Spain

Dios Armando Maradona

En el verano de 1986 leí por primera vez «Crimen y castigo» y me enamoré de una camarera llamada Ernestina, que trabajaba en el hotel costero donde pasaba las vacaciones con mis padres. Ernestina tenía una belleza apremiante que los turistas ingleses miraban con ojos blandulones y viscosos, ojos de degenerados que me hubiese gustado pinchar con un alfiler y extraer limpiamente de sus órbitas, como si fuesen bígaros. Los ingleses, con sus caras de cangrejo recocido, andaban aquel verano muy creciditos, porque acababan de vapulear militarmente a Argentina en las Malvinas; y querían rematar la humillación con una paliza en el partido de cuartos de final del Mundial de Fútbol, que calentaban desde días atrás, atronando el hotel con

Football news:

El hermano de chalov se trasladó a la Indžia Serbia
Barcelona no firmará a García en invierno por problemas financieros
Rogers sobre el empate con Everton: No hubo suerte de que Leicester no anotara el segundo gol
Ancelotti goleó 1-1 al Leicester: No recuerdo que Gámez anotara antes con la derecha
Andrea Pirlo: en mi temporada 1 en la Juve, estábamos detrás del Milan, pero tomamos el título. Todo depende de nosotros
El juez se equivocó dos veces. De Gea empujó y con nuestro gol anulado no hubo falta. Sulscher sobre la pérdida de Sheffield
Maguire sobre la derrota ante Sheffield: le Dieron a su rival dos goles, no jugaron al nivel que esperaban