logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Pedro de Tena: España y los españoles necesitamos una reacción auténtica

Esto de escribir, ermitaño como nunca en la columna, se hace más penitencial cuando transcurre una jornada electoral decisiva y lo único que sabemos es que necesitamos, todos, una reacción auténtica para reconstruir una convivencia que creíamos asegurada. Como creo que será difícil y lento desmontar todo el entramado legal e institucional que nos ha llevado a la infección moral y política que padecemos, apostaré por los anticuerpos que tenemos que segregar para impedir el triunfo de la disolución nacional.

Uno de los estos anticuerpos es la constitución de una asociación de reaccionarios, esto es, de personas que queramos reaccionar libre y contundentemente contra el orden establecido por la corrección política, la mentira, la cobardía y la estupidez. Ya sé que, para un comunista, reaccionarios somos todos los demás, incluyendo a los demócratas, a los socialistas e incluso a los anarquistas. Y sé que, para un socialista de Pedro Sánchez, reaccionarios eran incluso los barones que lo defenestraron. Sé que para un separatista vasco es reaccionario todo ciudadano español, incluso por razón de sangre, al igual que para un separatista catalán reaccionario es todo el que se oponga a su disparatada invención identitaria.

No. Hablo del reaccionario en el sentido del colombiano Nicolás Gómez Dávila. Añado simplemente que la reacción ante lo que ocurre es más que necesaria en una España deteriorada por simples, malvados, ignorantes, avaros y fulleros. Os selecciono algunos de sus fogonazos escoliados para la reflexión sobre este lunes, porque esa asociación nos va a hacer falta desde hoy mismo.

– El reaccionario anhela convencer a las mayorías, el demócrata sobornarlas con la promesa de bienes ajenos.
– El reaccionario inventó el diálogo al observar la desemejanza de los hombres y la variedad de sus propósitos. El demócrata practica el monólogo, porque la humanidad se expresa por su boca.
– El reaccionario, hoy, es meramente un pasajero que naufraga con dignidad.
– El reaccionario no se vuelve conservador sino en las épocas que guardan algo digno de ser conservado.
– El marxista no duda de la perversidad de su adversario. El reaccionario meramente sospecha que el suyo es estúpido.
– Sabiendo que no puede ganar, el reaccionario no tiene ganas de mentir.
– No es una restauración lo que el reaccionario anhela, sino un nuevo milagro.
– Ser reaccionario no es creer en determinadas soluciones, sino tener un sentido agudo de la complejidad de los problemas.
– El arte es el más peligroso fermento reaccionario en una sociedad democrática, industrial y progresista.
– Al reaccionario derrotado le queda siempre el recurso de divertirse con las simplezas del vencedor.
– El pensamiento reaccionario ha sido acusado de irracionalismo porque se niega a sacrificar los cánones de la razón a los prejuicios del día.
– El reaccionario no anhela la vana restauración del pasado, sino la improbable ruptura del futuro con este sórdido presente.
– Los reaccionarios se reclutan entre los espectadores de primera fila de una revolución.
– El entusiasmo del progresista, los argumentos del demócrata, las demostraciones del materialista, son el alimento delicioso y suculento del reaccionario.
– El reaccionario no argumenta contra el mundo moderno esperando vencerlo, sino para que los derechos del alma no prescriban.
– Al izquierdista que proteste igualmente contra crímenes de derecha o de izquierda, sus camaradas, con razón, le dicen reaccionario.
– Lo que el reaccionario dice nunca interesa a nadie. Ni cuando lo dice, porque parece absurdo; ni al cabo de unos años, porque parece obvio.
– Es reaccionario quienquiera no esté listo a comprar su victoria a cualquier precio.
– El pintoresco traje de revolucionario se descolora insensiblemente en severo uniforme de policía.
– La izquierda llama derechista a gente situada meramente a su derecha. El reaccionario no está a la derecha de la izquierda, sino enfrente.

Es para abrir boca. Es urgente una asociación de reaccionarios españoles. Pase lo que pase a partir de hoy.

Themes
ICO