Nicaragua
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Nicaragua debe evitar aglomeraciones para prevenir mayores contagios con ómicron

Decenas de países han reforzado sus restricciones sanitarias en un intento de frenar la expansión de ómicron, la nueva variante del SARS-CoV-2, cuyo riesgo global ha sido evaluado como “muy alto”, alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS), este lunes. Además, la OMS instó a los países a mejorar sus esfuerzos de vigilancia para comprender el coronavirus y sus variantes.

Según la OMS, los países que tengan capacidad deben realizar investigaciones de campo y laboratorio para entender mucho más las características de ómicron, detectar su circulación e informarlo, indicó en un documento técnico.

Nicaragua fue el último país en Centroamérica —el 17 de noviembre— en confirmar la circulación de las cuatro variantes de preocupación (VOC) del SARS-CoV-2: alfa, beta, gamma y delta.

El epidemiólogo, Leonel Argüello sostiene que el Ministerio de Salud (Minsa), a través del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR) tiene la capacidad, el equipo, laboratorios y experiencia para identificar la posible presencia, ahora, de ómicron, pero esa decisión responde a una “voluntad política”, que implica que la información sea compartida con la población.

Ante la aparición de la nueva variante, Argüello considera que Nicaragua “está en más riesgo que el resto de países” porque desde el mismo Gobierno se promueve el contagio en vez de la prevención.

Ómicron, reportada a OMS el pasado 24 de noviembre desde Sudáfrica, ha generado una alarma mundial por las más de 30 mutaciones -sin precedentes- en la proteína de pico, que facilita el ingreso del virus a la célula, y sugiere que sea más transmisible que las otras variables de preocupación o que pueda ser resistente a la eficacia de las vacunas. No obstante, se requieren más investigaciones científicas para confirmarlo.

La OMS indica que algunas de las mutaciones presentes en ómicron, “son preocupantes por su impacto potencial en la trayectoria de la pandemia”, y la “evidencia preliminar sugiere que puede haber un mayor riesgo de reinfección”, es decir que las personas que se enfermaron de covid podrían reinfectarse más fácil por la variante, no obstante “la información es limitada”, aclaró.

Argüello considera que el deber de las autoridades sanitarias es informar a la población sobre la circulación de las variantes, y al no hacerlo, la expone a mayor riesgo de contagio. Eso ocurrió con la presencia de la variante delta, que los médicos independientes ya habían advertido cambios en la sintomatología de pacientes y gravedad de la enfermedad que relacionaban a dicha cepa, antes que el Minsa reconociera que era la variante predominante en el país.

Científicos estudian la variante ómicron

La incertidumbre “sustancial” sobre la transmisibilidad de ómicron, el potencial escape inmune –de forma natural o por vacuna–, y la gravedad de la enfermedad aún esperan respuestas concretas. La OMS alertó en el documento técnico, que “dependiendo de estas características, sí se produce otro aumento importante de covid-19 impulsado por ómicron, las consecuencias pueden ser graves”.

El aumento de casos, independiente de un cambio en la gravedad, puede plantear demandas abrumadoras sobre los sistemas de atención de salud y “pueden conducir a un aumento de la morbilidad y la mortalidad”. No obstante, los científicos continúan estudiando la nueva variante para conocer su verdadero potencial.

Se desconoce si ómicron es más transmisible en comparación con las otras VOC, incluida la predominante en el mundo: delta, de la que estudios científicos indican que una persona infectada con esta cepa puede contagiar hasta ocho personas. En Sudáfrica, en las áreas donde se ha detectado la nueva variante han aumentado los casos, pero se realizan estudios epidemiológicos para comprender sí se debe a la nueva variante u otros factores.

Aglomeraciones facilitan aparición de variantes

Las actividades masivas que continúan desarrollándose desde las instituciones del Estado, contradiciendo las medidas de prevención de contagios de covid-19, facilitan la transmisión del virus y a su vez, el surgimiento de mutaciones del SARS-CoV-2.

“Entre más contagio exista más posibilidades de que la variante aparezca. No es que se importe desde Sudáfrica la variante ómicron, es que la variante ómicron ya puede estar en Nicaragua producto de esas actividades masivas que garantizan un mayor contagio y, por tanto, una mayor probabilidad de que se creen variables”, expresó el epidemiólogo Argüello.

Tras más de cuatro días que la OMS alertara sobre la identificación de ómicron, el Minsa ha permanecido en silencio, sin alertar a la población para que fortalezca sus protocolos de bioseguridad.

Por su parte, el epidemiólogo salvadoreño, Alfonso Rosales, considera que sí los gobiernos no implementan medidas de bioseguridad existen dos principales efectos: el primero, que el virus circule con más intensidad, que se traduce en mayor cantidad de población enferma, y por ende, más riesgo de fallecimientos. El segundo, al aumentar la circulación del virus tiene mayor capacidad de mutar.

Si entra una nueva variante a Nicaragua y Nicaragua lo deja circular, las posibilidades que vuelva a mutar y adquiera mayores capacidades son más altas”, expresó el especialista Rosales.

La OMS insiste que las autoridades deben comunicar regularmente información basada en evidencia sobre ómicron y otras variantes circulantes y su potencial implicación para el público. Se debe hacer de forma oportuna y transparente, incluyendo lo que se sabe, lo que se desconoce y lo que está realizando.

A la vez, se debe fortalecer la cobertura de vacunación “lo más rápido posible”, con énfasis en las poblaciones prioritarias y a quienes falta completar el esquema de inmunización. No obstante, el epidemiólogo Rosales indica que la vacunación es una de las medidas que deben acompañarse de otras acciones de bioseguridad para controlar la pandemia.