Argentina

Prohibamos las armas nucleares. O estigmaticémoslas: A. Kluth

(Bloomberg) -- Hay catástrofes potenciales tan terribles, que solo un enfoque que difumine lo realista y lo utópico parece apropiado. Tómese, por ejemplo, el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares adoptado por Naciones Unidas en 2017, que busca deshacerse por completo de las armas más diabólicas jamás creadas.

El tratado ya ha sido firmado por 84 estados y ratificado por 45. Para entrar en vigencia, es decir, ser vinculante para sus signatarios, solo necesita unas cuantas ratificaciones. Y la semana pasada, un grupo de 56 peces gordos internacionales firmó una carta abierta para impulsarlo. Incluye a expresidentes y primeros ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de 20 estados miembros de la OTAN más Japón y Corea del Sur, así como un exsecretario general de la ONU y dos de la OTAN.

Uno de sus objetivos declarados es lograr que los líderes actuales de sus países firmen el tratado. Eso es descarado, ya que todos los países en cuestión están actualmente bajo el “paraguas nuclear“ de EE.UU., que tendrían que abandonar o rechazar. Poco probable. Varios, como Alemania, incluso tienen armas nucleares estadounidenses estacionadas en su propio territorio.

Y luego recuerden que, estrictamente hablando, ninguno de los signatarios hasta ahora, ni ninguno de los países representados por los autores de la carta, ni siquiera importa. Solo nueve países tienen armas nucleares en la actualidad: EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Francia, Israel, Pakistán, India y Corea del Norte. Y todos ellos boicotearon demostrativamente incluso las conversaciones previas al tratado. La posibilidad de que alguna vez firmen es la de una bola de nieve en un evento de fisión.

¿Todo esto hace que el tratado y la carta sean una indulgencia inútil? Todo lo contrario. Para mí, estos breves textos se unen a una larga lista de tratados idealistas que nunca fueron aplicados pero que, sin embargo, cambiaron la historia mundial. La “Utopía” de Thomas Moro de 1516 me viene a la mente, o la “Paz Perpetua” de Immanuel Kant de 1795. Ambos querían, entre otras cosas, abolir los ejércitos; ninguno de los dos podía imaginar aún la aniquilación nuclear, por supuesto.

Ni Moro, que estaba siendo en parte satírico, ni Kant, en su reino de la razón pura, esperaban que los poderosos estuvieran de acuerdo con lo que planteaban de la noche a la mañana, o nunca. Pero, al igual que Martin Luther King cuando decía “Tengo un sueño”, simplemente nos confrontaron con un estado ideal tan intuitivamente convincente, tan moralmente incontrovertible, que las desviaciones en nuestra realidad vivida comenzaron a parecer grotescas e inaceptables.

Los mismos objetivos motivan este tratado. El primero es sacar a la humanidad, actualmente distraída por una pandemia, de su complacencia sobre los riesgos de una guerra nuclear. El segundo es construir gradualmente un consenso global que eventualmente haga que cualquier plan militar construido sobre las armas nucleares sea tan vergonzoso que ni siquiera se considere. Una evolución similar una vez llevó a tratados contra las armas químicas y biológicas y las minas terrestres.

El primer objetivo, al tratar de corregir nuestra evaluación de riesgo defectuosa, ya es difícil. Desde el final de la Guerra Fría, la mayoría de las personas tienen menos miedo a la guerra nuclear, cuando en cambio deberían preocuparse más. Como he argumentado antes, tanto la teoría de juegos como la geopolítica sugieren que el peligro de conflagración nuclear ha aumentado.

Las potencias están “modernizando” sus arsenales e incorporando armas nucleares en escenarios “tácticos” que desafían modelos de disuasión simples como la “destrucción mutua asegurada” de la Guerra Fría. Potenciales advenedizos como Irán quieren unirse al club. El espacio y el ciberespacio se han agregado a la tierra, el mar y el aire como posibles campos de batalla. Y luego están los imponderables, como la inteligencia artificial —que toma decisiones algorítmicas sobre ataques y contraataques en segundos— y la locura demasiado humana.

El objetivo más grande es, por supuesto, avergonzar a las naciones y los líderes que mantienen sus armas nucleares. Por ejemplo, el estigma podría, con el tiempo, cambiar la opinión interna en China y disuadir a sus líderes de su esfuerzo total para “ponerse al día” con las reservas de Estados Unidos y Rusia. Incluso podría influir en las actitudes públicas en Rusia, India y otros lugares. Podría llevar a Estados Unidos de vuelta a la mesa de negociaciones sobre el control de armas: el último tratado que queda entre el país y Rusia expira solo semanas después de la próxima toma de posesión presidencial.

Dos presidentes estadounidenses encarnaban el imperativo de moderar el realismo nuclear con idealismo. Uno de ellos fue Ronald Reagan, quien negoció con Mikhail Gorbachov de la Unión Soviética para limitar su carrera armamentista, pero también se refirió públicamente a este principio: “Una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”.

El otro era Harry Truman, el único líder que ordenó lanzar bombas nucleares durante una guerra, pero que luego ayudó a lanzar la ONU para evitar que tal cosa vuelva a suceder.

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS

Football news:

Paulo dybala: I always admired Federer, I try not to miss his matches
Barcelona will sue a journalist for making racist statements about Fati
Frank Lampard: Mendy is our number one, but everyone has the right to prove their superiority in the competition
Ex-head of Loco Naumov: We need to beat Red bull in the second leg and go from 3rd place in the playoffs Europa League
CSKA starts in the Europa League. Beat Wolfsberg?
Arteta on not including Ozil in Arsenal's Premier League bid: I couldn't get a better game out of him
Ex-FIFA inspector Bartfeld on Loko Red Bull's 2nd goal: the Referee made a mistake. There was a direct kick to the legs, went the development of the attack