logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Javier Fernández-Lasquetty: «La izquierda y lo que está más allá han puesto en la diana a Madrid»

El consejero de Hacienda lleva a la Asamblea la primera rebaja de impuestos de la «era Ayuso»: tres nuevas deducciones que se aplicarán en la declaración de 2020 y supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros para 30.000 familias cada año. Contrapone sus políticas con el negro futuro que augura para el Gobierno de la nación: cree que «para todos los ciudadanos, va a ser una pesadilla el gobierno de unos socialistas muy radicalizados con unos comunistas muy radicales».

—Qué intensa correspondencia ha mantenido últimamente con la ministra Montero...

—Si, yo le escribí pidiéndole a la ministra de Hacienda que nos diera una explicación sobre los 558 millones de euros que corresponden a la Comunidad y que todavía no nos han librado ni nos han entregado ni nos han dado ninguna respuesta. Le pedía las razones, y ella hizo una carta en la que me quedo con la unica parte positiva: que admitió que sí nos va a dar los 127 millones de euros que corresponde al Gobierno de Madrid para el Consorcio Regional de Transportes. Pero no nos dio ninguna explicación satisfactoria de porqué 54 millones de euros que tenían que haber llegado de las entregas a cuenta se nos han restado. Ni sobre los 377 millones de IVA, que esos ya los hemos recurrido a los tribunales. De todo estamos hablando, de dinero que corresponde a Madrid, dinero que han pagado en impuestos los madrileños, y que con arreglo a las leyes vigentes corresponde a la Comunidad. Si la única respuesta de la ministra es: «Hombre, para haberlos tenido me tenía usted que haber votado los presupuestos», es que acabamos de cambiar las reglas del juego. Si el sistema de financiación de las comunidades autónomas ahora pasa a ser que sólo recibirán financiación las que voten a favor de los presupuestos, eso de democrático tiene poco.

—También le dice que sus ingresos a cuenta son menores de los esperados porque ustedes bajaron el IRPF.

—Es que este gobierno de Sánchez y de Montero y compañía, miren a donde miren de la Comunidad de Madrid ,sólo ven bajadas de impuestos, y eso les pone muy nerviosos. Pero no explica cómo es que con sus propias cifras, comparando las de hace un año de IRPF en Madrid y las de ahora, resulta que la recaudación está aumentando, a pesar de haber bajado los impuestos. 54 millones de euros, los que nos han restado, no es poco dinero: es lo que cuestan alguno de los hospitales todos los años; se financian muchos servicios públicos con ello.

—Y del Consorcio de Transportes, les dice que les van a pagar pero que no tiene obligación .

—Bueno, que lo diga como quiera pero que pague. Lo dice de una manera que no es así: el Ministerio de Fomento forma parte del Consorcio, que es una agrupación de distintas administraciones que cada una ahace una aportación, entre otras cosas porque también los sistemas de transporte dependen de unas y otras. Tanto, que el sistema de Cercanías, de Renfe, forma parte de ese sistema. Esos 127 millones es la aportación que tiene que hacer el Gobierno central. Esto es tomarse en serio el medio ambiente: el sistema publico de transportes de Madrid, eficiente y en su mayor parte eléctrico, claro que cuesta dinero, y en eso es en lo que hay que apostar. Lo que no puede ser es que hagan un discurso por un lado y luego las actuaciones fueran otras.

«Nunca vimos una negociación tan descaradamente referida a sillones; en julio para matarse y ahora para abrazarse»

—¿Hace Madrid «dumping» fiscal?

—Por supuesto que no. Primero, porque las normas son las mismas para todos. Si en Madrid prácticamente no hay impuesto de sucesiones y donaciones, todas las demás comunidades autónomas lo pueden hacer, y Andalucía lo ha demostrado porque lo está haciendo. Si hay comunidades gobernadas por el PSOE o Cataluña que lo quieren tener muy alto, es porque ellos lo han decidido políticamente así, porque quieren sacarle mucho dinero a sus ciudadanos. Nosotros queremos lo contrario. Pero además, no es cierto ese argumento de que Madrid, por el hecho de ser la capital, se puede permitir esos lujos. En Madrid se recaudan unos 78.000 millones de euros al año entre IVA, IRPF e impuestos especiales. De esa cantidad, 18.000 millones es lo que se queda la Comunidad de Madrid. Los 60.000 restantes, o bien son para financiar el Estado o bien van a la financiación de las demás comunidades autónomas. Para nosotros no es un lujo, es una decisión política que esta Comunidad lleva adoptando y manteniendo hace 15 años, antes con el PP y ahora en coalición con Cs.

—¿Puede el Gobierno Central impedir que Madrid siga bajando impuestos?

—Está claro que la izquierda, la extrema izquierda y lo que está más allá de la extrema izquierda han puesto en la diana a la Comunidad de Madrid y a los contribuyentes madrileños. Lo cual me parece profundamente injusto y equivocado. Hemos visto algo insólito: la campaña de las elecciones generales ha girado en torno a los bajos que son los impuestos en Madrid y el deseo de Pedro Sánchez y de su gobierno, pero también de Podemos, de subir todos los impuestos, incluidos los de la Comunidad de Madrid. Con lo cual, si se forma este gobierno de socalistas, comunistas y más allá de comunistas, e independentistas, me temo que vayan a reformar las leyes nacionales que regulan los tributos de tal manera que o impidan por completo o le pongan mucho más difícil a la Comunidad mantener las tarifas tan bajas que tenemos. Nosotros vamos a defender con uñas y dientes la capacidad de la Comunidad para mantener los impuestos bajos y seguir bajándolos.

—De momento, la promesa de la bajada histórica de impuestos se va a retrasar porque no hay presupuestos.

—No, es independiente; se comprometió que se haría la bajada de IRPF a lo largo de la legislatura, y se va a hacer durante estos próximos años. Se irán escalonando las reducciones de impuestos, y en un momento dado será la reducción de medio punto en el IRPF en todos los tramos. Madrid tiene ahora la tarifa más baja de IRPF, del 9 al 21%, y en Cataluña va del 12 al 25,5%.

«Con seis partidos hay tres veces más de politiqueo que cuando había tres»

—Aprueban deducciones fiscales en un escenario de ralentización económica. ¿Se va a poder permitir Madrid seguir bajando impuestos sin que se resientan los servicios públicos?

— La Comunidad de Madrid no es que baje los impuestos porque le sobre el dinero: lo hace porque cree que es la manera de que las familias, las empresas , los particulares, puedan desarrollar su propio proyecto con mayor capacidad de decisión sobre sus propios recursos. Además hemos comprobado que eso ha generado crecimiento económico, progreso, empleo, incluso en tiempos de crisis. Si, vamos a seguir haciendolo, aunque tendremos muy en cuenta cuál es escenario económico, porque al mismo tiempo vamos a mantener un presupuesto equilibrado: este año tendrá un 0,1% de déficit, el más bajo desde 2008, y el próximo año será déficit 0.

—Y además de todo eso, tiene que convencer a Vox de que le voten sus presupuestos.

— Bueno, con Vox estamos sustancialmente de acuerdo, y así se vio en el debate de investidura, sobre que la política de bajada de impuestos que lleva funcionando 15 años es correcta. Las tres deducciones añadidas al impuesto de la renta que acabamos de aprobar para que ahora la Asamblea lo apruebe, hemos empezado a hablar con Vox y esperamos que tenga su apoyo. Y esperamos que suceda en todo el programa de deducciones fiscales a lo largo de la legislatura.

—Pero hace muy poco les ha tumbado la propuesta para blindar las rebajas fiscales en Madrid.

— Era una cosa distinta: ahí de lo que se trataba era de una decisión de la Asambela para defender la capacidad de la Comunidad de Madrid para proteger, frente a una posible injerencia del Gobierno de la nación, su capacidad para seguir bajando impuestos. Vox, por motivos que no comparto, decidió no apoyar eso por su posición en torno al estado de las autonomías. Si algo hay de positivo en el régimen autonómico español, que hay cosas positivas, una de las que más es que ha permitido que los madrileños paguen muchísimos menos impuestos que si hubieran tenido un gobierno socialista en tiempos de Zapatero o ahora en tiempos de Pedro Sánchez.

—Usted ha reconocido que hay tensiones de tesorería por el dinero que no ha llegado.

—Es que 1.237 millones de euros que no han llegado a la Comunidad de Madrid, sin duda impacta en la capacidad de pagar a sus proveedores. Es el incumplimiento del Gobierno el que nos lleva a que se hayan retrasado un poco los pagos a proveedores, a 42,5 días. Ahora está llegando ya una parte de esas entregas a cuenta, y la Comunidad está haciendo todos los esfuerzos posibles por agilizar ese pago. Esperamos que no crezca más esa demora del pago e incluso que se reduzca.

—Para un liberal como usted, un gobierno PSOE-Podemos debe ser una pesadilla.

—No sólo para un liberal; para todos los ciudadanos, va a ser una pesadilla el gobierno de unos socialistas muy radicalizados con unos comunistas muy radicales. Va a ser una pesadilla en todo: en hiperregulación, se van a meter a decidir todo, porque tienen la arrogancia de creer mejor que la gente lo que la gente necesita; se van a meter a subir impuestos sin medida, y a subir el gasto público sin medida. Y España había logrado salir a duras penas de una crisis durísima gracias a algunas medidas de liberalización como el avance que supuso la reforma laboral o algunas otras medidas. Pero España sigue manteniendo la deuda del 100% del PIB: toda la riqueza nacional de un año equivale a la deuda pública del Estado, del conjunto de las administraciones. Mi pregunta es si nos podemos permitir un gobierno tan derrochador, tan intervencionista y tan fiscalmente depredador como un gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

—Hoy ha presentado nuevas deducciones. Que supondrían un ahorro de 16,4 millones de euros para los madrileños. Esos son ingresos de menos a la Hacienda pública madrileña: ¿con qué se compensa?

—Con la actividad económica que generará ese dinero en manos de sus propietarios, que lo invertirán, lo ahorrarán, lo consumirán … cada no tomará los decisiones que saben que son mejores para sí mismos. Y eso ya sabemos que produce, a lo largo del tiempo, un efecto positivo que ha hecho que Madrid, que no era la región más rica de España, ahora sí lo sea, o que no era la región que más inversión extranjera atraía, ahora sí es la que más inversión extranjera atrae... genera actividad económica que crea empleo, por tanto oportunidades, por tanto nueva recaudación ensanchando la base, no presionando a los que ya están sino tratando que haya más gente con capacidad para aportar con sus impuestos. Esto es lo que ha pasado en estos 15 años: si los acumulamos, vemos que ha significado que 48.000 millones de euros se los han quedado sus propietarios, la gente, y cada uno ha tomado las decisiones con ellos que ha creído más convenientes, no ha sido un político ni un burócrata el que ha decidido qué hacer con ellos. Y eso ha generado más oportunidades, más riqueza, más bienestar y finalmente más empleo.

—Han tomado hace muy poco una medida de austeridad: que muchos altos cargos comparten coche oficial. ¿Le odian?

— No, no, no, con absoluta normalidad. Hemos decidido que el hecho de que aumentara el número de consejerías no iba a hacer que aumentara el número de vehículos. La mayor parte de los que tiene la Comunidad se dedican a agentes forestales, al instituto madrileño de salud, etc. Pero los que están para prestar servicios a personas que por razón de su trabajo necesitan desplazarse con agilidad, son coches que como sucede en cualquier corporación grande, están compartidos, y se van utlizando cada uno cuando los necesita, no necesariamente en el caso de los directores generales para que les vayan a buscar a su casa.

—¿Alguna vez volveremos a tener bipartidismo?

— Tendremos lo que la gente decida que tengamos. Creo que tener seis partidos no está demostrando ni que sea mejor en sus resultados ni que haya menos politiqueo. Si a la gente no le gustaba el politiqueo, con seis partidos hay tres veces más de politiqueo que cuando había tres partidos. Porque al final, eso es lo que estamos viendo en todas partes. Nunca hemos visto una negociación tan descaradamente referida a sillones y a tamaño de presupuesto como la que acabamos de ver entre PSOE, Podemos y los que vienen detrás. Lo vimos en julio para matarse y lo hemos visto ahora para abrazarse. Pero ninguna de las veces han hablado de qué piensan hacer: han hablado de cuántos sillones y de qué tamaño los quieren cada uno. El resultado no se corresponde con lo que decían muchas personas que decían que el bipartidismo nos estaba conduciendo a una partitocracia. Ahora hay más partitocracia.

Themes
ICO