logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain
An article was changed on the original website

Los 175 votos para elegir a Batet vaticinan una legislatura al límite

El Congreso de los Diputados ya tiene nueva presidenta. Sin sorpresas, la dirigente socialista del PSC, Meritxell Batet fue elegida para ocupar el primer sillón de la Cámara Baja durante esta legislatura por mayoría simple, 175 votos a favor, tan solo uno por detrás de la mayoría absoluta que exige el Reglamento.

Ese escaño que le faltó obligó a una segunda votación para resultar elegida. Batet recibió el apoyo de PSOE, Podemos, PNV, Coalición Canaria, el Partido Regionalista Cántabro y Compromís. Pero ese escaño que le faltó para ser elegida en la primera votación es un símbolo. Y pone de manifiesto lo complejo que tendrán los socialistas sacar adelante cada votación. Su elección volvió a poner de manifiesto que los socialistas tienen que contar con alguno de los partidos independentistas si quieren obtener la mayoría absoluta.

No obstante, ayer el sentir general en las filas socialistas era festivo. Como si fuera un primer día de colegio en un grupo de amigos que no han tenido que examinarse en septiembre, el grupo parlamentario socialista celebró antes del comienzo de la sesión su primera reunión con la presencia del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Era la primera vez desde 2008 que los socialistas afrontaban esta reunión habiendo aumentado su representación respecto a la anterior legislatura. De hecho, Sánchez fue recibido con una ovación por diputados y senadores que llenaban el aforo de la sala Ernest Lluch, que se había acostumbrado en los últimos años a recibir estas reuniones con muchas sillas vacías.

Ese aumento del peso del partido en el Congreso y el control de la Mesa del órgano en coalición con Unidas Podemos, ambos suman cinco miembros de un total de nueve, mantienen alto el ánimo en el PSOE. «Esta va a ser una legislatura fantástica, mucho mejor que la anterior», dijo ayer Adriana Lastra, que repite como portavoz del grupo parlamentario socialista.

AritméticaNecesita a Iglesias y cuatro partidos nacionalistas para los 175. Le falta uno para la mayoría absoluta.

Pero esa mayoría no puede ocultar la aritmética que ayer quedó expuesta. Los socialistas llegan a los 165 diputados si cristalizan una alianza estable con Pablo Iglesias. Eso parece lo más sencillo. A partir de ahí necesita al PNV y a otros tres grupos nacionalistas minoritarios se alcanzan los 175. A partir de ahí, el abismo. El Gobierno necesitará el concurso aunque sea vía abstención de EH Bildu o de ERC para sacar adelante su programa político. No depender necesariamente de Junts per Catalunya ya se considera un avance en el PSOE.

Sobre esa frágil mayoría pretende sacar adelante Sánchez ocho grandes acuerdos: educación, mercado laboral, pensiones, violencia de género, jóvenes, nuevos derechos y una serie de medidas para «reforzar nuestro Estado autonómico».

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO