Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) han hallado en el mercado de valores otro nicho para buscar el rendimiento de los recursos de los cotizantes al sistema previsional. De acuerdo a los datos de la Superintendencia de Pensiones (Sipen), las cuotas de las AFP en once fondos de inversión sumaban 25,013 millones de pesos a octubre pasado, lo que representa un salto de 82.4 % en apenas 10 meses de las inversiones en ese tipo de instrumentos. En enero el monto alcanzaba a 13,713 millones de pesos.

Pero hay espacio para mucho más. Según los registros de la Superintendencia del Mercado de Valores, en el último año se han registrado fondos de inversión —con cuotas de las AFP— que pueden alcanzar los 840 millones de dólares (44,419 millones de pesos).

Las AFP que más tienen cuotas de inversión en este tipo de fondos, la mayoría de ellos cerrados, son Crecer (RD$3,553 millones), Popular (RD$13,951 millones), Reservas (RD$2,711 millones), Siembra (RD$3,141 millones) y el Fondo de Solidaridad Social (RD$1,652 millones).

De los once fondos de inversión en los que las AFP tienen cuotas, al menos seis son para realizar operaciones inmobiliarias de diversos tipos. El recién anunciado fondo de Gam Capital —hasta ahora de 100 millones de dólares— fue creado para comprar un hotel que se encuentra en funcionamiento en el este del país, así como otro tipo de proyectos de inversión turística.

Los otros fondos de inversión inmobiliaria en los que las AFP tienen cuotas y que están registrados en la Superintendencia del Mercado de Valores están orientados a adquirir activos en el país que luego serán arrendados, como son el Fondo de Inversión Cerrado Inmobiliario Excel II, de 50 millones de dólares, el Fondo de Inversión Cerrado Inmobiliario Universal I, de 100 millones de dólares, el Fondo Cerrado de Desarrollo de Sociedades Advanced Turismo I, de 150 millones de dólares y el Fondo de Inversión Cerrado Pioneer Inmobiliario II, de 2,200 millones de pesos.

La calificadora de riesgo Feller Rate ha estado a cargo de las evaluaciones de todos esos fondos de inversiones con recursos de las AFP que se han creado al calor del desarrollo del mercado de valores en el país. Si bien la compañía ha destacado la trayectoria de las firmas que están a cargo de los manejos, entre las debilidades que observan en esos instrumentos está la dependencia que tienen del mercado inmobiliario, el cual es sumamente sensible a los ciclos económicos.

Las normas lo permiten

Aun con el auge de las colocaciones de las AFP en fondos para inversiones inmobiliarias, los instrumentos favoritos de las administradoras de las pensiones siguen siendo los bonos de deuda pública y privada. La razón no solo se centra en que sus rendimientos son mayores que el de las cuotas de los fondos de inversión —que para octubre pasado oscilaban entre 5.88 % y 6.31 % anual versus la tasa de alrededor de 9 % de los papeles de deuda pública—, sino que la ley fija topes para este tipo de inversiones.

La Sipen indicó en su resolución 167 de junio de este año que el límite de la inversión en fondos cerrados, mutuos o abiertos es de 15 % de sus colocaciones, y apenas iban en 4.03 % en octubre pasado.