A veces te tomas 5 minutos de más en la ducha sólo para relajarte, ¿verdad? La sensación del agua caliente sobre los hombros puede funcionar incluso como un relajante y descontracturante. Pero además, hay algunos tratamientos de belleza sencillos que puedes realizar al momento en que te bañas ¡Mira!

Antes de entrar al agua, cepillate tu cabello para desenredarlo. Será más fácil y más eficiente al momento de aplicar los productos en tu cabello. Comienza lavándote el cabello, pero espera a que esté completamente mojado para que el shampoo se distribuya de manera uniforme.

A la hora de bañarte, haz presión en las áreas donde se unen las partes del cuerpo. En estas áreas es dónde más se acumulan las células muertas, bajo los brazos y senos, alrededor del cuelo, entre las piernas y detrás de las rodillas.

Si te rasuras las piernas, hazlo a partir de los 10 minutos de haberte metido bajo el agua. Para este momento, el agua ya suavizó la piel y el pelo. Aplica crema hidratante si vas a hacerlo.

Antes de finalizar el baño es el momento ideal para dedicarle un tiempo a los puntos secos, callosidades y cutículas. Una vez que sales del baño, aplícate crema humectante. En este momento, tu piel está preparada para absorber, así que es ideal para usarla en todo el cuerpo.