Mexico
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cientos de personas protestan en Londres contra la aprobación del yacimiento petrolífero de Rosebank

LONDRES, 1 (DPA/EP)

Cientos de personas se han manifestado este sábado en el Whitehall de Londres para pedir que se reconsidere la aprobación del yacimiento petrolífero marino de Rosebank.

"Estamos acostumbrados a los giros en U y el Gobierno puede dar uno nuevo sobre Rosebank", ha asegurado un representante del grupo de campaña Fossil Free London, Robin Wells.

Bajo su dirección, más de 200 activistas contra el cambio climático se han congregado frente a las oficinas del Departamento de Seguridad Energética y Net Zero en el centro de Londres para corear consignas de condena.

Esta ha sido solo una de las varias protestas contra el yacimiento petrolífero de Rosebank previstas para este sábado en todo el país.

Uno de los manifestantes ha acudido disfrazado de esqueleto mientras sostenía una pancarta en la que se leía "100 licencias para matar". El resto de los congregados situados en la escalinata del departamento gubernamental portaban coronas de rosas de papel y se unían a la multitud en gritos de "paremos Rosebank".

Estas protestas llegan después de que la Autoridad de Transición del Mar del Norte (NSTA), organismo regulador del Gobierno británico, diese luz verde este miércoles a Rosebank, el mayor yacimiento petrolífero sin explotar del Reino Unido.

Los propietarios del yacimiento, Equinor e Ithaca Energy, han recibido el beneplácito para el desarrollo y la producción en el enclave, tras recibir garantías sobre los problemas medioambientales.

EL FUTURO DE LOS COMBUSTIBLES FÓSILES

No obstante, el líder adjunto del Partido Verde, Zack Polanski, ha sugerido a los asistentes a Whitehall antes de que iniciaran la protesta ante la Embajada de Noruega, que la opinión pública podría ayudar a detener el proyecto.

"No estamos aquí sólo con rabia, también podemos estar aquí con esperanza", ha dicho, defendiendo la necesidad de "subvencionar a las personas más pobres y vulnerables de la sociedad" y "dejar de subvencionar a los gigantes de los combustibles fósiles".

Aunque el plan se ha enfrentado a numerosas críticas por sus previsibles consecuencias climáticas, los partidarios del proyecto sostienen que es vital para la seguridad energética, ya que reducirá la dependencia de las importaciones.

"El único futuro habitable que podemos tener es uno en el que los combustibles fósiles permanezcan bajo tierra; ese es un futuro en el que permanezcamos juntos y solidarios, en el que hablemos con autenticidad, compasión y cuidado y en el que también hablemos de ciencia", ha reivindicado Polanski.

LUCHA EN LA CALLE Y EN LOS TRIBUNALES

Por su parte, la directora ejecutiva y fundadora de Uplift, organización al frente del movimiento de protesta de Rosebank, Tessa Khan, ha añadido que se está preparando un recurso legal contra la aprobación.

En este sentido, ha animado a los manifestantes asegurando que tienen "un plan" para poner freno a esta decisión "nefasta" y que este incluye "luchar contra el Gobierno y Equinor en las calles pero también en los tribunales".

Otras voces como la del actor Sam Swan, de la campaña Equity for a Green New Deal, se han sumado a la protesta para instar a los manifestantes a "implicarse" para contribuir a que las empresas para las que trabajan no inviertan en combustibles fósiles.

A principios de esta semana, el Primer Ministro Rishi Sunak afirmó que utilizar hasta la última gota de petróleo del Mar del Norte escocés era "absolutamente lo correcto".

Sunak defendió asimismo, en una entrevista con STV News, la decisión de dar luz verde a la perforación en el yacimiento petrolífero de Rosebank, situado a más de 100 kilómetros al oeste de las Shetland y cuya capacidad estimada ronda los 300 millones de barriles de petróleo.

Sus detractores, entre ellos el Primer Ministro escocés, Humza Yousaf, se mantienen firmes en su idea de que la perforación perjudicará las ambiciones de reducción a cero.