Natalia Castrillo, directora de Relaciones Externas de Mercadona en la provincia de Toledo, ha destacado que la compañía, “en su firme compromiso de estar al lado de los colectivos más desfavorecidos, intensifica su Modelo Responsable colaborando con los bancos de alimentos y comedores sociales de Castilla-La Mancha, donde donó 503 toneladas de alimentos en 2020”.

“La situación de excepcionalidad que estamos viviendo es muy cambiante y requiere por nuestra parte agilidad en nuestras decisiones y planteamientos, con un único objetivo: hacer lo que haga falta para dar respuesta a las demandas de las personas más necesitadas en esta situación de extraordinaria complejidad que estamos viviendo”, ha añadido, según ha informado la compañía.

Por otro lado, el presidente del Banco de Alimentos de Toledo, Manuel Lanza ha agradecido “una vez más, a Mercadona, esta donación de alimentos que, como siempre, constituye una valiosa ayuda para alcanzar los fines de nuestra entidad”.

Mercadona duplicó en 2020 sus donaciones de producto respecto al año anterior, el equivalente a 8.300 carros de la compra, a través de la colaboración con más de 12 comedores sociales, además de las diferentes sedes de Banco de Alimentos, Cruz Roja o Cáritas de la región donde la compañía está presente.

ESTRATEGIA DE RSE

Uno de los compromisos que Mercadona mantiene con la sociedad es devolver parte de cuanto recibe de ella. Con este objetivo, se desarrolla el Plan de Responsabilidad Social de la compañía, que atiende el componente social y ético a través de distintas líneas de actuación sostenibles que refuerzan su apuesta por el crecimiento compartido.

Junto a la donación de alimentos, Mercadona colabora con 32 fundaciones y centros ocupacionales en la decoración de sus tiendas con murales de trencadís, elaborados por más de 1.000 personas con discapacidad intelectual.

Otra línea estratégica del Plan de Responsabilidad Social es la sostenibilidad. Para ello, cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental propio, basado en los principios de la economía circular y enfocado a la optimización logística, la eficiencia energética, la gestión de residuos, la producción sostenible y la reducción de plástico.

En ese sentido, Mercadona, junto con sus proveedores Totaler, trabaja en la Estrategia 6.25 para conseguir en 2025 un triple objetivo: reducir un 25% de plástico, que todos los envases de este material sean reciclables, y reciclar todo el residuo plástico. Además, trabaja en el Proyecto de Distribución Urbana Sostenible y en la mejora de la calidad del aire en nuestras ciudades mediante camiones y furgonetas propulsados por tecnologías más limpias y eficientes.

Desde el año 2011 es socio del Pacto Mundial de Naciones Unidas para la defensa de los valores fundamentales en materia de derechos humanos, normas laborales, medio ambiente y lucha contra la corrupción.