logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Colombia incumplirá metas fiscales 2019- 2020: Morgan Stanley

La entidad financiera señala que Colombia necesita implementar reformas para diversificar su economía lejos del petróleo y el carbón, con una inversión en infraestructura que juega un papel clave en la generación de nuevas fuentes de crecimiento y la creación de empleos.

Para que eso suceda, cree que una reforma fiscal integral y una revisión importante del sistema de pensiones son los elementos clave de una agenda de reformas dirigida a fortalecer la disciplina fiscal y liberar recursos para la inversión en infraestructura.

Sin embargo, indica que cada vez es más claro que la reforma tributaria aprobada a fines del año pasado no solo perpetúa los problemas fiscales, también erosionó el capital político de la administración Duque y la capacidad de avanzar en la agenda de las reformas futuras.

Dada la dinámica de la reforma fiscal del último año, Morgan Stanley dice que parece evidente que se ha sobreestimado la capacidad del gobierno para implementar reformas.

“Pensamos que el historial relativamente sólido de Colombia en políticas macro, junto con un ciclo positivo y un panorama político favorable proporcionarían un terreno fértil para las reformas, pero los movimientos iniciales han sido decepcionantes”, cita el informe conocido por Valora Analitik.

El panorama político terminó por no ser tan favorable como anticipaba Morgan Stanley pues dijo que no esperaba que los actores clave dentro de la coalición gobernante fueran los primeros en oponerse a la reforma fiscal propuesta por el Ejecutivo.

“Sentimos una pérdida de capital político en este punto para avanzar con otras reformas clave, como la pensional”, agregó.

Si bien, considera que ese contexto podría cambiar, cree que puede llevar algún tiempo.

Además del capital político limitado, el calendario electoral es otro impedimento en su concepto debido a las elecciones regionales más adelante en el año lo cual limita la probabilidad de proponer reformas impopulares como la pensional.

Considera la reforma fiscal de 2018 como parte de un enfoque gradual para abordar los problemas fiscales estructurales.

Al igual que en la reforma fiscal de 2016, el proyecto de ley de financiación de 2018 no aborda las reducciones de ingresos estructurales que ponen en riesgo los objetivos fiscales y hacen que sea difícil concentrarse en inversiones de infraestructura muy necesarias, cita el banco de inversión.

Al suponer que aumenta la mitad de los ingresos necesarios para cerrar la brecha fiscal en 2019, asegura que la reforma fiscal implica que las medidas de reducción de costos serán necesarias para cumplir con el objetivo de déficit fiscal del 2,4% del PIB de este año.

El problema que evidencia es que recortar el gasto podría tener un impacto negativo en la actividad económica, lo que a su vez perjudicaría las perspectivas de ingresos, lo que además dificultaría alcanzar los objetivos fiscales.

Esta deficiencia de la financiación, que es bastante insuficiente, y el panorama moderado de las reformas se traducen en un ligero deterioro de sus previsiones fiscales, reportó Morgan Stanley.

Si bien los mayores ingresos del petróleo deberían ayudar a las autoridades en cuanto a la meta de este año, estima que un menor crecimiento (3,0% en 2019, mientras que el gobierno espera un 3.5%) combinado con ingresos menores a los anticipados asociados con la débil reforma fiscal y un gasto mayor al esperado, en parte debido a un mayor gasto social relacionado con los migrantes de Venezuela, lo cual impedirá que los responsables de las políticas alcancen la meta fiscal del 2,4% del PIB.

Ahora Morgan Stanley espera que el déficit fiscal alcance el 2,6% del PIB (encima de la meta de 2,4%) en 2019, frente al 3,1% del PIB del año pasado.

Consulte más información de Economía y Negocios en: ValoraAnalitik.com

Y añade que, a medida que la tasa del impuesto a la renta de las empresas comienza a caer en 2020, alcanzar los objetivos fiscales se vuelve más difícil.

Por eso espera que el déficit fiscal de 2020 sea del 2,5% del PIB (arriba de la meta de 2,2%), ya que “los esfuerzos de reducción de costos y prevención de evasión de impuestos ayudan a compensar parte de los ingresos perdidos derivados de menores impuestos a las ganancias corporativas. Sin embargo, si no se realizan más reformas fiscales estructurales, nos preocupa la capacidad del gobierno para cumplir con los objetivos fiscales en el futuro”.

Themes
ICO