no cazan activamente a los seres humanos, pero pueden atacar cuando se sienten amenazados o confunden a las personas con sus presas. Según los científicos, los tiburones a menudo nadan en las mismas aguas que los surfistas y bañistas sin atacarlos.

Los científicos están explorando soluciones que incluyen la colocación de luces LED en la parte inferior de las tablas de surf para evitar que los tiburones confundan a los surfistas con las focas.

Papa caliente política

Aún así, el tema se ha convertido en una "papa caliente política", dijo Brown, con los gobiernos estatales invirtiendo dinero en medidas de protección de las playas, incluyendo la colocación de trampas para los animales, el uso de drones para rastrearlos y el encierro de las playas en redes para tiburones, a pesar de que los programas de mallas han demostrado tener poco éxito.

Las muertes también han reavivado el debate en torno a la eliminación de las criaturas, que los activistas por los derechos de los animales dicen que es inhumana. Las redes colocadas alrededor de las playas para proteger a los nadadores también han dado lugar a la muerte accidental de miles de otras criaturas marinas incluyendo tortugas, rayas y mamíferos acuáticos llamados dugongos.

Incluso algunos de los que han sido atacados por tiburones se oponen a su sacrificio. La policía disparó alrededor de 25 balas al tiburón que mató a Cernobori.

"Siempre he estado en contra de su sacrificio", dijo Phil Mummert, de 28 años, que sobrevivió a un ataque en las costas de Australia Occidental en julio. Mummert estaba surfeando en Bunker Bay, al sur de Perth, cuando un tiburón mordió su tabla en dos y perforó la parte superior de su muslo, a sólo una pulgada de su arteria femoral.

Dijo que se alegraba de que, al final, las autoridades no hubieran logrado localizar el tiburón que lo había atacado. "Simplemente no hay manera de saber si es ese", dijo.

Sin embargo, dijo, el alto número de muertes de este año había sido un constante y doloroso recordatorio de su experiencia. "Para mí es muy significativo lo afortunado que fui al salir de eso con vida", señaló.

c.2020 The New York Times Company

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Dzeko and Fonseca did not settle the conflict, Edin works separately from the team. Roma have no offers
Lampard's sacking in the insiders: tension with Granovskaya, Abramovich's fury after Leicester, lack of communication with players
Guardiola on Lampard's departure: There are no projects. You need to win - or you will be fired
Gary Neville: We will discuss Tuchel's departure in 1.5-2 years, I am sure. This is how Chelsea works
Valery Gazzaev about his son in Siena: He's only 40, he needs to gain experience. The deputy of the State Duma Valery Gazzaev commented on the appointment of his son Vladimir as the head coach of Siena from the 4th division of Italy
Pedri about Barca: I got where I wanted to go. Learning is easier when there are good players around
Rangnick refused to take charge of Chelsea on an Interim basis