logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El PP pierde grandes alcaldías, pero gobernará para más gente

Tras la constitución de los ayuntamientos en los casi 8.100 municipios que celebraron elecciones el pasado 26-M, la sucesión de pactos -algunos incluso minutos antes de los plenos de investidura- varía el mapa municipal respecto al que dibujaron las urnas hace tres semanas. La jornada de ayer deja cambios entre la candidatura que fue primera fuerza y la que finalmente regirá en una de cada cinco capitales y ciudades de más de 100.000 habitantes (fueron el 35% hace cuatro años).

Si en 2015, con el peor resultado histórico del PSOE en unas elecciones municipales, Pedro Sánchez vendió como un triunfo el poder municipal cosechado mediante acuerdos por toda España, esta vez puede ser Pablo Casado quien intente apuntalar su liderazgo al frente del Partido Popular exhibiendo el botín de grandes alcaldías. Sin embargo, a la hora de hacer balance, los datos aconsejan cautela: el PP gobernará para más población, pero pierde ayuntamientos.

Una forma de medir el poder municipal es el color de los gobiernos de las localidades de más de 100.000 habitantes, del resto de capitales y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En total, apenas 81 municipios en los que se maneja buena parte del presupuesto de las entidades locales y en los que residen 20 millones de habitantes, casi el 43% de toda la población nacional. Antes del 26-M, el PP mandaba en 27 de esos ayuntamientos y el PSOE en 33, una relación de fuerzas alterada que queda alterada.

A la espera de lo que suceda en León y Segovia, donde distintos recursos contenciosos electorales han pospuesto la formación de los consistorios al menos hasta el próximo 5 de julio, los populares arrancan la legislatura al frente de 16 grandes municipios -en Badajoz darán paso a Ciudadanos a mitad de mandato-, 11 menos que hace cuatro años, aunque está previsto que manden en Cartagena a partir de 2021, por un acuerdo a tres con el PSOE y Cs. En términos de población, el PP pasará de gobernar a 4,2 millones de vecinos para hacerlo sobre censos que en conjunto superan los siete millones de habitantes.

El 'efecto Madrid'

Las alcaldías de Madrid y Zaragoza, primera y quinta ciudad más pobladas de España, son los mayores éxitos del Partido Popular en este último ciclo electoral, dos lugares en los que no consiguió el poder en 2015 pese a ser entonces la primera fuerza en las urnas, y que ahora recupera sin ser el partido con más apoyo. A ellas se suman Málaga, Murcia o Alicante, donde los populares fueron los más votados y revalidan mandato gracias a los acuerdos cerrados con Ciudadanos, apoyos que han impedido que los naranjas participaran en pactos alternativos junto al PSOE y otras fuerzas.

Los bastones de mando de las capitales madrileña y aragonesa permiten al PP amortiguar el varapalo sufrido el pasado 26-M, cuando registró los peores resultados en unas municipales desde la refundación de Alianza Popular; dos ciudades sin las que las siglas del PP solo liderarían a 3,2 millones de habitantes dentro de las principales urbes. En la Comunidad de Madrid, a excepción de la capital y de Torrejón de Ardoz, no habrá presencia del PP al frente del resto de grandes consistorios.

La fragmentación de la oferta electoral en el centroderecha con la irrupción de Vox, el crecimiento de Ciudadanos y la decisión de los de Albert Rivera de elegir al Partido Popular como socio preferente han aumentado las posibilidades del PP de sentarse a negociar por casi todo el territorio nacional. Hace cuatro años, los populares veían como se les escapaban 27 de los 81 principales ayuntamientos, en los que habían sido primera fuerza, la mayoría en detrimento del PSOE gracias a su mayor capacidad para tejer alianzas con otras formaciones.

Sin apelaciones esta vez a dejar que gobierne la lista más votada y evitar así lo que desde las filas del Partido Popular se ha calificado como "pactos de perdedores" en numerosas ocasiones, los populares también participarán durante esta legislatura en otros grandes gobiernos municipales. Son los casos de Granada y Palencia, donde han cedido sus votos a los aspirantes de Cs pese a que estos tenían menos concejales, o en Orense, donde se ha priorizado mantener la diputación provincial a costa de la alcaldía, una decisión que deja al PP sin primeros ediles en las seis principales ciudades gallegas.

El crecimiento del PSOE

Los otros dos hitos dentro del centroderecha han sido la vuelta de Unión del Pueblo Navarro al frente del consistorio de Pamplona, gracias al triunfo cosechado por la coalición Navarra Suma donde se integraron PP y Ciudadanos, y el relevo en Melilla, donde el único diputado de los naranjas se ha hecho con la presidencia de la ciudad autónoma con el apoyo de Coalición por Melilla y el PSOE. La decisión desaloja tras veinte años de mandato a Juan José Imbroda, que se mantiene como senador por la localidad melillense.

Los socialistas, pese a verse perjudicados en algunas plazas por la alianza generalizada entre populares y Cs, ganan cinco grandes gobiernos municipales respecto a 2015 (suman un total de 38), en los que residen algo más de siete millones de ciudadanos (apenas medio millón más que hace cuatro años), cifras a las que hay que sumar Cartagena, Albacete, Ciudad Real y Alcobendas, donde se alternará los consistorios con el PP en el primer caso, y con Ciudadanos en los otros tres.

El PSOE pierde Córdoba, Granada o Tarragona (en las dos últimas fue la lista más votada) y suma las alcaldías de La Coruña, Gijón, Sabadell y S.C. de Tenerife, al tiempo que se integra en el gobierno de Ada Colau en Barcelona.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO