This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La prueba de la continuidad (20:45)

Ha tenido una semana tranquila el Unicaja, que no tuvo que competir en la BCL. La anterior fue tremenda y la balanza se ha equilibrado ahora. Sí le tocó saltar a pista al BAXI Manresa, otro de los españoles en el torneo de la FIBA. Ahí andan los catalanes con puño de hierro. Dos partidos, dos victorias. La última, de mucho mérito, en Jerusalén ante un Hapoel que, en las quinielas previas, tenía mucha presencia. Hay mucho nombre de postín en el equipo israelí. Allí ganaron los de Pedro Martínez, con ganas de resarcirse de la tremenda derrota que les insufló el Joventut en Badalona hace una semana. 

Se parecerá más el Manresa a lo que se vio entre semana. En el Nou Congost ya cayó esta temporada el Baskonia, lo que es un aviso cristalino. En la comarca del Bages han vuelto a hacer buen trabajo de oficinas y se van viendo visos sobre el parqué. En el timón sigue Dani Pérez, un base que sigue pasando bajo el radar pero cuyo rendimiento es excepcional. No es casualidad que Katsikaris focalizase sus individualidades en él. También continúan los interesantes Guillem Jou y Yankuba Sima, que sigue progresando. Y Rafa Martínez, que apura sus últimos días de baloncesto. Y convencieron a jugadores con proyección como Sylvain Francisco, Moneke, Bako o Maye. Moneke, con 1.98 metros, es el mejor reboteador de la liga. Bako estuvo en el Asvel en Euroliga la pasada campaña. 

Lo avisaba el técnico griego en la previa. Habrá que saber sufrir, justo lo que ha hecho el equipo malagueño hasta ahora. Pero se probará si sabe hacerlo con continuidad. Por ahí va a estar el suelo de los cajistas. No estará Axel Bouteille, tocado físicamente desde Novgorod. No pudo entrenar en toda la semana por fuertes dolores en la cadera. Vuelve Darío Brizuela, ya apto tras recaer del tobillo. Está teniendo un inicio accidentado el vasco, uno de los pilares de la plantilla. Y en Manresa estará Jaime Fernández, en un momento celestial. Si la ACB se acabara podría ser perfectamente el MVP, pero sólo se jugaron cinco partidos. 

Es pronto, muy pronto, pero una victoria del Unicaja dejaría a tres partidos al BAXI Manresa con seis duelos disputados. Conviene recordar que en el pasado reciente fue un rival directo en la lucha por el play off y que, lo esperado, es que acaba peleando por meterse entre los ocho primeros. No es un partido decisivo, pero hay cosas en juego todos los días. Es una buena motivación para el equipo malagueño, que también tiene la oportunidad de seguir exhibiendo concentración y madurez. El de esta noche, en una pista que se viene atragantando, es un examen duro.