logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain
An article was changed on the original website

El nuevo disco de Muse: "Cuando el miedo viene a ti y tú solo quieres escapar"

Acostumbrado a verle dando saltos, gritos y punteos interminables de guitarra, Matt Bellamy casi no parece él en las oficinas de la compañía discográfica Warner, en Londres. Pausado, con una voz tranquila y una sonrisa afable, al cantante y líder de la banda Muse sólo se le reconoce por la estridente chaqueta roja de cuero que viste. Parece mentira que dentro de su metro setenta pueda contenerse una energía tan grande que permita sacudir los cuerpos de decenas de miles de personas.

«Desde que he tenido a mi hijo no hemos hecho giras tan fuertes como las que hacíamos cuando teníamos veintipico. Entonces empalmábamos 10 semanas consecutivas sin parar, pero en los últimos dos años sólo hemos dado 13 o 14 conciertos, por lo que en realidad nunca me alejo de mi hogar durante más de dos semanas», explica. «Según te vas haciendo mayor, va siendo más fácil encontrar ese equilibrio. Cuando eres joven sólo quieres trabajar y trabajar».

Pero este viernes su grupo saca octavo disco, Simulation Theory, y Matt deberá volver a una vida en la carretera que ya le llevó la semana pasada a reventar San Mamés y a intentar repetir éxito el próximo 26 de julio en el Wanda Metropolitano de Madrid.

«Con este disco queríamos hacer algo diferente a los anteriores, algo que fuese menos instrumental y más vocal, un álbum más colorido y más diverso en los sonidos y cómo se mezclan entre ellos», explica.

«He tenido periodos de mi vida en los que he estado angustiado de verdad por lo que pueda pasar con el mundo en un futuro. Canciones como The dark side me sirven para reflejar lo que se siente cuando el miedo viene a ti y tú solo quieres escapar para ver las cosas desde una perspectiva mejor», analiza. «Todos tenemos esos momentos, durante la vida o incluso durante la semana, en los que perdemos la fe en todo. Es entonces cuando intento indagar en mis sentimientos para plasmar qué es aquello que te motiva a querer darle la vuelta a la situación».

En esta ocasión, la crítica política se oculta bajo metáforas mucho menos explícitas que las que se vieron en su último disco, Drones (2015), pero Muse sigue apostando por la reflexión que debería hacer todo individuo acerca de su propio rol en una sociedad cambiante y cada vez más dominada por la tecnología. «En este caso nos metemos un poco en la ciencia ficción para explicar esa idea de que vivimos en una realidad simulada de la que intentamos escapar. Se trata de una analogía de esa vida real extraña de la que todos queremos huir y en la que a veces nos sentimos atrapados como si fuera un videojuego», añade el compositor de Cambridge.

«Hemos tenido influencias de películas de los años 80 como Blade Runner en lo que respecta a esa idea de preguntarse, ¿qué es la realidad para cada uno de nosotros y por qué obtenemos el placer al escapar de ella?».

Y es que Bellamy, que tras varias horas de entrevistas confiesa estar «un poco aburrido de tanto hablar de música», ha encontrado la inspiración para componer el nuevo disco en dos momentos que le permitieron evadirse de todo. «Uno de ellos fue cuando me compré un kit de realidad virtual y, aunque lo disfruté, me di cuenta de que cuando vuelves, esta realidad te parece mucho menos real. La conciencia humana tiene una gran capacidad para adaptarse, y es algo de lo que te das cuenta cuando te ves obligado a abandonar la vida cotidiana de tus amigos, tu familia, tu casa... Resulta muy sencillo», razona tras 20 años de carrera.

«El festival Burning Man también me cambió la forma de ver las cosas. Allí no hay tecnología, todo el mundo está igualado y, cuando vuelves, ves el mundo de una forma diferente, más saludable, en la que te tomas todo menos en serio. Cuando estás allí a nadie le interesa hablar sobre Trump, por ejemplo».

Pero a Matt, que ve «refrescante» que le permitan «hablar de vez en cuando sobre política», le resulta difícil «distanciarse del debate, aunque de vez en cuando sea bueno porque nos permite darnos cuenta de lo bien que pueden conectar entre sí los seres humanos fuera del mundo que tenemos ahora». Por eso, ahora que Reino Unido se enfrenta a un mes clave en cuanto a las negociaciones que llevarán al país a abandonar la Unión Europea el próximo 29 de marzo, el compositor de 40 años no quiere quedarse callado.

«Lo cierto es que no creo que nada de lo que ha pasado en Inglaterra durante los últimos dos años haya sido una buena idea. Antes del referéndum, Reino Unido, como otros países, sentía que la Unión Europea necesitaba una reforma, como una comisión electa o un sistema presidencial que reflejase más democráticamente su composición», explica Bellamy.

De hecho para él, ante la pregunta de si está a favor o en contra del Brexit, el referéndum fue «demasiado binario», porque quiere «permanecer en la UE, pero en una UE diferente». «Me encanta que la gente pueda moverse libremente por las fronteras, pero creo que los británicos tenemos una pasión especial por los procesos democráticos y eso es en lo que estamos chocando aquí», razona.

Themes
ICO