El sedentarismo enferma a la población. La llegada del Covid- 19 y su confinamiento no sólo ha causado estragos en la vida de las personas infectadas, también ha traído otras complicaciones a la población debido al desajuste en la dieta, actividad física e incluso estado anímico de los mexicanos.

Hasta mayo de este año, los datos de la encuesta ENSARS-COV-2 realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública a mil 73 adultos, revelaron un incremento en el sedentarismo en un 98%, aunado a esto, 73% aumentó su consumo en grasas saturadas y disminuyó la ingesta de verduras y frutas. El Cardiólogo Intervencionista y expresidente del AMPAC, Alfredo Estrada Juárez, comentó que “estos cambios en los hábitos higiénicos-dietéticos generan obesidad, reforzando lo dicho en la encuesta ENSANUT 2016, tenemos 72% de sobrepeso y obesidad en nuestra población mexicana”.

También se ponderó que factores como: tabaquismo, colesterol elevado, diabetes mellitus, estilo de vida, edad (principalmente en las dos primera décadas de la vida), herencia y sexo, aumentan de manera exponencial los riesgos de desarrollar hipercolesterolemia (presencia anormal en los niveles de colesterol en la sangre).

“Nos preocupa tanto porque estas son las principales causas de muerte en México”, comentó Juárez, y recordó que entre sus riesgos se encuentran las enfermedades al corazón, infartos y embolias pulmonares. Además, los datos de defunciones confirmadas por el Centro de información Geográfica de la UNAM sobre Covid-19 en México demuestran que 44% de las víctimas presentaban hipertensión, 38% diabetes y 25% obesidad.

Por su parte, el también expresidente del AMPAC, Arturo Guerra, urgió a la población a recordar que, “el colesterol lo necesita el cuerpo para diferentes funciones como la formación de hormonas sexuales, lo malo no es tener colesterol sino tenerlo elevado”.

Se considera que una persona tiene colesterol alto cuando sus niveles rebasan los 200 miligramos por decilitro, y la única manera de llegar a niveles ideales, cantidad que depende de cada paciente, será acudiendo con un médico para conocer su estado actual y poder implementar cambios en su estilo de vida e incluso comenzar tratamientos que actúen al nivel del hígado e intestino.

Para finalizar, el doctor Guerra recalcó que, “el hecho de vivir una pandemia, y que requiera nuestra atención no indica que bajemos la guardia con las enfermedades que nos cuestan 32 vidas por horas, no podemos bajar la guardia en ninguna circunstancia”.

Cuida tu sistema cardiovascular

● Acude a un chequeo médico para conocer tu situación cardiovascular

● Realiza ejercicio aeróbico e isométrico. Se recomienda saltar la cuerda, trotar en su lugar, ejercicios con tensión dinámica, lagartijas sentadillas, brincos y de ser posible cardio en máquinas.

● Evita la comida chatarra, así como el consumo de azúcares refinados, y aumenta el consumo de vegetales y frutas.

● Dale importancia al contexto emocional pues la ansiedad y depresión pueden afectar en la realización de actividad física y buena alimentación, aunado a esto el estrés incrementa el riesgo de infartos.

LEG