logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

El dilema de Europa

La inmigración que llega en multitud a Europa es un dolor de cabeza sobre el cual el Continente no encuentra consensos.

Así quedó en evidencia cuando el barco humanitario Aquarius recogió en aguas del Mediterráneo, entre Malta e Italia, a 629 inmigrantes en su mayoría procedentes de Libia que habían naufragado en el mar o estaban en situaciones de riesgo en las lanchas en que se transportaban.


EL nuevo gobierno italiano se estrenó negando el ingreso del Aquarius a sus puertos y lo redireccionó hacia la isla de Malta, que también impidió su llegada.

Entonces comenzó el rifirrafe: Italia acusó a Malta de incumplir los compromisos migratorios de la UE; el Presidente de Francia cargó contra el gobierno italiano por su “cinismo e irresponsabilidad” y este le respondió que no aceptaría “lecciones hipócritas”.

Al final fue España la que por “razones humanitarias” abrió sus puertas y entre hoy y mañana los 629 inmigrantes deben llegar a costas de Valencia, desde donde serán repartidos a otras regiones que aceptaron acogerlos como Cataluña, el País Vasco, Extremadura y Madrid.

Pero el fondo del asunto sigue sin resolverse; mientras las guerras y la falta de oportunidades sigan afectando al norte de África, a Siria o a Irán, los migrantes seguirán intentando llegar al paraíso que para ellos es Europa.

Y los países de la Unión, en especial los de economías débiles, se debatirán entre impedir su llegada o abrirles los brazos como un gesto solidario y humanitario.

El dilema europeo es enorme.

Themes
ICO