Paraguay

S&P 500 supera récord brevemente

Bloomberg

El S&P 500 sobrepasó brevemente su nivel de cierre más alto de su historia y se dispone a borrar su caída en el mercado bajista en un tiempo récord. Pero por emocionante que haya sido la recuperación, también es un caso de estudio sobre cómo los índices de referencia de acciones pueden ser engañosos cuando se trata de la experiencia de los inversores en general.

Solo tomó 175 días para que el índice pasara de un pico a otro, una recuperación que ha llegado más rápido que cualquier otra comparable en el pasado. Los 12 ciclos anteriores en los que las acciones se recuperaron de una caída de al menos 20% tomaron un promedio de cuatro años. Desde que tocó fondo en marzo, el S&P 500 ha subido aproximadamente 50%, y más de 40 de sus miembros han duplicado su valor. Más de US$12 billones de dólares del valor desaparecido de las acciones ahora están casi restaurados.

El S&P 500 subió hasta 1,6% a 3.387,89, superando brevemente su récord de cierre del 19 de febrero. Bajó en la última media hora de negociación para terminar en 3.380, apenas 0,2% por debajo del máximo histórico.

El último empujón ha llegado en medio de una temporada de ganancias que funciona como microcosmos para el sentimiento que ha impulsado el repunte. Las ganancias del segundo trimestre en Estados Unidos han sido terribles bajo cualquier parámetro, un 33% menos que hace un año, según Bloomberg Intelligence. Pero ante el pronóstico de los analistas de una disminución de 44%, no fueron tan malas como se temía, ya que más del 80% de las empresas superaron las estimaciones.

Pese a lo poderoso que ha sido el impulso en el núcleo del repunte, en los bordes ha sido dolorosamente suave. Solo alrededor de un tercio de las empresas del S&P 500 están en verde desde mediados de febrero, y las acciones promedio en el índice siguen abajo por 6%. Las empresas de energía son las de peor desempeño, con pérdidas de más de 20%.

En resumen, en medio de un virus que ha dejado al descubierto y agravado las marcadas divisiones que definen la vida en Estados Unidos, el mercado de valores ha sido un símbolo de desigualdad. Si bien su lista de ganadores está repleta de empresas tecnológicas automatizadas y con pocos activos, las industrias que generalmente han asumido una mayor proporción del empleo –transporte, comercio minorista y energía– se encuentran en la parte inferior.

“Si está invirtiendo en el índice, se está beneficiando del hecho de que estas tres, cuatro, cinco empresas están impulsando el índice general”, asegura Jeff Mills, director de inversiones de Bryn Mawr Trust Co. “Si se encuentra en esa área del mercado, le ha ido bien. Si está infraponderado en ese rincón del mercado, se ha quedado rezagado, sin duda”.

Las divergencias de retorno están en todas partes. Las acciones de tecnología están superando a la energía en 60 puntos porcentuales este año, la brecha más amplia desde al menos 1990. Ahora que los inversores acuden en masa a las empresas con las ganancias “menos malas”, el impulso en las acciones de crecimiento del Russell 1000 alcanzó un récord en comparación con las acciones de valor.

Nada de eso hace que el repunte de los índices de referencia ponderados por capitalización sea menos milagroso. Para comprender cuánto ha cambiado, considere lo grave que fue la devastación en los días de crisis de febrero y marzo.

Un hecho subestimado de la corriente descendente es que en su parte inferior, cuando el S&P 500 había caído 34%, el componente promedio había caído mucho más: 44%. Después de un mercado alcista lento y contundente que necesitó más de 11 años para acelerarse, 98 empresas estadounidenses gigantes tardaron solo cinco semanas en perder la mitad de su valor, en lo que fácilmente fue la venta masiva más violenta desde la Gran Depresión.

Gracias principalmente a los repuntes en las acciones de tecnología, y con la ayuda del estímulo de la Reserva Federal y las compras frenéticas de individuos, el S&P 500 tardó menos de seis meses en volver a superar su nivel de cierre del 19 de febrero.

El estrecho liderazgo en acciones muestra cómo la inseguridad generalizada se cierne sobre la frágil economía, con millones de personas todavía desempleadas y el recuento de casos de covid-19 aumentando en todo el país. Los gigantes tecnológicos, armados con balances sólidos y productos que permiten el distanciamiento social, han dominado las ganancias. El Nasdaq 100, cargado de acciones tecnológicas, recuperó su máximo histórico a principios de junio y desde entonces ha anotado una docena de récords más.

Las cinco grandes –Amazon.com Inc., Apple Inc., Facebook Inc., Alphabet Inc. y Microsoft Corp.– han visto sus valores de acciones combinados superar su pico de febrero por 23%. Por el contrario, el resto del mercado todavía está 7% por debajo de la marca alta. También quedan atrás el Dow Jones Industrial Average y el Russell 2000, cada uno de los cuales está corto en alrededor de 5%.

Un impulso para el rápido cambio fue el apoyo monetario y fiscal, donde la Reserva Federal ha hecho todo lo posible y el Congreso trabaja en la elaboración de un nuevo paquete de estímulo. Al mismo tiempo, los datos económicos y las ganancias corporativas infundieron optimismo de que se está gestando una recuperación.

La velocidad del rebote del mercado tomó a muchos por sorpresa, al menos según las expectativas de Wall Street. Entre los estrategas que sigue Bloomberg, la mayoría vio sus objetivos de fin de año superados por el S&P 500. Muchos de ellos advierten que las ganancias de capital pueden haberse agotado durante el año, citando todo, desde valoraciones estiradas hasta la incertidumbre sobre la elección presidencial y la pandemia. Con un promedio de 3.117, sus pronósticos para el índice apuntaban a una caída de 8% hasta diciembre.

Los movimientos como estos generalmente presagian más ganancias. En ciclos anteriores, cuando el S&P 500 se niveló tras un mercado bajista, las acciones siguieron subiendo en todos los casos. En promedio, el índice agregó otro 71% antes de alcanzar su punto máximo.

Esos hechos no han impedido que los inversores saquen dinero de los fondos mutuos y cotizados en bolsa centrados en acciones. Desde el punto más bajo del mercado en marzo, se han retirado casi US$80.000 millones, según datos recopilados por Investment Company Institute.

“Me acaba de sorprender el muro de preocupación que tenemos y los comportamientos defensivos”, dijo Jim Paulsen, estratega jefe de inversiones de Leuthold Group, en una entrevista con Bloomberg Television and Radio. “Es difícil ver qué va a cambiar eso. Pero creo que una cosa que ciertamente lo haría, o ayudaría, sería un nuevo récord en el S&P 500 en general”.

Es probable que la mejora de la confianza lleve a los inversores a diversificarse hacia acciones de pequeña y mediana capitalización, lo que podría construir una mejor base para el mercado, según Chuck Cumello, presidente y director ejecutivo de Essex Financial Services.

“A medida que fluya más dinero al mercado, especialmente si vemos más amplitud en él, eso generalmente preparará las cosas para una buena racha positiva”, dijo Cumello. “Eso será saludable”.


Football news:

Fernando Torres on Liverpool: It was magical. It seemed like I could fly
Kahn on 8:0 with Schalke: Bayern showed the same game as last season
Liverpool unexpectedly took another Jota from Wolves for 41 million pounds. He is unstable, but won the Champions League and the Europa League (in Football manager)
Ancelotti on Tiago at Liverpool: he picked the wrong team. My heart is broken
Leroy Sane on 8:0 with Schalke: Bayern are hungry, although the boys have already won the treble
Andy Robertson: Rashford could be the first Manchester United player to receive a standing ovation at Anfield
You can just kill us. Bilic was removed for arguing with the referee in the match with Everton