Guatemala
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Riesgo de socavones Roosevelt-Periférico

Decirlo no es exageración. Es una obligación ciudadana y hacerlo por este medio porque al pedir datos oficiales se debe tener paciencia, pero esto urge. Tuve en mis manos ayer y el lunes varios planos, fotos y videos de cavernas cercanas al puente del Periférico y la Roosevelt, pero la comuna capitalina no ha informado nada. Los guatemaltecos merecen saberlo porque la crisis actual supera, a mi criterio, los efectos económicos del terremoto de 1976 y ya ha habido otros casos recientes. Hace pocos meses hubo un fenómeno similar en la colonia Centro América, informado por la prensa, pero hoy en día el caso de Villa Nueva ha despertado el interés ciudadano en el mantenimiento de drenajes, calles, construcción de caminos y carreteras, taludes y demás.

El dibujo técnico recibido sitúa el lugar del ya existente socavón a pocos metros de la base de los puentes sobre la Roosevelt y el Periférico. Los principales edificios cercanos con afluencia de personas son PeriRoosevelt, Megapaca, Walmart y Tikal Futura. El drenaje tiene una cobertura de concreto, ahora gravemente fracturado, y esto facilita infiltración de agua y el surgimiento de cavernas cercanas a la superficie, donde está el asfalto de la ruta a occidente. El colector tiene ahora un alto asolvamiento; esto reduce su capacidad de conducción de las aguas pluviales y provoca derrumbes. Según mis informantes aún es posible reparar todo esto, pero se debe aceptar la realidad, enfrentarla y comenzar de inmediato la obra para evitar una catástrofe.

La municipalidad debe actuar, y ya. Este artículo responde a una mínima responsabilidad periodística: informar para salvar vidas humanas en juego. Deben ser cambiadas las prioridades de la obra edil. El ornato e impacto visual —ciclovias, jardinización, parques— reducen importancia, como comprenden los funcionarios, así como dónde se deben gastar primero y con responsabilidad los fondos municipales. Por aparte, el necesario y urgente arreglo de las calles no puede hacerse sin antes saber el estado de las obras de infraestructura situadas en el subsuelo, porque es una ciudad donde se distingue un alocado crecimiento de vehículos, así como de nuevos edificios de muchos pisos en lugares demasiado cercanos a las bellas y peligrosas laderas del lugar de la capital.

La urgencia del tema obliga además a exigirle a la municipalidad capitalina informes de riesgos parecidos en lugares donde por lógica elemental pueden existir. Un ejemplo es la zona seis, a pocas cuadras del final de la calle Martí —otra salida de la ciudad—, donde hace algunos años un enorme y súbito socavón se tragó una casa completa con sus habitantes. Es una emergencia nacional por el posible número de víctimas humanas y muchos millones de pérdidas económicas a causa de los atrasos, los requisitos, así como los daños porque el paso esté detenido o atrasado. La prensa nacional se encargará de informar, investigar, interrogar a funcionarios y comentar de todo lo relacionado con esto, en especial de la falta de información de sus planes al respecto.

El objetivo de este artículo no es acusar a esta mala administración, por ser asunto conocido y ha estado presente desde hace tiempo en numerosas alcaldías del país. La emergencia debe ser atendida de inmediato y parte de ello consiste en informar a los ciudadanos por medio de fuentes responsables. Deberían ser las autoridades, pero toda información solo puede recibirse vía los encargados de relaciones públicas, quienes atrasan la respuesta a las solicitudes. Los fondos constitucionales permiten solucionar muchas necesidades de los municipios, pero esto es imposible si no se eliminan los malos manejos de cualquier tipo. Por último: lo peor es la existencia de otras cavernas.