Spain

El bombazo de los 100 metros en Atlanta'96

El 27 de julio de 1996 el plusmarquista mundial de los 100 metros era Leroy Burrell, con 9.85. Él y Carl Lewis se habían alternado, desde 1988, en el trono cronométrico de la velocidad. Pero aquel 27 de julio del 96 ninguno de los dos se inclinaba sobre los tacos de salida en la final de los Juegos Olímpicos de Atlanta. En la patria común.

Eran las 21 horas en el viscoso calor de la capital del estado de Georgia. "¡A sus puestos!". "¡Preparados!". Pero el resultado de la carrera se iba a demorar todavía bastantes minutos, no unos 10 segundos. Antes de sonar el disparo que daría lugar a la estampida de los ocho cuerpos relucientes de un acharolado sudor amigo de los velocistas, el británico Linford Christie, oro en Barcelona cuatro años antes, protagonizaba una salida nula.

Todos en pie. Unas carreritas para templar en lo posible los nervios y dar libertad momentánea a las pulsaciones bajo el cielo de plomo derretido, y vuelta a empezar. "¡A sus puestos!". Breve pausa interminable. "¡Preparados!". Breve pausa interminable. Pero antes de sonar el disparo, Ato Boldon, de Trinidad, efectuaba una salida nula.

Todos en pie. Unas carreritas para templar en lo posible los nervios y dar libertad momentánea a las pulsaciones bajo el cielo de plomo derretido, y vuelta a empezar. "¡A sus puestos!". Breve pausa interminable. "¡Preparados!". Breve pausa interminable. Pero antes de sonar el disparo, de nuevo Linford Christie, el abuelo del plantel a sus 36 años, cometía el mismo error. Y quedaba descalificado. Todos en pie, etc. La carrera había acumulado una tensión tan extrema que sólo podía desembocar en un bombazo o en un petardazo.

Fue un bombazo. Tras el estampido definitivo, el canadiense Donovan Bailey, por la calle 6, salió regular. A los 50 metros aún era quinto. Pero a los 75 ya iba en primer lugar desplazándose a 12,1 metros por segundo. Terminó en 9.84. Nuevo récord del mundo. El namibio Frank Fredricks, segundo, realizaba 9.89. Y Ato Boldon, tercero, 9.90. Ningún estadounidense en el podio. Una anomalía. Dennis Mitchell, cuarto con 9.99, se convertía, a su pesar, en el único atleta de la historia que se quedaba fuera del podio con una marca inferior a los 10 segundos. Luego ha ocurrido más veces.

Bailey, de 28 años, 1,83 de estatura y 82 kilos de peso, campeón mundial en Göteborg en 1995, dedicó su triunfo a su primo Keith gravemente enfermo de cáncer. Desconocía que había fallecido la noche anterior a la final y la familia se lo ocultó para no descentrarlo antes de un día tan señalado.

Bailey era canadiense de nacionalidad, pero genéticamente caribeño. Había nacido en Jamaica, de donde salió a los 13 años. En Jamaica, sí, como, por otra parte, el mismo Linford Christie. Y también el malhadado Ben Johnson. En Jamaica, el lugar de este planeta, a lo largo de la Historia, con más velocistas de clase mundial, hombres y mujeres, por kilómetro cuadrado. Jamaica. La Isla de los Ciclones. Cualquier día sale volando.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Alex Ferguson: Cien años hemos estado gimiendo por las decisiones de los árbitros. Ahora los jueces del VAR están equivocados
Comenzamos una nueva serie De showsport con Liverpool: vamos a todos los clubes de la Premier League y contamos todo sobre la ciudad y las tradiciones
Holand le regaló a su hijo una camiseta autografiada para su cumpleaños
La compañía de Dubai está lista para comprar la deuda de Barcelona en 1,5 mil millones de euros. El Club puede recibir un aplazamiento de 2 a 12 años
Agüero podría debutar con el Barça el 17 de octubre, con el Valencia en el Camp Nou
El padre de Wirtz: Florian quiere jugar un papel importante en Bayer durante 2 años. Lo que sucederá después es desconocido
Anelka sobre el PSG: Messi debe servir a Mbappé. Kilian ha estado en el Club durante 5 años y Leo debe respetarlo