logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El PSC aguanta como referencia constitucionalista en Cataluña

La fortaleza del bloque constitucionalista en Cataluña se mantiene casi inalterable tras la repetición electoral. PSC, PP y Ciudadanos han sumado este domingo un total de 18 escaños entre las cuatro circunscripciones catalanas, uno menos que en los pasados comicios del 28 de abril. Cambia, eso sí, la correlación de fuerzas entre los tres partidos, donde los socialistas se consolidan como la referencia del constitucionalismo en esta comunidad autónoma en unas circunstancias francamente difíciles. Y donde el PP ha empezado a remontar su batacazo en las pasadas elecciones a costa del hundimiento en Cataluña que ha sufrido Ciudadanos.

El PSC, pese a un ligero descenso en el porcentaje de votos, ha logrado mantener los 12 diputados obtenidos hace siete meses, quedando a tan solo un escaño de los logrados por Esquerra (13), que ha vuelto a ser la fuerza más votada en Cataluña pese a perder dos diputados. Los socialistas catalanes, en concreto, han perdido un escaño en la circunscripción de Barcelona pero ganado otro por Tarragona. Y lo han hecho «en un contexto difícil», según valoró ayer su líder, Miquel Iceta, que se ha comprometido a seguir trabajando en Cataluña «por una política alternativa al independentismo» y, en el contexto nacional, a trabajar contra el «bloqueo político» que condujo a la repetición de los comicios generales.

El leve desgaste que ha sufrido Pedro Sánchez a nivel nacional se ha reproducido en Cataluña, pero en esta comunidad autónoma, para el PSC, sin repercusión en el número de escaños que tendrán en el Congreso de los Diputados. La ausencia por motivos de salud en la campaña electoral de la cabeza de lista del PSC por Barcelona, Meritxell Batet, no parece haber pasado factura a los socialistas en Cataluña.

Debacle naranja

El batacazo de Cs en Cataluña, réplica autonómica de descalabro del partido a escala nacional, ha sido especialmente sangrante, pasando de los 5 diputados de abril de 2019 a los 2 con los que tuvo que conformarse anoche. Por el camino, la candidatura encabezada por Inés Arrimadas se ha dejado más de la mitad de los votos y se ha convertido en las última fuerza política por detrás de PP e incluso incluso de Vox.

Los populares y la formación de extrema derecha les han igualado en escaños (2) pero ambos han superado al partido naranja en número de votos. El tropezón es especialmente simbólico para un partido que en apenas dos años ha pasado de erigirse en faro del constitucionalismo y ganar las complejas elecciones autonómicas de diciembre de 2017 con más de un millón de votos a dar por buenos los peores pronóstico que vaticinaban las encuestas durante toda la campaña electoral.

Así, el partido naranja, que en los últimos meses ha perdido parte de su liderazgo en Cataluña con la marcha a Madrid de algunos de sus pesos pesados, no ha sido capaz de sobreponerse a esa dinámica de caída libre que ya anunciaban los sondeos y, pese al liderazgo de Inés Arrimadas, una de las caras más reconocibles del partido, ha acabado pasando de quinta a octava fuerza política. El triste resultado ha propiciado asimismo que figuras importantes del partido como José María Espejo Saavedra o Carina Mejías se hayan quedado sin escaño en el Congreso.

La remontada del PP

Además de Vox, el gran beneficiado de la debacle electoral en Cataluña ha sido el PP, que ha no sólo ha taponado la fuga de votos que se ha venido repitiendo en las últimas elecciones, sino que ha revertido la tendencia y, además de ganar un segundo escaño por Barcelona, ha recuperado casi tres puntos de porcentaje de voto.

En este caso, la contundente campaña desplegada por Cayetana Álvarez de Toledo se ha traducido en casi 80.000 más que en abril, y en un segundo escaño para la exdelegada del Gobierno en Cataluña María de los Llanos de Luna. Con todo, y pese a alumbrar cierta remontada, los números del PP en Cataluña quedan lejos de los de 2016, cuando el partido sumó 6 escaños y más de 450.000 votos.

Themes
ICO