Colombia
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La alianza de Ikea y Falabella que mueve a miles en Bogotá

Con poco más de un año de retraso y mayores costos de lo presupuestado, la cadena de tiendas sueca Ikea abrió las puertas de su primer almacén en Colombia el jueves de esta semana, con lo que puso fin a la expectativa generada desde hace varios años en torno a una de las marcas más emblemáticas de muebles y artículos para el hogar del mundo, no en vano cuentan con más de 450 locales en 62 países, incluidos, Colombia, donde la meta es llegar a tres en 2025 (Cali y Medellín).

No hay una cifra específica de cuánto les costó diseñar los 26.000 metros cuadrados de la que hasta el momento es la tienda más grande que tienen en Latinoamérica, que albergará unos 6.000 productos exclusivos, ni cuánto más invertirán a futuro. Lo cierto es que para el plan de expansión en la región hay destinados 600 millones de dólares (unos 2,5 billones de pesos), buena parte de los cuales se quedarán en Colombia, donde al final generarán más de 1.300 empleos directos.

Dennis Balslev, gerente de retail en Inter Ikea Systems, y Gaston Bottazzini, gerente general de Falabella, le contaron a EL TIEMPO las razones para elegir a Colombia como el segundo país de la región para invertir y cuáles son sus expectativas de crecimiento en medio de una economía en desaceleración, entre otros temas.

¿Qué retrasó la apertura de esta tienda en Colombia?

Gaston Bottazzini (G.B.): Hicimos un acuerdo con Ikea a mediados de 2018 y el plan fue siempre desarrollar la franquicia en países de la región iniciando con Chile, donde el año pasado abrimos dos almacenes. Nuestro plan contemplaba avanzar más rápido, pero se atravesó la pandemia y eso retrasó nuestra capacidad en construcción y nuestra apertura un poco más de lo que esperábamos. También ubicar la tienda en el centro comercial que el Grupo Falabella adquirió hace unos años, pues hubo que remodelar y mejorar el espacio. Pero esta fue la decisión correcta porque ahora tenemos un centro comercial (Mall Plaza) mucho más atractivo para los clientes y más ahora con la presencia de una marca global como Ikea. Entonces, todo esto al final nos retrasó como un año e hizo que los costos se incrementaran.

¿Cuánto cuesta diseñar una tienda de este tamaño?

Dennis Balslev (D.B.): Es muy difícil dar una cifra, pero sin duda entrar a un país nuevo conlleva una inversión muy grande y hacer algo así depende de cada lugar al que se llegue, pues influye el costo de personal y la economía de ese país.

G.B.: El acuerdo con Ikea es hacer un grupo de almacenes en la región y esa inversión será cercana a los 600 millones de dólares. Falabella es el operador local de esta marca de origen sueco y el que construye el interior de las tiendas, y esa es la inversión que se hará en varios años.

¿Cómo llega Falabella a ser parte de la expansión de la firma?

D.B.: Tras 16 años, decidimos expandirnos a Sudamérica y en 2018, quisimos que fuera de la mano de Falabella, pues queríamos tener el compañero ideal para hacer esos negocios y uno no puede entrar a un nuevo mercado con cualquiera, sino que debe ser con el socio correcto.

G.B.: El diálogo entre Ikea y Falabella no ha sido algo que tomó solo un par de años, estas conversaciones llevan muchos años, antes del 2018 y ese último año hicimos el acuerdo para desarrollar la región como una franquicia.

Dennis Balslev y Gastón Bottazzini

Dennis Balslev, gerente de retail en Inter Ikea Systems, y Gastón Bottazzini, gerente general de Falabella.

Foto:

Sergio Acero Yate / El tiempo

¿Qué hace que esta marca sea diferente a otras que hay en el mercado?

D.B.: Ikea es una marca con la que estamos creando una mejor vida para las personas, somos mucho más que productos: un estilo de vida, se trata de sus sueños , ofrecemos todo bajo un mismo techo y es algo que mejora la vida de las personas. También somos una compañía asequible, con buenos precios y lo hacemos de una manera diferente a como lo hacen nuestros competidores y todo comenzó con una visión de crear una mejor vida, así que hemos aprendido a mejorar nuestra comunicación, cómo hablamos con la gente.

G.B.: Lo que Dennis describe coincide con el propósito de Falabella que es hacer que la vida sea más simple y todo ese concepto de diseño asequible, buen gusto y con precios asequibles está integrado a una cadena de valor y de producción que hace que ambas marcas se complementen para traer a Colombia una propuesta de valor diferente a los clientes del país.

¿Creen que la caída de la economía es un obstáculo?

D.B.: No solo en Colombia, sino en Estados Unidos y el mundo la economía se ha vuelto más lenta, nosotros llevamos 80 años en este mercado y Falabella 30, entonces siempre pensamos en el largo plazo para poder asumir nuevos retos como este.

G.B.: Cuando adquirimos el compromiso de traer Ikea a Colombia lo hicimos con una visión de largo plazo, estamos enfrentando no solo acá, sino en otras partes de la región niveles de demanda más bajos. Sin embargo, creemos en el potencial del mercado, creemos que esto es parte de los ciclos de una economía y compartimos esa visión de Ikea, soportando esta apuesta siendo sensibles en términos de precios hacia los consumidores y haciendo que estos se adecúen al contexto actual.

¿Qué les preocupa, quizás el contexto político?

D.B.: Diría que la receptividad o el nivel demanda que tenemos para esta propuesta de valor y un poco el contexto económico de corto plazo, pero lo principal es cómo podemos asegurarnos que toda la oferta de valor en términos de variedad, calidad del producto, la experiencia en la tienda, los domicilios, las entregas, la forma como el consumidor colombiano se adapta a este concepto de ensamblaje que ya existe en otros lados, pero no es tan popular en Latinoamérica, será recibido, más en este contexto de recesión económica de corto plazo, porque estos almacenes se toman un tiempo relativamente largo en madurar.

G.B.: En el Grupo Falabella hemos estado invirtiendo muy fuerte por muchas décadas en Colombia. Ahora, vemos que ha habido cambios en la orientación política de los Gobiernos de Latinoamérica, pero sí necesitamos que estos piensen en crecimiento y cómo proteger y fomentar que las inversiones prosperen. Tanto Ikea como Falabella estamos interesados en invertir más en niveles de consumo y desarrollo del mercado, por lo que es necesario balancear ese enfoque y distribución.

Más noticias