Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Caos en Nueva York: calles intransitables y aeropuertos paralizados por lluvias torrenciales

EFE / AFP
Nueva York quedó ayer viernes bajo agua. La frase puede resultar exagerada, pero lo cierto es que las fuertes lluvias que cayeron durante la noche del jueves al viernes en el noreste de Estados Unidos inundaron calles en la gran ciudad y paralizaron parcialmente el metro y los aeropuertos.

La gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, declaró el “estado de emergencia” para Nueva York, Long Island, al este de la megaciudad, y el valle de Hudson, debido a “las precipitaciones extremas que se están observando”, anunció en la red social X.

Las imágenes de los medios mostraban ayer vehículos circulando con dificultad por calles inundadas o incluso completamente bloqueadas por el agua, que llegaba hasta el nivel de las ventanillas de los automóviles.

Las escenas eran de caos en la Gran Manzana, con miles de personas intentando llegar a sus trabajos u hogares empujando coches varados en calles convertidas en lagos o esperando para tomar líneas de metro, suspendidas en varias rutas; autobuses, la mayoría retrasados; o taxis y servicios de transporte, que han disparado sus precios.

Numerosas estaciones de la gigantesca red de metro de la metrópolis quedaron parcialmente inundadas y varias líneas centrales cerraron en Brooklyn.

En algunas escuelas del sistema público, que es el más grande del país, los alumnos tuvieron que ser llevados a los pisos superiores por las inundaciones, indicó la prensa local.

“Seguimos evacuando el agua de las vías en estaciones de Brooklyn y Manhattan”, indicó en X la cuenta oficial del metro de Nueva York.

En el aeropuerto de La Guardia, por su parte, todos los accesos a la Terminal A también estuvieron cerrados.

La congresista demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez dijo en un correo electrónico que envió a sus electores que habían caído entre 5 y 12 cm de lluvia en los distritos de Manhattan, Queens y Brooklyn, y aún se esperan entre 2,5 y 7 cm, según las zonas. De acuerdo al Servicio Meteorológico de Estados Unidos, las abundantes precipitaciones son causadas por un sistema de baja presión que se extiende a lo largo de la costa del Atlántico medio y atrae aire húmedo del océano, “produciendo áreas de fuertes lluvias sobre las regiones del norte y del este”.

En septiembre de 2021 el huracán Ida mató a 13 personas solo en la ciudad de Nueva York, la mayoría atrapadas en los sótanos de antiguas casas transformadas en apartamentos en una urbe que vive una grave crisis inmobiliaria.

En tanto, el alcalde de Nueva York, Eric Adams, se convirtió ayer viernes en objeto de críticas por su respuesta tardía a las fuertes lluvias previstas que han causado un caos en la ciudad.

El jueves, cuando el servicio de meteorología había advertido del mal tiempo, remanente de la tormenta tropical Ophelia, Adams no tomó ninguna acción para alertar a los residentes de la ciudad, a diferencia de la gobernadora del estado, Kathy Hochul.

Hochul instó a los neoyorquinos a estar preparados para inundaciones repentinas y “estragos en toda la región del sur del estado”, y los funcionarios de tránsito estatales también dieron una conferencia de prensa el jueves para discutir la tormenta que se avecinaba.

Sin embargo, Adams no dirigió mensajes a la prensa ni el público hasta casi el mediodía de ayer viernes, después de que grandes áreas de la ciudad acumularan litros de agua y se suspendiera la mitad del sistema de metro, destaca el New York Times.

El Times señala que el jueves por la noche, cuando ya la lluvia había comenzado, el alcalde estaba en un evento de recaudación de fondos de campaña en un restaurante en Manhattan, con contribuciones sugeridas de unos 2.100 dólares.

Hace menos de cuatro meses, Adams fue también criticado por no avisar adecuadamente cuando la calidad del aire de la ciudad empeoró por el humo procedente de los incendios de Canadá.

Últimas horas para evitar un shutdown

Estados Unidos se acercaba anoche a un cierre de Gobierno que podría tener graves consecuencias económicas y que parece inevitable debido al bloqueo de los republicanos afines al expresidente Donald Trump. A las 00.00 horas del domingo 1 de octubre, la Administración pública se quedará sin fondos, lo que llevaría al cierre de la mayoría de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales, mientras que 1,3 millones de militares y cientos de miles de funcionarios dejarían de percibir su salario.

Además, según Goldman Sachs, el cierre podría afectar a la economía estadounidense, reduciendo el PIB entre 0,15 y 0,2 puntos porcentuales por cada semana que dure. Pese a las graves consecuencias, parece imposible llegar a un acuerdo.

El principal obstáculo son los republicanos afines a Trump, que se agrupan bajo el llamado “Freedom Caucus” (El Caucus de la Libertad) y que están enfrentados al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, a quien consideran demasiado moderado.