logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

“Tenemos que vender Jerez más y mejor”

Benito Pérez-Barbadillo recibió ayer el homenaje de los ‘Jerezanos de la Diáspora’, los radicados en Madrid y que desde hace 44 años celebran una ‘Berza de Navidad’ que sirve como excusa para reunirse y, de paso, rendir honores a algún destacado jerezano.

El homenajeado en esta ocasión ha sido y es jefe de comunicación de tenistas de primer nivel en el circuito ATP tras sus humildes inicios como el “chico de las fotocopias” en el circuito de Jerez. Ha sabido abrirse un camino en la élite de los expertos que acompañan a los ases de la raqueta. Bromeó con los presentes recordando que Gastón Gaudio ganó Roland Garros, se le acercó y le dijo: “Ha ganado en París el peor tenista de la historia” para decirles acto seguido a los miembros de la Diáspora: “Hoy le dais esta distinción al peor jerezano de la historia”.

En todo momento aludió a su íntima relación con los municipios que dan vida a los vinos de Jerez: “Soy del Marco de Jerez”, destacó, aludiendo a sus origenes jerezanos, a la sangre sanluqueña que corre por sus venas por parte de su padre, el recordado jurispoeta que llevaba su mismo nombre, así como sus largos años de formación en la vecina localidad de El Puerto de Santa María.

En la actualidad es conocido por ser el jefe de prensa de Rafa Nadal, quien estuvo presente en el acto de homenaje pero de forma virtual. El campeonísimo español envió un video en el que felicitaba a su jefe de prensa “por lo grande que es que te homenajee tu propia gente, la gente de tu tierra”. Tras el manacorí, aparecieron en pantalla muchos rostros conocidos como el extenista Carlos Moyá, su esposa, Carolina Cerezuela, y hasta el actor hollywoodiense Ben Stiller, muy amigo de Benito Pérez-Barbadillo. Resultó curioso comprobar la forma en la que, por ejemplo, Carolina Cerezuela, dejaba patente ante los asistentes el hecho de que “a Benito no se le cae Jerez de la boca en ningún momento”.

Ante los presentes, unos 120 comensales, Pérez-Barbadillo recordó que “me considero un emigrante”, tras destacar que fue en 1996 cuando decidió salir de Jerez e instalarse en un microapartamento de 15 metros cuadrados en Montecarlo sin conocer a nadie. Jamás se ha arrepentido de dicha decisión pues considera que “viajar es la única cosa que se compra y te hace más rico. Siempre utilizo esta frase por la importancia que ha tenido en mi vida”.

Llegó a trabajar en la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) de donde “me fui, minutos antes de que me echaran, tras un serio enfrentamiento con el jefe de por entonces, un sudafricano absolutamente insoportable”. Pero su carrera no acabó ni mucho menos ahí, ya que fue capaz de trabajar, a la vez, para tres figuras del tenis mundial como son Jokovic, Del Potro y Rafael Nadal, a quien dedica en la actualidad todos sus esfuerzos.

Uno de los mensajes que ofreció a los reunidos fue que “hay que creer más en Jerez porque tengo mundo visto y por ahí se creen superiores al resto. Tenemos que vender más y mejor Jerez y sobre todo su circuito porque en la actualidad es lo más internacional que tenemos. El vino se conoce en muchos lugares, pero no en todos. Por el contrario al trazado sí que se le conoce”. Que “Jerez no se le cae de la boca” quedó reafirmado por Daniel Maldonado (sus abuelos eran hermanos), quien manifestó que “cuando por esos mundos a Benito le preguntan de dónde es él responde… “De la capital del mundo” y de forma indefectible se creen que es originario de Nueva York, algo que le enfada y a lo que suele responde “No, yo de Jeré”. Igualmente destacó su capacidad de resistencia, “pues es capaz de aguantar 250 días al año viajando por el mundo de torneo en torneo con Rafa Nadal a lo largo de los 14 años de relación que atesoran”.

Por su parte, otro glosador de su figura fue Juan Garat, sanluqueño y primo del homenajeado, quien dijo de él que “en Sanlúcar tenemos envidia de que Jerez tenga un embajador como Benito, un hombre que siempre tiene a su patria chica en la boca alabándola”.

Otro interviniente fue Ignacio López de Carrizosa, también primo, quien recordó la anécdota en la que tras ser invitados “conoció al tenista Nadal cuando le estaban dando en el vestuario un masaje inguinal”, lo que obviamente consideró que no era lo más correcto ante las risas de los asistentes. De otro lado bromeó con la capacidad de encaje de Benito ya que se trataba de un hombre que traía a la Feria de Jerez las últimas modas extranjeras y “nadie lo entendia”. “Suyas fueron las primeras chaquetas rosas, e incluso unos zapatos que merecían ser empanados en la cocina de la caseta del Casino Nacional”.

En todo momento, fue Michi Primo de Rivera quien ejerció de maestro de ceremonias y, lógicamente, de presidente del colectivo ‘Jerezanos de la Diáspora’. Fue él el encargado de dar los preceptivos agradecimientos a las empresas y particulares que han colaborado en esta edición, la número 44, de la Diáspora. Fue el caso de Diego Gil, propietario del restaurante ‘La Quinta’, de Madrid, jerezano que hizo la berza y los pestiños de los postres; las bodegas Grupo Estévez, González Byass, Bodegas Miguel Domecq, Barbadillo, Grupo Caballero, Rafael Sañudo (Finca Andaluza), Bibiana Fernández de Bobadilla (firma Zurrón) e Iván Llanza, además de el propietario del ‘Casa Club’ de Madrid, el local donde se celebro el acto en la calle Pinar.

El acto se enmarcó dentro de la asamblea que anualmente celebra la Diáspora. Se trata de la séptima celebración que prepara el equipo de Michi Primo de Rivera desde que Manuel Fernández García-Figueras, actual presidente de honor, dejara el cargo. Primo de Rivera, como todos los años, comunicó que se realizará una donación económica a una entidad de carácter social de Jerez. Ya recibieron estas ayudas colectivos tales como la Asociación de Familiares de Enfermos de Alheimer, Madre Coraje o Upacesur. En esta ocasión irá a manos de las Hermanitas de los Pobres en breve.

En sus palabras al homenajeado, Manuel Fernández se mostró emocionado porque “es la primera ocasión en la que distinguimos a uno de nuestros hijos. Tu padre habría estado orgullosisimo si hubiera podido estar aquí hoy con nosotros”.

Igualmente se recordó mucho la figura de Alejandro Daroca, miembro de la directiva, fallecido el pasado 5 de enero.

Themes
ICO