El exjugador de la NFL George Atkinson III murió a la edad de 27 años, informan varios medios. Pete Sampson del Athletic fue el primero en dar la noticia. La causa de la muerte hasta ahora no sido revelada.

El fallecimiento del atleta se produjo aproximadamente un año después de que su hermano gemelo, Josh Atkinson, muriera por suicidio. Atkinson III reflexionó sobre la muerte de su hermano en una carta abierta para The Unsealed publicada en octubre. En la pieza, Atkinson III habló sobre sus luchas infantiles. Explicó que su madre padecía esquizofrenia paranoide y adicción a las drogas, y que él y su hermano luego vivieron con su padre, el campeón del Super Bowl George Atkinson II. Años después, su madre murió después de complicaciones de la enfermedad de Crohn. Atkinson III escribió que ambos estaban afligidos pero, “pensaron que Josh lo estaba tomando mejor que yo”.

“Supongo que solo lo estaba enmascarando...”, escribió en el artículo. “En la víspera de Navidad, desapareció. A través del GPS en su automóvil lo encontramos. Borracho y molesto, estaba a punto de conducir hasta el puente y hacer algo estúpido. Dijo que se sentía culpable porque desconectamos el soporte vital de mi madre. Le dije que era nuestra decisión. Le aseguré que nadie estaba culpando a nadie y que se la quitaría porque estaba en la mano de Dios. Lo tranquilicé y lo llevé a casa. Al día siguiente se suicidó“.

Después de la muerte de su hermano, Atkinson III trató de hacerse daño y luego buscó ayuda. También le dio crédito a su hija por darle, “ese segundo viento de motivación”.

“Todos debemos asegurarnos de no encontrar la salida fácil, como usar alcohol o drogas para adormecer nuestro dolor”, escribió. “Eso no nos llevará a ninguna parte. Tenemos que enfrentar nuestros problemas de frente, ya sea hablando con la gente, orando o escuchando discursos motivadores. Lo que sea que te ayude a superar un momento difícil, eso es lo que tienes que hacer y eso es lo que tengo que hacer también“, dijo.

En su tuit, Sampson afirmó que Atkinson III había estado “lidiando con la depresión desde la muerte de su hermano gemelo”.

Los dos hermanos jugaron fútbol en la Universidad de Notre Dame durante sus carreras deportivas. Atkinson III también jugó más tarde para los Oakland Raiders y los Cleveland Browns.