Guatemala
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Tiempo para remediar

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha desistido en dos ocasiones de los procesos de adquisición sobre los preparativos para el próximo proceso electoral, pero la sociedad aún se pregunta ¿qué pasará ahora?

El primer caso fue en septiembre, cuando el TSE realizó un proceso de adjudicación y adquisición plagado de incertidumbres. Diversas organizaciones ciudadanas señalaron los peligros que existían, los puntos señalados daban la impresión de que el proceso estaba dirigido a beneficiar a una empresa en específico y también que podía alterar el modelo de votación guatemalteco. El pleno de magistrados del TSE decidió en esa ocasión dar marcha atrás y declaró nulo dicho proceso.

Unas semanas después, el TSE repitió el proceso. Este consistía en la adquisición de seis “productos” con un plazo mayor al proceso anterior. Sin embargo, el contenido de las bases de licitación era el mismo que el anterior proceso que habían declarado nulo. Por tal razón la sociedad civil, tanques de pensamiento y ciudadanos expresaron su inconformidad, ya que adquirir los productos señalados en esas bases de licitación podría alterar el modelo del voto guatemalteco. Es decir, la razón por la que existía inconformidad desde el primer proceso seguía allí. El pleno de magistrados decidió desistir de tres de los seis procesos. Los tres procesos de los que desistió eran los señalados de que podían alterar el modelo del voto guatemalteco o que eran sumamente onerosos.

Si el TSE quiere remediar la confianza de la ciudadanía para el próximo proceso electoral, tiene que acoger las recomendaciones que distintos grupos y sectores sociales les han hecho llegar. Entre las principales recomendaciones se encuentra el desistir completamente de la compra de los servicios de sistemas satelitales B-GAN y de la compra de identificación biométrica. Ambos servicios y productos son innecesarios y sumamente onerosos. Además, el sistema de identificación biométrica no puede suplir el padrón electoral físico ni la tinta indeleble que se ha encontrado en los centros de votación en las últimas décadas, lo cual lo convierte en un producto con poca o nula utilidad en el modelo de votación y además puede presentar un riesgo grande de confusión el día de las votaciones.

Además de lo anterior, se ha solicitado reiteradamente que el sistema informático para la transmisión de datos que contrate el TSE no debe alterar de ninguna forma el modelo ni la custodia del voto. Y se debe asegurar que las juntas electorales tengan la potestad de contratar y revisar los procesos de verificación de resultados. El TSE emitió un acuerdo para reformar las bases anuladas en donde esto podía verse afectado, pero aún falta determinar cuáles van a ser las bases para adquirir este servicio.

Nos encontramos a aproximadamente dos mes para la convocatoria a elecciones. Si el TSE quiere enmendar la confianza de la ciudadanía con el proceso electoral, tiene que realizar de forma pública y transparente una comunicación sobre las bases que utilizará para resguardar el modelo de votación guatemalteco y anular por completo toda compra que pueda poner en riesgo el modelo o no sea necesaria.

Como ciudadanos debemos estar atentos e involucrarnos en estos procesos preparativos del proceso electoral, para que sean una verdadera fiesta cívica. Y cumplamos con nuestro deber y derecho constitucional de “velar por la libertad y efectividad del sufragio y la pureza del proceso electoral”.