logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

¿Qué hacer con la zozobra?

Malos vientos soplan sobre nuestro país. La más reciente encuesta Gallup Poll revela que la favorabilidad del presidente ha caído a un 32 por ciento. No obstante las fuertes medidas que él ha tomado para hacerles frente a la inseguridad y a la corrupción, la delicada situación económica agrava la percepción pesimista que todavía existe. A esto se suman los ataques guerrilleros en Arauca, el Catatumbo y otras zonas fronterizas, los atentados a los oleoductos que causan desastres ecológicos y los derrumbes por las lluvias que paralizan las carreteras del país. Nada es tranquilizante.

El reciente caso de Jesús Santrich ha creado una inquietante crisis institucional, además de partir en dos la opinión pública. De un lado, la extrema izquierda sale a las calles para darles su respaldo tanto a él como a la JEP, que no encontró prueba alguna para mantenerlo en La Picota. Al contrario, la justicia ordinaria tuvo razones válidas para que siguiera en prisión. Es una muestra de que la polarización sigue vigente, aunque el presidente Duque intenta dejarla atrás como un rezago de nuestra vida política.

A mí me sorprende que no haya acuerdo alguno para aprobar saludables y bien pensados proyectos del Gobierno. La explicación pertenece a nuestro tiempo.


Cualesquiera de los partidos políticos sin presencia en el Gobierno pasan a la oposición. ¿Por qué Duque no tuvo en cuenta este requerimiento histórico? La respuesta es muy simple: para acabar con la ‘mermelada’ que se expandió bajo el gobierno de Santos. De modo que formó su gabinete con limpias figuras ajenas a esta práctica. Es la razón de que importantes proyectos se hundieran en el Congreso. Nuestro mundo político rechaza la lista cerrada. Prefiere la compra de votos, propia de caciques regionales.

¿Cómo se explica la injusta caída en la aprobación de Duque? En buena parte se debe a la férrea oposición de una izquierda radical ligada al narcotráfico

Otros hechos llaman la atención. Aunque el Congreso no aprueba parte de sus programas, un Duque incansable recorre los más variados rincones del país para conocer de cerca su situación. Ha dispuesto necesarias inversiones mejorando los servicios de salud, no solo en las ciudades, sino en apartadas zonas rurales.
Deberíamos reconocer también la generación de más de 80.000 empleos, la reducción de secuestros y homicidios, la incautación de maquinarias propias de la minería ilegal, la progresiva erradicación de cultivos ilícitos, la fortificación de los entornos escolares para protección de los estudiantes, etc.

A todo esto debe agregarse su lucha contra la dictadura de Maduro, que ha tenido eco en más de cincuenta y cuatro países, así como la protección dada por el Gobierno a la inmigración venezolana.

¿Cómo se explica la injusta caída en la aprobación de Duque? En buena parte se debe a la férrea oposición de una izquierda radical ligada al narcotráfico que grita en las calles y seguramente terminará apoyando a Petro y su discurso populista en las elecciones presidenciales de 2022.

Para evitar grietas en la justicia, por lo pronto se requiere nombrar un nuevo fiscal que continúe con la importante labor que Néstor Humberto Martínez venía desempeñando. La justicia ordinaria debe seguir de cerca los pasos de la JEP, que por estos días está en el ojo del huracán a raíz de sus decisiones controversiales. La lucha contra el narcotráfico requiere que no se aplace más la aspersión con glifosato, puesto que la simple erradicación manual no es suficiente para acabar con los miles de hectáreas sembradas con coca. No debemos dejar de lado que Estados Unidos, nuestro mayor aliado en la zona, espera con inquietud los resultados de esta dura lucha.

Ante estos hechos, la palabra que reina en el país es ‘zozobra’. Basta escuchar la radio, leer los periódicos, abrir las redes sociales o hablar con un taxista o un vecino para comprobar que la inquietud pública existe. Iván Duque solo podrá superarla si logra encontrar espacios de diálogo y concertación con los partidos.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO