logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Los líos que no han permitido finalizar el censo

Por diferentes fragilidades en la ejecución del Censo Poblacional 2018, el país tendrá que esperar ahora hasta el 30 de octubre para conocer los datos consolidados del conteo, que además de cuantificar el número de habitantes, que no llegará a 50 millones, dará una radiografía de la distribución y nivel de envejecimiento de los colombianos, entre múltiples variables.

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, dijo que al corte del 21 de septiembre, cuando se había fijado la fecha de corte final, siguen pendientes 57 municipios, de ocho regiones.

Además, recordó que el proceso se inició años después de lo previsto, pues la caída de los recursos estatales, por la crisis del petróleo, redujo el presupuesto para aplicar la medición en el 2015 y el 2016, por lo que terminó aplicándose en el 2018. Pero este ha sido un año complejo desde el punto de vista político –dice Oviedo–, ya que entró a regir la ley de garantías, hay baja capacidad de reacción del Dane y de Fonade ante eventos como el invierno y problemas de seguridad, así como con las preguntas para mirar condiciones de discapacidad.

Asimismo, el funcionario señaló como otra razón de la demora la crisis de gobernanza del censo electrónico, que pudo haber cuantificado por lo menos 10 millones de hogares, pero que solo logró cubrir la mitad de esa cifra.

“La ONU acompañó en el censo electrónico, en el que hicimos el oso porque no les dimos a los colombianos la seguridad de que era una plataforma confiable. Mis dudas técnicas frente al operativo censal no son de profundidad, son de gobernanza”, enfatizó Oviedo.

Y es que, por ejemplo, uno de los casos más complejos se ha registrado en el archipiélago de San Andrés y Providencia, región en la que debido a protestas de los habitantes raizales, por lo menos unos 9.000 hogares no les han abierto las puertas a los censistas del Dane, y si los datos parciales se cerraran, quedarían por fuera unos 30.000 habitantes.

Similares situaciones se han visto en Cali (el Valle del Cauca es el departamento con más municipios pendientes), pues mientras que en el barrio Morichal de Comfandi, que es de estrato 2, la gente no permite el acceso argumentando que van a cruzar las bases de datos para sacarlos del Sisbén, en otras viviendas de estrato alto tampoco han logrado entrar los encuestadores.

Oviedo sostiene que cuando asumió, encontró en la entidad que al presupuesto del censo le faltaban 25.000 millones de pesos, de los cuales hasta la semana pasada se lograron gestionar 14.000 millones, cifra que el funcionario advierte que se deberá optimizar.

En zonas muy puntuales también hay afectaciones de seguridad. Por ejemplo, está en estudio si se puede llegar a la zona rural de Tumaco, donde hubo dificultades por la operación adelantada por las autoridades alrededor de alias Guacho.

Por otro lado, un dato revelador que tendrá el resultado definitivo es el número de ciudadanos venezolanos en el país, y que sería muy superior. “Hay un choque demográfico. En la localidad de Kennedy, en Bogotá, encontramos muchos migrantes venezolanos, y los registros migratorios pueden estar por debajo de lo que se está observando”, sostuvo.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS


redaccioneconomicas@eltiempo.com

Themes
ICO