logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Ciudades más inteligentes para combatir la polución y el tráfico

Hubo tiempos en los que las ciudades competían por cuál era la más grande: cuál tenía más habitantes, los rascacielos más altos, las redes de metro más extensas y los carriles para coches más amplios, o qué ciudad tenía más fábricas y chimeneas humeantes. Las prioridades, al menos en las ciudades occidentales, están cambiando. La carrera se libra ahora en el terreno de la conectividad y la movilidad sostenible, como se percibe en la Smart City Expo World Congress que se ha inaugurado este martes en las instalaciones de Fira de Barcelona en L’Hospitalet de Llobregat.

La carrera de las “ciudades inteligentes” tiene dos metas próximas. La primera la marca lo que tarde en estar operativa y desplegada la tecnología 5G, que permitirá el desarrollo del coche conectado y autónomo y, con él, una gestión del tráfico basada en los datos y en la predicción de movimientos. La segunda meta vendrá con la regulación de las emisiones contaminantes, que obliga a las ciudades a innovar para reducir la polución.

Estos debates, así como el bullicio de empresas implicadas en el desarrollo de las ciudades conectadas, se percibían en el primer día del salón, que ya es una referencia en el sector. Con la participación de 700 ciudades, el evento cuenta además con una amplia presencia empresarial, con 1.010 compañías. Las empresas han entendido que la transformación de las ciudades es una gran oportunidad, y compiten para presentar sus innovaciones y adaptarse a la nueva demanda. El ejemplo lo ha dado la compañía automovilística Seat, que ha creado una división de “micromovilidad urbana” y ha presentado el prototipo de su primera motocicleta eléctrica.

“Somos una empresa de coches, pero también somos conscientes de que el coche no siempre es la mejor opción en la ciudad”, ha dicho Luca de Meo, presidente de Seat, en la presentación de su primera moto eléctrica. El cambio de mentalidad que muchas empresas han hecho muestra hasta qué punto quieren ser partícipes del negocio que se abre con la transformación de las ciudades. Según los expertos consultados por la automovilística, la movilidad urbana plantea oportunidades de negocio con un valor cercano a los 140.000 millones de euros anuales en Europa.

En la carrera por aprovechar estas oportunidades destacaron ayer empresas como Naviya o 2GetThere, ambas dedicadas a la fabricación de autobuses de conducción autónoma, o varias empresas —entre ellas la propia Seat— que fabrican patinetes y bicicletas eléctricas y los ponen al servicio de la movilidad compartida. Otro de los pasteles a repartir es precisamente el de las plataformas que integran todas las opciones de movilidad en una aplicación móvil, entre los que destaca Moovit, una plataforma que ofrece información sobre las alternativas de transporte.

“La movilidad es uno de los temas clave a los que se enfrentan las ciudades, el reto es diseñar sistemas de transporte más sostenibles que sean capaces de cubrir las necesidades de todos los ciudadanos”, explica Ugo Valenti, director de la Smart Mobility Congress, que forma parte del evento. El Ayuntamiento de Barcelona también quiere tener un papel importante en ello, y ha inaugurado oficialmente el proyecto EIT Urban Mobility, que integra 48 socios de 15 países, entre universidades, empresas y centros de investigación. 

Contenedores ‘personales’ y persianas contra el CO2

Otro de los grandes retos para las ciudades del futuro será conseguir formas de vida más sostenibles. En esta línea, la empresa Ros Roca ha presentado los nuevos contenedores inteligentes que solo se abren con una tarjeta personal. La idea es que el reciclaje deje de ser anónimo para incrementar la recogida selectiva y por eso MOBA, la empresa que ha puesto la tecnología en los contenedores Ros Roca, ha creado una aplicación donde el usuario podrá saber qué contenedores utiliza con más frecuencia y ser consciente de los residuos que genera. Las administraciones también tendrán acceso a estas cifras y podrán usarlas para premiar a los ciudadanos que mejor separaren los residuos. Este proyecto, que sigue las indicaciones del Ayuntamiento de Barcelona para la renovación de la recogida selectiva, podría convertirse en realidad en un futuro próximo si Ros Roca gana el concurso público.

La voluntad de las ciudades de ser más sostenibles también pasa por la reducción de los niveles de CO2, un objetivo sobre el cual se centran proyectos como las farolas Solar Urban Hub, de la empresa barcelonesa SIARQ. Capaces de detectar los niveles contaminación atmosférica y acústica, estas farolas mandarán los datos a las administraciones y, mediante una app, también indicarán a los ciudadanos cuales son las rutas más saludables de la ciudad. Otra forma de reducir la contaminación es limitar el impacto medioambiental de nuestras casas, con iniciativas como la persiana inteligente que ha presentado Eurecat, el Centro Tecnológico de Catalunya, que se adapta automáticamente a las necesidades térmicas y de iluminación del interior del edificio para reducir el gasto energético.

Hasta el jueves, el Smart City Expo World Congress reunirá proyectos como estos enfocados tanto a ciudadanos como administraciones para repensar y construir las ciudades del futuro.

Themes
ICO