Spain

Versátil para reajustar sobre la marcha

El Sevilla actual es un grupo que ofrece ricas variantes tácticas. Y Julen Lopetegui lo explota. El entrenador vasco no se anda con remilgos para retocar el dibujo sobre la marcha. Como si de un Gran Maestro del ajedrez se tratara, reacciona sobre el tablero. Y si Diego Martínez ordena defensa de tres tras el descanso, él hace lo propio viendo que con la entrada de Gudelj por el Mudo, también en el minuto 46, el Sevilla sufría con el acoso nazarí. Ahí, con otra línea de pase para desahogar, Gudelj se serenó atrás. Y como Fernando, De Jong y Óliver Torres no pararon de apretar, el Granada dobló las rodillas con unos diez minutos aún por delante.

La versatilidad táctica de los Koundé, Gudelj, Fernando u Óliver es un valor mayúsculo. Y De Jong ya es el pivote sobre el que orbita el juego del ataque, porque las gana, abre a una banda y otra y por fin remata como un buen ariete. Aleluya.

Defensa

Muy eficaz resultó en la primera parte la presión adelantada tras pérdida, que forzó a los defensores del Granada a tomar malas decisiones para riesgo de su equipo. Le dio al Sevilla réditos ofensivos, pero lógicamente despojó de mucho trabajo a Fernando y los centrales metros atrás.

Con Gudelj, Fernando adelantó su posición, pero al serbio le costó coger el sitio. Foulquier entró por Yan Eteki y por ese costado, el Sevilla sufrió. Hasta que con Koundé y zaga de tres, el Sevilla se fortificó.

Ataque

El Granada salió sin miedo a buscar al Sevilla, pero la calidad de Fernando ý Óliver en los pases interiores y el mando y criterio de De Jong en el juego de espaldas o en las prolongaciones de cabeza salvaron esa línea de presión nazarí. Y una vez salvada, los laterales entraron como puñales mientras Ocampos y Nolito se proyectaban en diagonales hacia el área para rematar. Una y otra vez horadó el Sevilla por fuera el entramado defensivo del Granada.

Ya con 2-0, tras el descanso, el Sevilla dio el paso atrás y le costó salir. Lo volvió a hacer cuando entró Koundé, aseguró más la pelota atrás y tanto Fernando como Óliver y De Jong demostraron que aún tenían reservas para correr, desahogar e incluso llegar.

Virtudes

Calidad y despliegue para atacar por fuera. Ductilidad para responder a la nueva táctica del rival.

Talón de Aquiles

Perdió el sitio un rato con el cambio táctico del Granada.