Spain

La polémica del pin parental en Granada: ¿un debate cerrado?

El pin parental se ha convertido en una serpiente de verano en pleno invierno. También en un elemento de confrontación política que ya ha hecho chocar al Ejecutivo de Pedro Sánchez con el PP y Vox y, de paso, con las comunidades con gobiernos sustentados por el partido de Santiago Abascal. En Andalucía, la postura oficial la marca el consejero de Educación Javier Imbroda (Cs), que subraya que el “el marco normativo actual otorga la posibilidad de decisión a las familias”. Es decir, que ya hay un pin parental antes de que Vox se sacara el término de la chistera ya que es necesaria la autorización de las familias para realizar actividades extracurriculares. La vuelta de tuerca es la pretensión de Vox de que el pin parental se active en las actividades que tienen lugar en la jornada lectiva y que son impartidas por los docentes o representantes de colectivos profesionales o sociales. "Afecta a asignaturas que son evaluables y que, por lo tanto, son obligatorias y que forman parte del currículo, y no a excursiones o a otras actividades extraescolares", según ha denunciado en El programa de Ana Rosa la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz. Pero, ¿cuál es la postura de los padres en Granada respecto a estas polémica?

Paro Pablo Luque, presidente en Granada de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (Concapa), el pin parental "no tiene ninguna razón de ser". "Lo que hace es recoger una serie de tareas complementarias y que los padres puedan decidir si los padres las cursan o no. Eso en Andalucía ya estaba resuelto porque hay un decreto ley que regula las actividades complementarias y que regula hasta las excursiones de los niños o las salidas a los teatros, y este documento especifica que son tareas de realización voluntaria e incluso obliga a los centros educativos a asignar una tarea paralela a los que decidan no realizarla".

En este sentido, Luque es menos taxativo que el presidente nacional de Concapa, Pedro Caballero, que celebra el pin parental porque se asimila a su reclamación desde hace años: que se informe a las familias de las actividades extracurriculares.

En esas tareas complementarias  es donde se adscriben "todas las tareas que regularía el pin parental", por lo que es algo que "ya está regulado en toda España". "Esta polémica es una creación política", ha señalado Luque, que subraya su "hartazgo" de que los políticos se metan en las cuestiones educativas. "Que nos dejen hablar a los padres, a los educadores y a los centros porque ellos, cada vez que se meten, tratan de banalizar cuestiones como el pin parental que sólo consiguen volver a levantar a las dos Españas".

Así que el presidente de la Concapa se sitúa en el arcén de la mañana, postura que cambiaría en el caso de que  el Gobierno sustituyera el decreto ley para regular que estas materias complementarias entren de manera obligatoria en la regulación curricular de una asignatura,  "lo que sí atentaría contra el derecho del padre a elegir o no que su hijo realice una actividad".  "Aún así, el Código Civil, cuando se refiere a la patria potestad y al ejercicio de la tutela refiere que cualquier progenitor o tutor  podrá realizar lo que considere necesario para salvaguardar cualquier asunto de la educación de su hijo que considera contraproducente", ha señalado Luque.

Respecto a las declaraciones de Susana Díaz, Luque duda de que la expresidenta de la Junta "distinga entre materias curriculares y complementarias". "Se tiene que leer el decreto porque en Andalucía es algo resuelto, insisto, es que no hay que hacer aquí un pin parental porque no son materias curriculares de ninguna asignatura".

En cuanto al debate político de si la educación de los menores es responsabilidad del Estado o de las familias, Luque se muestra especialmente crítico con la ministra  Isabel Celaá, cuando dejó la perla de la semana: "No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres". Para Luque, la ministra "hace del castellano un lenguaje grosero que no sabe ni utilizar, dice cosas sin pensarlas, seguro que después ha tenido que reflexionar y se ha dado cuenta de que lo que ha dicho es una barbaridad que no cabe en la Constitución ni en el Código Civil". Eso sí, especifica que otra cosa es que el Estado tenga la obligación de intervenir cuando un padre realiza acciones perjudiciales para sus hijos." Ahora, ¿que el Estado es el titular de la educación de un hijo? Que me enseñen cómo se regula eso, porque lo que está claro es que el responsable de la educación de un menor, como recoge la Constitución, son los padres". 

Respecto a si se han producido en Granada charlas o actividades que algunos padres hayan considerado inadecuadas, el presidente de la Concapa señala que su principal temor está enseñanza pública. "Soy un firme creyente de la calidad de la enseñanza pública y debemos de ser muy cuidadosos para que no se atente contra los derechos de los hijos y de los padres. Está claro que en un colegio concertado el padre acepta el ideario de ese centro, lo que marca mucho. Ahora, ¿qué en ocasiones puntuales se han propuesto actividades que han resultado raras en su desarrollo? Pueden haberse dado casos puntuales, pero no es lo normal, la tónica es que los padres estén perfectamente informados". 

Por su parte, Rosa Funes, presidenta de la Federación granadina de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos,  FAMPA Alhambra, subraya con vehemencia que no están de acuerdo con el pin parental en las escuelas porque el objetivo es que "los niños tengan una sensibilidad en todos los sentidos, incluida la sexualidad".

Funes lamenta que no exista un gran Pacto de Estado porque de no consensuar una línea común "seguirá este lío dependiendo de quién esté en el Gobierno". "No es instrumentalizar, es sensibilizar en la diferencia para que nuestros hijos sean más libres", concluye la presidenta de FAMPA Alhambra, que coincide en su diagnóstico con la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA), que muestra su rechazo frontal a la implantación del pin parental.

Sin embargo, el socio de gobierno de Cs sí da un paso más en la defensa del pin parental. "Se procederá a impulsar la igualdad de oportunidades en el sistema educativo que permita a las familias educar a sus hijos en libertad, sin imposiciones de ningún tipo, mediante el establecimiento de una autorización expresa de las familias para la participación de sus hijos en actividades complementarias, en base a los preceptos consagrados en la Constitución Española", según el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, que reconoce que no le constan  denuncias relacionadas con esta problemática por parte de las familias andaluzas.