Spain

Profesiones para pasado mañana

Opinión

La transformación digital será transversal en casi todas las profesiones y quien no sepa utilizar las nuevas herramientas se considerará un nuevo analfabeto.

En una reciente conversación con Nitin Nohria, decano de Harvard Business School, éste insistía en los esfuerzos que estaban haciendo para incorporar en el currículum la enseñanza de la historia. Decía Nohria: "La historia es la mejor forma de enseñar a las personas cuáles son las consecuencias a largo plazo de lo que se hace". Si tuviera un hijo en edad de decidir qué hacer de mayor y le planteara que quiere estudiar historia, ¿qué pensaría? ¿Ocurriría lo mismo si dijera que quiere realizar una carrera científica? Se ha incorporado en la sociedad la necesidad de que el futuro del empleo pasa por la especialización tecnológica y científica, reconocidos por las siglas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). La misma Universidad de Harvard ha determinado las 10 especialidades/profesiones más transformadoras: inteligencia artificial, robótica, cloud computing, el internet de las cosas, neurociencia, digitalización visual, realidad virtual, procesamiento de lenguaje natural, telefonía 5G y vehículos autónomos. ¿Dónde quedan entonces las carreras de humanidades? ¿Se limitarán los conocimientos de historia, geografía, filosofía, arte a ser elementos residuales, muy especializados, de la formación del futuro? ¿O bien, tal como quería decir Nohria, serán complementos absolutamente necesarios que diferenciarán la carrera de unos profesionales de otros? Aún desconocemos las respuestas. Un estudio de la consultora McKinsey realizado durante la pandemia en Europa revela que 59 millones de empleos, un 26% del total, están en riesgo de desaparecer en la Unión Europea. Los tres sectores más afectados serán la distribución, la industria y la hostelería. Los empleos con salarios más bajos serán los más fácilmente reemplazables por robots -con sus emociones incluidas en el programa- que otros construirán y diseñarán. Habrá oficios, aquellos de fácil aprendizaje y repetitivos, que desaparecerán. Las consecuencias económicas del coronavirus no han hecho más que acelerar la transformación que ya estaba presente en nuestra sociedad. Cualquier conferencia sobre empleabilidad del futuro cita una de las conclusiones del foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajarán en profesiones que todavía no existen. De la misma forma: es posible que aún no haya nacido la empresa que dentro de veinte años sea la más valorada del mundo, como hoy es Apple.

Habrá profesiones nuevas, pero también habrá profesiones que se harán de otra forma. En una de las primeras escenas de la película El Graduado (1967), un amigo del padre del protagonista que interpreta Dustin Hoffman, le recomienda a este que se dedique a los plásticos. Era el futuro. Basta con ver lo ocurrido estos meses. El plástico, tan vilipendiado por su capacidad contaminante, ha vuelto. Sin embargo, es un plástico distinto gracias a la tecnología aplicada. Todo el plástico acabará siendo, por el bien del planeta, biodegradable.

Como explica César Urrutia en el tema de portada de esta semana de AE, no es tan importante el qué como el cómo. Seguirá habiendo médicos, banqueros, abogados, economistas y creativos. Pero unos y otros ejercerán su profesión de una manera muy distinta. Se practicará cirugía a distancia por control remoto gracias a la tecnología. Y llegará al día en que dejarán de existir sucursales bancarias. Hasta la manera de entender el ocio variará. Habrá, seguro, quien prefiera viajar virtualmente que presencialmente. La transformación digital será transversal en casi todas las profesiones y quien no sepa utilizar las nuevas herramientas se considerará un nuevo analfabeto. Para dirimir estos retos hará falta una nueva educación y, sí, nuevos y mejores políticos, que no deja de ser una profesión más.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Lichtsteiner terminó su carrera. El exfutbolista de la Juve y del Arsenal tiene 36 años
Matuidi dejó la Juventus. El delantero se trasladará al Inter de Miami Beckham
Götze rechazó al Inter de Beckham. Mario quiere jugar en Europa
Tonali pasará al Inter tras finalizar la Europa League
Gasperini trabajó en la Juventus (solo con la juventud) e Inter (despedido después de 5 partidos), pero Atalanta se convirtió en un gran jugador para él
Parejo y Coclen se fueron del Valencia al Villarreal
Koke: la Victoria sobre Liverpool nos afectó bien. No es fácil vencer dos veces al campeón de Europa y la Premier League