logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Y ahora, tras la sentencia de los ERE, los capítulos más sórdidos del saqueo andaluz

Las otras piezas

Las próximas causas de los ERE sentarán en el banquillo al chófer del ex director general de Trabajo y al conseguidor de los ERE

El caso de los ERE no se agota con la sentencia que dio a conocer este martes la Audiencia de Sevilla, ni siquiera cuando el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la misma si, como se ha anunciado, los condenados la recurren. De hecho, la causa juzgada es sólo una de las más de 200 que se derivan de la prolija investigación que inició la magistrada Mercedes Alaya en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla del que era titular.

El número total de juicios que hay aún pendientes es una incógnita, pues la investigación determinará qué casos acaban en procesamiento y cuáles otros resultan archivados por prescripción o sencillamente por ausencia de indicios de delito.

Ese largo rosario de juicios por celebrar es el resultado de una decisión de la juez María Núñez Bolaños -que sustituyó a Alaya al frente del juzgado-, quien, a instancias de la Fiscalía, troceó la macrocausa para supuestamente agilizar las líneas de trabajo que estaban más avanzadas y evitar, por tanto, que la investigación encallara dadas su complejidad y magnitud.

Sin embargo, esa decisión ha tenido también otras consecuencias indeseadas para el esclarecimiento de los hechos, pero que, de alguna forma, pueden beneficiar a algunos acusados. Para empezar, al separar la Pieza política -la ya juzgada- del resto, los ex altos cargos de la Junta han evitado mezclarse con la cara más sórdida de la trama y sentarse en el banquillo con sus principales protagonistas, como Juan Francisco Trujillo, el que fuera chófer del ex director general de Trabajo, Javier Guerrero, quien confesó haber comprado cocaína y pagado fiestas de su jefe con las ayudas ilegales que recibía a través de una empresa ficticia.

Tampoco se ha sentado en el banquillo aún Juan Lanzas, ex sindicalista y conseguidor de los ERE, que ocultaba 82.000 euros en un colchón. Todos esos detalles escabrosos, además de las sobrecomisiones pagadas y desviadas supuestamente a paraísos fiscales, se verán en juicios sucesivos a medida que la investigación vaya cerrando las causas abiertas.

Además, existe cierta controversia jurídica sobre si los acusados ya juzgados pueden verse sometidos a otros procedimientos similares. De tal forma que el troceamiento puede significar, por ejemplo, que el ex consejero Antonio Fernández eluda la acusación en otras piezas de la macrocausa. Así lo ha resuelto la Audiencia, por el momento.

Durante el juicio celebrado en la Audiencia de Sevilla, fue el fiscal Juan Enrique Egocheaga el que habló de que podrían estar pendientes 270 juicios, uno por cada una de las ayudas irregulares concedidas a través del fondo de reptiles. De momento, hay 182 diligencias previas incoadas desde 2016.

Y a la dificultad de abordar tan elevado volumen de procesamientos se añade que el trabajo de la juez Bolaños ha sido seriamente cuestionado por la Fiscalía Anticorrupción, hasta el punto de que la magistrada está siendo investigada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por retrasar la instrucción tanto de la macrocausa de los ERE como de otras causas de corrupción de los gobiernos socialistas de la Junta (caso Avales y caso Idea).

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
Themes
ICO