logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

La visita de la ONU

Más allá del protocolo y de las declaraciones diplomáticas que se usan en las visitas de este tipo, la llegada de la delegación que representa al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe ser la oportunidad para saber cuál es el verdadero estado del proceso de reintegración de quienes fueron miembros de las Farc. Es el momento de aclarar muchas cosas y definir lo que se hará en adelante para asegurar el éxito de ese proceso.

Muchas son las diferencias y las consejas que se tejen alrededor de lo que ha sucedido después de la firma definitiva del acuerdo que terminó en conflicto con las Farc. Es la consecuencia de tener un gobierno elegido cuyo origen es muy distinto al de su antecesor, así como del caldeado ambiente partidista en el cual la paz ha sido motivo de radicalizaciones y de debates.

Ahora llega el Consejo de Seguridad de la ONU, que aceptó servir como verificador en el acuerdo. Su tarea se ha cumplido mediante una comisión que designó para el efecto, lo cual asegura que tendrán la información necesaria para saber lo que está ocurriendo, si se cumplen los acuerdos tanto por el lado del gobierno como de los desmovilizados. Y ante todo para conocer de primera mano las dificultades y los hechos que hoy son materia de discordia y alimentan la discusión sobre si el Gobierno está comprometido en cumplir con lo acordado en La Habana.

Es claro que el presidente Iván Duque ha expresado sus diferencias con ese acuerdo, y ha actuado en consecuencia al presentar objeciones contra la Ley que reglamentó a la Justicia Especial de Paz. Pero también es innegable que ha acatado los fallos y el gobierno ha respetado y apoyado los organismos creados para hacer realidad la reintegración de los miembros de la antigua guerrilla, así como el Estado ha ofrecido garantías para lograr ese propósito.

También existen graves problemas como la muerte de 140 exguerrilleros en circunstancias que han sido investigadas. A su lado está la deserción de exintegrantes de las Farc, unos dedicados a la delincuencia y al narcotráfico y otros entre los cuales se encuentra el jefe de la comisión que negoció el acuerdo. También hay problemas ocasionados por la dificultad en atender las zonas de desmovilización, el crecimiento de las zonas de cultivos ilícitos y las limitaciones de las autoridades para cubrir el territorio nacional.

Pero también debe reconocerse el compromiso de sacar adelante la desmovilización. Los diez congresistas del partido Farc, la puesta en marcha de la Justicia Especial de Paz y las medidas de seguridad para los desmovilizados, así como la actuación de la Justicia en el esclarecimiento de esos asesinatos, indican que se está cumpliendo con lo acordado.

El balance real lo deberá hacer la Comisión de Verificación del Consejo de Seguridad de la ONU. Con ello, los colombianos podrán tener la información alejada de la disputa partidista que permita saber cuáles son los correctivos que deban aplicarse para lograr el objetivo que se buscó con el acuerdo firmado hace ya dos años y medio.

Ojalá, la visita contribuya a superar la polémica sobre la paz en Colombia.


All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO