Spain

No habrá más 'palabras' con Diego Costa: el Atlético quiere ya hechos y goles

La afición del Atlético de Madrid idolatra a Diego Costa. Simeone, a su vez, no llega a tanto porque no puede tener ese pensamiento con ningún jugador, pero tiene con el delantero una relación de cariño mutuo. El club, teniendo en cuenta lo que le dio en su día, también adora a Costa. Todo eso está más que claro, igual que las ganas de Diego de volver a ser el que fue en 2014, pero hay una cosa muy clara para todas las partes: se acabaron las palabras y deben empezar a destacar los hechos.

Desde que el ariete de Lagarto volviese a jugar con la camiseta del Atlético en enero de 2018, los momentos brillantes de Diego Costa han sido pocos aunque sí importantes ya que en ese mismo año un gol suyo ante el Arsenal sentenció el pase a la final de la Europa League y su doblete ante el Real Madrid en la Supercopa de Europa ayudó a ganar el título. Tres goles que ayudaron a ganar dos trofeos europeos, pero sus números son muy malos.

En dos temporadas y media, solo catorce goles. Este curso, por ejemplo, apenas dos en 19 partidos mientras que en las dos temporadas anteriores fueron cinco en 21 y siete en 23. Además, lesiones importantes, destacando la hernia cervical y el tornillo del pie que en ambas ocasiones le han dejado varios meses fuera de los terrenos de juego. Eso, para un jugador cuyo regreso costó más de 60 millones de euros, es insostenible.

Las últimas noticias hablan del regreso de Costa a los entrenamientos como un "auténtico toro", pero ya son varias las veces que se ha escuchado eso dentro y fuera del seno del Atlético de Madrid. Las últimas informaciones hablan de que incluso está un par de kilos por debajo del peso que tenía en 2014, su mejor temporada como profesional, pero el aficionado ya no se fía porque el pasado verano las campanas sonaban igual, su pretemporada fue excelsa y cuando llegó el curso oficial no hubo ni rastro de un nueve goleador.

Todos quieren al mejor Diego Costa

A Diego Costa se le pueden achacar muchas cosas, peor su compromiso y su sacrificio son incuestionables. ¿Quién sería capaz de jugar varios partidos con un tornillo suelto en su pie? ¿Quién sería capaz de ir al salto y rematar de cabeza con una hernia cervical? Pues Diego Costa. Así de claro. Ese sacrificio no se discute, sin embargo, el fútbol vive de resultados y Costa debe darlos ya y no solo a nivel de juego con sus compañeros sino también marcando goles, el oficio del delantero.

La situación económica del Atlético es un arma de doble filo con Diego Costa. Su falta de gol provoca que se pida a gritos un nuevo delantero goleador que sí los marque, algo que costaría dinero y provocaría la necesidad de vender, ya sea al propio Costa, a Lemar o a otro jugador con más impacto actual en la plantilla. También está la alta ficha de Diego, que no ayuda a sanear las cuentas. Eso sí, lo ideal sería volver a encontrar al mejor Diego Costa para no tener que buscar fuera lo que ya se tendría en casa.

Lo único claro es que solo quedan once fechas ligueras y la Champions para volver a encontrar al mejor Diego Costa. Ya sea con 2 kilos más o menos que en 2014, la afición quiere a ese delantero 'asesino' que devoraba porteros y todo ello dependerá del propio jugador y de las oportunidades que le dé Simeone. Si no lo consigue, el adiós será necesario.

Football news:

Ángel di María: me Alegro de no haber pasado al Barça en 2017
La esposa del Serbio de Galaxy llamó a disparar a los pogromistas
Modric sobre cómo Mourinho criticó a Ronaldo: Cristiano casi lloró en el descanso
Giorgio Chiellini: dos Veces estuve cerca de dejar la Juve: en el Real Madrid en 2010 y en el Man City en 2011.Giorgio Chiellini, defensa de la Juventus, dijo que pudo abandonar el Club en 2010 y 2011
Herrera sobre Neymar y Mbappé: el PSG no vende estrellas, las compra
Enrique sobre la final de la liga de Campeones 2015: Dijo al equipo: lo Peor que puede pasar es ser jugador de la Juve en el partido contra el Barça
Gladbach muestra cómo se pueden aplicar los conceptos de Cruyff y Guardiola