Nicaragua

Régimen persiste en promover aglomeraciones, pese al rebrote de covid-19

En los últimos tres fines de semana de abril se realizaron 13 800 actividades en Nicaragua, sin importar que las ferias, conciertos, torneos deportivos y carnavales, sirvieran de caldo de cultivo para disparar el número de contagios y muertes por la covid-19. Un escenario que médicos independientes habían alertado y que ahora es reconocido, tímidamente, en los informes semanales del Ministerio de Salud (Minsa).

La vicepresidenta y vocera gubernamental, Rosario Murillo, anunció el viernes 16 de abril, la realización de 4300 actividades, la siguiente semana, fueron 45oo y la última, el 30 de abril, que abarcó un fin de semana largo, casi 5000.

Aunque Murillo siempre ha invitado a la población a participar en las actividades de esparcimiento que organizan las instituciones del Estado, pese a que los exponga a contagios por covid-19; el viernes 16 de abril, sorprendió dictando medidas de prevención. Según médicos, ese discurso contradictorio, confunde a la población.

Murillo ha mantenido durante los últimos 15 días una dualidad en los mensajes relacionados a la covid-19; en esos días se ha mostrado un aumento en los contagios y muertes por SARS-CoV-2. El independiente Observatorio Ciudadano reveló que, entre el 22 al 28 de abril, fallecieron 46 personas vinculadas a la pandemia y hubo 364 nuevos casos sospechosos de coronavirus. Las cifras más altas de contagios y muertes por covid-19 en lo que va de 2021.

Posterior a un periodo de vacaciones en el que se relajan aún más las medidas de prevención, los brotes de covid aparecen. Eso sucedió después de Fin de Año, y ahora con Semana Santa, explicaron médicos independientes. Durante los siete días de la Semana Mayor se movilizaron 3.8 millones de nicaragüenses, que aunque significó un respiro al turismo nacional, facilitó más contagios, que ahora crecen de forma sostenida y progresiva.

El rebrote existe en otros países, excepto en Nicaragua

La vicepresidenta apela a la responsabilidad ciudadana para que se use la mascarilla, guarde el distanciamiento físico, pero a la vez, participe de las celebraciones tradicionales en el país.

“Podemos vivir con alguna normalidad, con cierta normalidad, pero cuidándonos. Hacer todo lo que nos corresponde hacer en nuestras vidas, trabajar, porque tenemos que trabajar, ganarnos la vida, y relacionarnos entre nosotros, celebrar nuestras tradiciones, cuidándonos”, sostuvo Murillo.

Lo que omitió es que el país se encuentra en rebrote, así como otros países vecinos de la región. La principal recomendación es evitar espacios tumultuosos que sirvan de vehículo al virus, que además cuenta con nuevas cepas, que pueden ser aún más contagiosas.

“Tenemos que cuidarnos, seguirnos cuidando. Cuántos países están viviendo rebrote. Esta es una enfermedad que no da tregua, por eso, mantenernos con todas las medidas, cumpliendo todas las medidas”, expresó.

Para el epidemiólogo Rafael Amador, ante la evidencia “abrumadora” del crecimiento de casos, el Gobierno tomó algún nivel de conciencia sobre la gravedad de la situación y empezó a enviar mensajes que concuerdan con la actitud preventiva que ha mantenido una gran parte de la sociedad civil respecto a la pandemia.

No obstante, no existe coherencia entre el discurso que profesa y la continuidad de más actividades que son organizadas desde sus propias estructuras de poder.

En “un país donde la información oficial cala a través de su estructura de manera directa y clara, para que se cumplan porqué no se está cumpliendo”, reflexiona el especialista Amador. “¿Qué está pasando entre el discurso oficial y el accionar oficial de las bases?”, cuestiona.

Laureano Ortega Murillo, uno de los hijos de la pareja presidencial, realizará varios conciertos durante mayo. Foto: Presidencia

Laureano y Camila Ortega Murillo, hijos de la pareja presidencial, son algunos de los que han promovido actividades como pasarelas y conciertos que favorecen al contagio en aglomeraciones, y que pese al rebrote, no se detienen.

En su cargo de director de Fundación Incanto, Laureano Ortega Murillo anunció el martes pasado una gira de conciertos por diez ciudades nicaragüenses, en ocasión del Día de la Madre —el 30 de mayo—.

El psicólogo y miembro del Comité Científico Multidisciplinario (CCM), Javier Barreto, explicó que el viraje discursivo del Gobierno puede responder al compromiso con organismos independientes, que demandan la prevención de la enfermedad. En la práctica, provoca confusión en la población, a la vez, que es “insensato”, “inconsecuente” e irresponsable estimular las aglomeraciones.

Política de Gobierno

El régimen orteguista marcó la pauta de cómo sería la gestión de la pandemia desde el inicio de la misma en marzo de 2020. Cuatro días antes que se conociera el primer caso de covid en el país, el Gobierno movilizó a simpatizantes y trabajadores del Estado a que marcharan bajo el nombre “Amor en tiempos del covid-19”; toda una contradicción mientras el mundo recrudecía medidas de confinamiento y cuarentenas para evitar menos muertes y contagios por el SARS-CoV-2.

Las aglomeraciones nunca pararon. Del 18 de marzo al 30 de noviembre de 2020, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), documentó 1635 actividades, de estas, el 55.8% implicaron aglomeración y el 52.5% se localizaron en Managua, señala el informe de Coyuntura de diciembre de 2020.

Actualmente, el Gobierno no es el único que ha promovido aglomeraciones. El bloque opositor de la Coalición Nacional realizó un mitin político este domingo 2 de mayo, en un hotel capitalino, en el que no se garantizó el distanciamiento y el uso de mascarilla. Un fin de semana antes, la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN) hizo lo mismo.

El epidemiólogo Leonel Argüello, miembro del CCM, explica que los países exitosos en el control de la epidemia, entre muchas de las actividades que desarrollan, crean campañas de educación y alertan continuamente a la población para que estén motivados a realizar cambios de comportamiento, como la incorporación de medidas higiénicas necesarias para controlar la covid-19. En Nicaragua “le hemos hecho un gran favor al virus promoviendo el contagio comunitario”, expresó el experto.

“Nuestro país tiene que decir alto al contagio. No es justo promover que la gente enferme, es lo contrario, el Gobierno y los demás sectores somos responsables de la salud individual y colectiva. Existe un Ministerio de Salud, cuya razón de ser es velar por que la población tenga salud no enfermedad”, sostuvo Argüello.

El independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 mantiene un registro de irregularidades en el contexto de la pandemia, que incluyen exposiciones de personas ante aglomeraciones, entierros clandestinos y demás; sin embargo, el primero es el más común. Hasta el 28 de abril, registra 1088 casos en los que han prevalecido una gran cantidad de personas en un mismo espacio. 

Football news:

The love story of Eriksen and his wife Sabrina - ❤ ️
Kier is deeply shocked and couldn't finish the game. He and Eriksen are friends. Coach of Denmark about the replacement of the captain
Eriksen was named the best player of the match Denmark - Finland
Denmark lost to Finland (0:1). Goal kicking statistics-23:1
Total respect for the Finns: the fans started a roll call about Eriksen, all the players applauded the Danes
Kjaer gave Eriksen an indirect heart massage after losing consciousness and supported his girlfriend
The players have spoken to Eriksen and are playing for him. Director of the Danish Federation about the match