Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Rige el pase “súper verde” de coronavirus en Italia: aumentan las restricciones y los controles para los no vacunados

Agentes de la Guardia di Finanza comprueban el pase sanitario de un viajero de tren en Nápoles, Italia. 6 diciembre 2021. REUTERS/Ciro de Luca
Agentes de la Guardia di Finanza comprueban el pase sanitario de un viajero de tren en Nápoles, Italia. 6 diciembre 2021. REUTERS/Ciro de Luca

Desde este lunes hasta el 15 de enero, la policía italiana puede verificar si los comensales en restaurantes o bares tienen un pase de salud “súper” verde que certifique que están vacunados o se han recuperado recientemente del virus. Las aplicaciones de teléfonos inteligentes que verifican el estado del pase de salud de las personas se actualizarán y aquellos que simplemente dieron negativo de COVID-19 en los últimos días ya no podrán ingresar a conciertos, cines o presentaciones en vivo.

El número de nuevas infecciones por COVID-19 en Italia ha aumentado gradualmente durante las últimas seis semanas, incluso antes de que surgieran preocupaciones sobre la nueva variante de Ómicron. Esa es una tendencia preocupante, ya que los italianos planifican fiestas y viajes para pasar tiempo con amigos y familiares. Los viajes navideños y las reuniones navideñas se limitaron estrictamente el año pasado debido a un aumento más pronunciado del contagio.

Mientras que Alemania como Austria se están moviendo hacia la obligatoriedad de las vacunas, Italia está endureciendo las restricciones sobre los no vacunados en la época más agradable del año, pero permite que los vacunados sigan su vida más o menos como de costumbre.

FOTO DE ARCHIVO: Manifestación contra el plan del Pase Verde (pase sanitario), un certificado que muestra si alguien ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna, ha dado negativo o se ha recuperado recientemente del COVID-19, que se ha convertido en obligatorio para acceder a una serie de servicios y actividades de ocio, en Roma, Italia, 7 de agosto de 2021. REUTERS/Remo Casilli/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Manifestación contra el plan del Pase Verde (pase sanitario), un certificado que muestra si alguien ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna, ha dado negativo o se ha recuperado recientemente del COVID-19, que se ha convertido en obligatorio para acceder a una serie de servicios y actividades de ocio, en Roma, Italia, 7 de agosto de 2021. REUTERS/Remo Casilli/File Photo

La tasa de vacunación de Italia es más alta que la de muchos de sus países vecinos, con el 85% de la población elegible de 12 años o más y el 77% de la población total. Pero las personas de 30, 40 y 50 años han demostrado ser las más reacias a vacunarse, y casi 3,5 millones aún no han recibido sus primeras dosis.

También son el mismo grupo de edad que ahora está siendo más afectado por el virus, según Silvio Brusaferro, director del Instituto Nacional de Salud de Italia.

También a partir del lunes, las personas deben tener un pase de salud para acceder al transporte público local y alojarse en hoteles, que se puede adquirir también con una prueba reciente negativa. En Milán, el prefecto dijo que se revisarán los pases de salud antes de que las personas puedan subir al metro o los autobuses.

Una oficial chequea el pasaporte verde de un pasajero en Roma (REUTERS/Yara Nardi)
Una oficial chequea el pasaporte verde de un pasajero en Roma (REUTERS/Yara Nardi)

Con el calentamiento de la temporada de compras navideñas, muchas ciudades, incluidas Roma y Milán, han ordenado mandatos de máscaras incluso al aire libre.

Los funcionarios de salud pública dicen que las vacunas, junto con un comportamiento público prudente, incluido el uso de máscaras en multitudes, son clave para reducir los niveles de infección a medida que el clima invernal empuja a más actividades en el interior. Atribuyen el nivel relativamente alto de inmunización de Italia como una de las razones por las que la curva de infección no es tan pronunciada como el invierno pasado, cuando se impusieron amplias restricciones con la propagación de la variante delta.

“Está claro que después de dos años de la pandemia, no podemos cerrar fácilmente las escuelas a las clases físicas y cerrar la actividad económica”, dijo Gianni Rezza, director de prevención del Ministerio de Salud.

“Por lo tanto, se puede intentar mantener la propagación del virus con medidas sostenibles y con el uso adecuado del pase de salud. Entonces la gran apuesta está en las vacunas “, dijo.

SEGUIR LEYENDO: