Spain
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El teniente coronel recibió un disparo "a ciegas" desde el interior de la casa con la puerta cerrada.

Una ambulancia en el rincón del crimen de Santo Veneer. En el círculo, el presunto auto del disparo, Pablo Antonio Santa María Helants. /Rodrigo Jiménez

Crimen en Santo Veneer

Presuntamente mató a un vecino de Santo Veneer e hirió a guardias civiles El autor se encontraba en el casa durante una hora cuando tenía más rehenes en la casa

«Viernes 8:15 am Disparó una bala "a ciegas" de. En un cuarto cerrado llegó al teniente coronel Pedro Alfonso Cassado». Fue entonces cuando la subdelegación del Gobierno formaba parte de las negociaciones para liberar a los rehenes que el propio Pablo Antonio Santa María Helantz (conocido como “El Chiki”) atrincheró, una forma de explicar el momento en que un guardia civil fue baleado en un templo. Asesinó a Dionisio Alonso Pardo.

Las fatales consecuencias de la acumulación de mala suerte terminaron con el impacto de una bala en la cabeza dePedro Alfonso. Fue colocado en las escaleras del Portal No. 8. La calle Alfredo Martín de Santo Veneer de Pis Erga, y, en principio, aún sin estar frente a la misma puerta de acceso al Bajo A, "El Chiki" permaneció "con su yerno como rehén" durante 12 horas. .

Tras el tiroteo, una ambulancia de Santo Veneer acompañó al teniente coronel al hospital clínico de Valladolid sobre las 8:50 horas. A las 10:15, dos horas después del tiroteo, Pedro Alfonso fue intervenido quirúrgicamente para ir a la UCI del hospital. Actualmente, según la última parte, su pronóstico sigue siendo muy grave, pero se mantiene estable. “Según el equipo médico que lo está atendiendo, 48 horas después de lesionado es buena señal”, apuntan desde la subdelegación.

Familiares y amigos despiden a Dionisio, fallecido tras el disparo de un amigo en Santovenia
Crimen en Santo Veneer

Pedro Alfonso, jefe de la Unidad de Intervención Especial, viaja durante la noche desde la Base de Valdemono (Madrid) con su equipo sobre las 7:00 h. Llegada a Santo Veneer. “Hubo momentos de tensión en ese momento”, señalaron a las 6:30, “escuché una explosión en el edificio”.

La reyerta que condujo al tiroteo comenzó el jueves a las 23:30. En ese momento se recibió el primer aviso de una trifulca entre invasores y víctimas. El aviso indicaba que unas 12 personas estarían involucradas. Eso es lo que se afirma en la advertencia del personal de la ambulancia. La alerta también dice literalmente que estás armado con un "palo".

Poco después de que el agente llegara al lugar de los hechos, la víctima y su esposa fueron informadas que debían acudir a un centro de salud a consecuencia de la agresión que recibieron. Procedimiento médico Lesiones leves: Hombres y mujeres.

Del mismo modo, poco antes de la 1:45 horas del viernes, efectivos de la Guardia Civil permanecían como estaban, mientras las patrullas tomaban medidas para interrogar a la mujer y, sobre todo, encontrar algo. .. Ocurrió cuando se escuchó una explosión en el interior del portal del edificio donde ocurrió el hecho, dentro del número 8 de la calle Alfredo Martín, antes mencionado.

Fue este disparo el que acabó con la vida de Dionisio Alonso Pardo, de 45 años. El agente entró rápidamente y encontró su cuerpo aún con vida en el pasillo justo después del portal en la planta baja. Lo bajaron por razones de seguridad y le iniciaron resucitación cardiopulmonar, pero murió poco después de que llegaran los servicios médicos.

El occiso iba acompañado de un hijo mayor de edad ay disparó, pero falló porque el arma estaba atascada.

Rehén ficticio

En ese momento, ante la llegada de la guardia civil, Pablo Antonio Santa María atrincheró su domicilio y tenía un rehén dentro, dijo. En realidad, fue el argumento utilizado para instar al agente a retirarse cuando solo su yerno estaba retenido como rehén.

Los guardias civiles allí presentes y los que llegaron poco después tomaron posiciones, bloquearon la zona e iniciaron negociaciones con los presuntos delincuentes. Se hizo utilizando tanto teléfonos móviles como puertas.

Mientras tanto, en la calle Alfredo Martín de Depis Erga, Santo Veneer, los equipos de negociación de la guardia civil continuaron trabajando para persuadir a los atacantes de desobedecer después de que uno de sus compañeros fuera asesinado a tiros en el arrozal. Como resultado de este trabajo, alrededor de las 13 horas accedió a liberar a los rehenes. El rehén dijo que era el novio de la hija del asesino. No había sufrido ningún tipo de lesión física.

Sin embargo, Pablo Antonio siguió convenciendo a la Guardia Civil de que había otro rehén en la casa. Después de recibir metadona alrededor de las 2 de la tarde, lo obligaron a agacharse sin luchar.

También encontramos un viejo rifle Mauser de cerrojo y alto calibre que se usaba para disparar en la casa.