logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Tres semanas conviviendo con la acampada

Llevan tres semanas conviviendo con la acampada de la plaza de la Universitat. Unos se lo toman con resignación, otros con bastante mal humor. La mayoría cree, no obstante, que la protesta está ya en vías de terminarse.

Estos son algunos de los testimonios recogidos este martes en el campamento surgido en pleno corazón de Barcelona.

José Cano, 20 años. Estudiante de la UB

"No simpatizo con la causa, pero no generan grandes perjuicios.  A nivel personal lo único que me ha afectado es a la hora de sacar o aparcar el Bicing. Por mi pueden seguir acampando siempre y cuando se mantenga el orden".  

Rosa Gómez, 64 años. Jubilada

"La imagen no es agradable pero algo tienen que hacer, la única manera de conseguir algo es hacer fuerza. Seguramente afecta a comerciantes, a mí personalmente no, en vez de coger el bus utilizo el metro".

Xavier Ortells, 40 años. Profesor de la UB

"Me parece bien la acampada. No me ha afectado, solo durante unos días en los que se cerraron las puertas principales de la facultad. Está menos politizada que al principio y por eso se entiende menos el objetivo".

Juan Vigo, 27 años. Hostelero 

"Cada uno pelea por sus ideales pero sí que afecta, hay gente que no viene por temor. Se acaba  notando en la caja pero los que acampan siempre se han mostrado respetuosos, al menos con nosotros, es más les hemos dejado usar el servicio".

Montse Bolet, 44 años. Camarera 

"No nos ha afectado quizá la caja va un poco a la baja. Conozco varios comerciantes que comentan que si la situación sigue así tendrán que bajar la persiana, con los gastos del alquiler, del personal  y la situación, te planteas qué hacer".

Marco Lescano, 25 años. Estudiante

"Al principio sí que me afectaba porque la gran vía estaba completamente cortada, ahora han abierto el carril para autobuses y taxis y puedo cogerlo sin problema, solo que tarda un poco más. No veo mal la acampada, la respeto."

Nuria Cosiales, 66 años. Jubilada

"Estoy de acuerdo, si se quieren conseguir cosas hay que ser contundentes y movilizarse. Es necesario que los comercios colaboren y no solo miren por su bolsillo. No estoy de acuerdo con los poderes políticos, llevamos muchos años con un estado represor."

Edison Cabrera, 24 años. Repartidor de DHL Express

"Anteriormente se cortaban más calles y era más difícil, ahora cuesta aparcar o llegar a ciertos clientes. A veces tardo más por el tráfico, llegando a la plaza se complica la ruta. Algunas veces la policía te llama la atención por estacionar en mal sitio."

Luis Zeballos, 39 años. Taxista 

"Afecta más a los clientes que a nosotros, nos piden que nos desviemos por Valencia o Consell de Cent para ir más rápido pero se sigue generando tráfico. Llegando a la plaza puedes acceder  pero tardas más. Para dar mejor servicio debería terminar."

Enrique Correa, 62 años. Profesor de la Universidad de Barcelona

"Me dificulta el venir a trabajar por las afecciones en el transporte público. No sé cómo pueden consentir esto, llevamos dos semanas con la gran vía cortada y sucia. Ahora mismo la mayoría no son estudiantes sino gente que aprovecha de la situación y duerme allí".

Themes
ICO