Guatemala
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Empresa holandesa Dutch Clean Tech trabajará con municipalidades que quieran invertir en tratamiento de aguas residuales

La empresa holandesa Dutch Clean Tech, confirmó que planea invertir en Guatemala entre US$300 millones y US$400 millones en los próximos cuatro años, en plantas de tratamiento de aguas residuales, como parte de su estrategia de expansión y apertura de nuevos mercados.

Según Sander Pielkenrood, director ejecutivo de la empresa, cuentan con 60 años de experiencia en la industria de tratamiento de aguas residuales y tras una inversión de US$250 mil para la apertura de sus oficinas en Guatemala, planean ofrecer servicios de tratamiento de agua residuales a comunas o empresas industriales.

Adicionalmente, indicó que entre los planes está que el país sea su centro de operaciones para expandirse al resto de la región en los próximos años. “Guatemala será nuestro centro regional para América Latina, ya que otros países de la región han mostrado interés en nuestro modelo de tratamiento de agua”, agregó.

Por lo tanto, en 2023 invertirán unos US$100 millones y montos similares en los siguientes tres años e incursionarán en el mercado de reciclaje de desechos sólidos y proyectos de energía renovables de biogás, solar y eólicos, “para ofrecer una solución completa a las municipalidades y empresas”.

Clientes potenciales

De acuerdo con Pielkenrood, Guatemala enfrenta un problema de tratamiento de aguas industriales y residuales parecida a la que afrontaba los Países Bajos en las décadas de 1970 y 1980. Sin embargo, es algo que tiene solución si se invierte en las tecnologías adecuadas y se comienza por atacar los focos de contaminación, tratamiento de agua y recuperación de ríos y lagos.

Según estadísticas de la empresa, el 90% de las aguas residuales en Guatemala se descargan sin ser tratadas, lo que resulta en una grave contaminación de ríos y lagos. Esta problemática requiere de soluciones que involucran aspectos tecnológicos, financieros y legales.

Los planes de Dutch Clean Tech incluyen trabajar con al menos el 25% de las municipalidades del país (es 85 de las 340 comunas) y cerrar contratos con al menos 34 (10%) en los primeros cuatro años de operación, además de empresas privadas.

El modelo de negocios de la compañía es que ofrece invertir mediante capital propio de sus inversionistas para construir y operar las plantas, por lo que sus clientes pagarán una tarifa mensual que abarca los costos reales, más una tarifa de licencia fija.

Dado su capital propio, puede financiar la inversión al 100% de los clientes, quienes pueden adquirir las plantas con un financiamiento de 5 a 10 años, para convertirse en propietarios y operadores. Y hay clientes que pueden pagar por el tratamiento de aguas residuales, como un servicio.

Tecnología accesible

Dependiendo del tamaño, la construcción y puesta en operación de una planta de tratamiento de aguas puede tomar entre uno y dos años; y el costo de tratamiento de agua oscila entre US$0.30 y US$0.50 por metro cúbico, de ahí que resulta ser una tecnología con un costo accesible.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), indicó que esta inversión en el país se ubica entre los esfuerzos de atracción de capital de la iniciativa Guatemala no se Detiene. De ahí que, en su momento, se apoyó con los contactos entre la compañía, empresas y alcaldes.

Uno de los alcaldes más interesados en estos proyectos es el del municipio de Puerto Barrios, aunque también dijo que otros han mostrado interés en adquirir las plantas y servicios de la compañía holandesa.

Un buen mensaje

“Estamos muy contentos de la propuesta de inversión de esta empresa. El enfoque de inversión sostenible es algo que nosotros queremos seguir impulsando, misma que se alinea con los objetivos de desarrollo sostenible que permite no solo impactar positivamente en el crecimiento económico de nuestro país, sino que también genera nuevos modelos sustentados en innovación, tecnología y una reducción de impactos operacionales y buena utilización de los recursos del país”, dijo el ministro de Economía, Janio Rosales.

A su criterio, este proyecto envía un mensaje de más y mejores inversiones que se suman a las más de 500 empresas atendidas en sectores estratégicos a través del Plan Guatemala no se Detiene y evidencia que la estrategia de mejorar el clima de negocios y presentar internacionalmente la economía del país, ha sido efectiva.

¿Cómo será el 2023 para la economía de Guatemala? Regístrese sin costo al webinar Perspectivas Económicas 2023: Rutas posibles para Guatemala, organizado por Prensa Libre.