logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Argentina

"Quizás para siempre", por Netflix: Cuando Sasha conoció a Marcus

Dentro del raquítico universo de películas originales de Netflix de lo que va del año -la plataforma de streaming prefiere dedicarse más a las series-, Quizás para siempre resulta casi como un oasis. No es que la película en la que debuta como directora Nahnatchka Khan, quien proviene del formato televisivo, sea mucho más que un entretenimiento hilarante, con buenos punchs y dosis de acaramelamiento.

Kahn conoce a sus actores, Ali Wong, standapera de ancestros vietnamitas, y Randall Park, de padres inmigrantes coreanos, porque ella es la showrunner de la comedia Fresh Off the Boat, que protagoniza Park y ha rescrito Wong. Y aquí, Park y Wong coescribieron el guión. Así que, se puede hablar de un trío que maneja y tiene química.

Algo que para resucitar a la comedia romántica -a lo que sí apuesta Netflix en materia de películas- presenta un hándicap.

La trama es bien sencilla: Sasha y Marcus fueron amigos desde la infancia. Vecinos de casa, ella aprendió a cocinar de la mano de la madre de él. Siempre fueron amigos, hasta que tras la muerte de la madre coreana de Marcus, terminan teniendo sexo en el auto, surgen algunas palabras desubicadas por el contexto general, y se alejan uno del otro.

Pasan los años, Sasha se ha convertido en una chef de reconocimiento internacional, vive en Los Angeles y debe viajar a San Francisco, allí donde vivió de pequeña, para abrir un restaurante. Y quien va a reacondicionar la casa donde vivirá es Marcus.

El juego de opuestos suele rendir en la comedia, y aquí lo hace con creces. Sasha es exitosa, salió del guetto asiático y se abrió al mundo. Marcus se quedó en el barrio (“ésta es mi familia”, dice de sus vecinos), toca rap en una banda local y no cruzó los límites de la bahía.

Los resentimientos no tardan en aflojar, más por parte de él que de ella, a quien coteja nada más ni nada menos que Keanu Reeves, haciendo de… Keanu Reeves. En una de las escenas más reideras, están los tres más la novia de Marcus en un restaurante de comida macrobiótica sumamente pretencioso, y en otra, en la habitación del hotel donde para el actor, se enroscan en un juego de preguntas sabrosas que tampoco desentona.

De Cuando Harry conoció a Sally para acá, que dos amigos se transformen en pareja o amantes no fue muy común, porque para que nos interese esa relación, los personajes tienen que tener algo, que puede ser carisma o particularidades rápidas de ser descifradas por los espectadores.

Y como Wong es una comediante nata, y Park no le va en zaga, el resultado es de entrada auspicioso.

"Quizás para siempre"

Buena

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO