Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cómo prevenir enfermedades en encías, huesos y raíces dentales: una guía para mejorar la salud periodontal

Álvaro Heller y Carina Levy*
El periodonto es el conjunto de tejidos que rodea a los dientes y su función principal es proporcionarles soporte y estabilidad, permitiendo la adecuada función masticatoria. Comprende el tejido gingival (conocido como encía), el hueso alveolar (tejido óseo que sostiene las raíces de los dientes), el ligamento periodontal (estructura fibrosa que une el diente al hueso alveolar) y el cemento radicular (recubre la raíz dental y facilita la adhesión del ligamento periodontal).

Es fundamental detectar y tratar las enfermedades periodontales a tiempo, ya que pueden tener consecuencias graves para la salud bucal, como la pérdida de dientes y la afectación de estructuras óseas. Las enfermedades periodontales más comunes en Uruguay son la gingivitis (inflamación de las encías causada principalmente por la acumulación de placa bacteriana, cuyos síntomas incluyen enrojecimiento, hinchazón y sangrado gingival), la periodontitis (enfermedad más avanzada que afecta a todo el periodonto y lo destruye de forma gradual, lo que puede llevar a la pérdida de dientes) y la periodontitis agresiva (caracterizada por una rápida progresión de la enfermedad y una mayor pérdida de tejido periodontal).

Consejos para cuidar el periodonto.

La higiene bucal adecuada es fundamental para prevenir las enfermedades periodontales. Es importante cepillarse los dientes al menos dos veces al día utilizando un cepillo de cerdas suaves de punta redondeada y pasta dental indicados por el periodoncista (especialista en encías y periodonto). Además, se recomienda complementar la higiene bucal con el uso de hilo dental y/o los cepillos interdentales para eliminar los restos de alimentos y la placa bacteriana que se acumulan entre los dientes y las encías.

Asimismo, es esencial realizar visitas regulares al odontólogo para realizar limpiezas profesionales y evaluaciones periódicas del estado de las encías y los dientes. Durante estas visitas, el especialista (periodoncista) podrá detectar a tiempo cualquier signo de enfermedad periodontal y brindar el tratamiento adecuado.

Tratamiento de enfermedades periodontales.

Para enfermedades periodontales en etapas iniciales, pueden emplearse técnicas de limpieza periodontal. Si son más avanzadas, se recomienda el raspado y alisado dental para eliminar la placa bacteriana y el sarro acumulado tanto en la superficie de los dientes como en las áreas más profundas de las encías.

El procedimiento de limpieza dental se realiza mediante la utilización de instrumentos especiales, como curetas y ultrasonidos, que permiten eliminar eficazmente la acumulación de placa y sarro. Este tratamiento generalmente es indoloro y se lleva a cabo en un consultorio dental. En algunos casos, puede ser necesario administrar anestesia local para garantizar la comodidad del paciente.

El raspado y alisado, además de lo anterior, viene siempre acompañado por el láser terapéutico para la terapia fotodinámica (PDT) y por el láser quirúrgico para desinfectar tejido blando (encía) y duro (diente), sellar el tejido gingival y lograr la nueva unión (LANAP).

Una vez realizada la limpieza periodontal y el raspado y alisado con LANAP y PDT, se instruye al paciente sobre la importancia de mantener una buena higiene oral y se brindan recomendaciones específicas para prevenir las enfermedades periodontales.

Dientes, dentista
Hombre en una consulta odontológica.

Foto: Freepik.

Soluciones para el daño periodontal.

La regeneración periodontal es una solución eficaz para mejorar los problemas relacionados con el periodonto y restaurar la salud bucal. Sirve, por ejemplo, para la retracción de las encías, la pérdida de hueso alveolar, la movilidad dentaria y salvar piezas dentales.

La regeneración ósea guiada es una técnica avanzada que se utiliza para estimular el crecimiento y la regeneración del tejido óseo alrededor de los dientes. Se usa en casos de pérdida ósea por enfermedades periodontales. Además, hay técnicas regenerativas no invasivas para estimular la regeneración del tejido periodontal, como la microcirugía y el uso de biomateriales y factores de crecimiento.

La microcirugía periodontal es una técnica precisa y mínimamente invasiva que se utiliza para tratar problemas específicos en áreas localizadas. En una primera etapa se usan instrumentos especializados para limpiar y regenerar los tejidos periodontales afectados, proporcionando resultados estéticos y funcionales. Luego, se colocan matrices biocompatibles en el área afectada para guiar y promover el crecimiento de hueso nuevo, o pueden utilizarse injertos autólogos tomados del paladar.

En cuanto al uso de biomateriales, son geles biocompatibles, como el Emdogain, que se colocan dentro de la matriz o tejido autólogo para estimular la regeneración del tejido periodontal. Además, los factores de crecimiento se utilizan para promover la proliferación y diferenciación celular, acelerando así el proceso de regeneración. Estas técnicas regenerativas microinvasivas son altamente efectivas y ofrecen resultados prometedores en la regeneración del periodonto, mejorando los niveles de soporte e inserción dental.

El éxito de los tratamientos de regeneración periodontal puede variar dependiendo de cada caso. Es importante tener en cuenta que no todos los dientes son susceptibles de ser regenerados y que el proceso de regeneración puede llevar tiempo.

Después de someterse a una cirugía de regeneración periodontal, deben seguirse algunas recomendaciones para garantizar una buena recuperación y mantener los resultados obtenidos. Algunas de estas son:

  • Mantener una buena higiene bucal. Es fundamental cepillarse los dientes correctamente después de cada comida y utilizar hilo dental para eliminar los restos de alimentos y prevenir infecciones.
  • Evitar alimentos duros y pegajosos. Durante el proceso de cicatrización, es recomendable evitar alimentos que puedan ejercer presión sobre la zona tratada.
  • Evitar fumar. El tabaco puede afectar el proceso de cicatrización y limitar los resultados de la regeneración periodontal. Se recomienda abstenerse de fumar (o al menos limitarlo) durante el periodo de recuperación.
  • Asistir a las citas de seguimiento. Es importante acudir a las citas programadas por el odontólogo para evaluar el progreso del tratamiento y realizar los ajustes necesarios.
  • Siguiendo estas recomendaciones, aumenta la probabilidad de obtener resultados satisfactorios y preservar la salud bucal. El objetivo se logra en la enorme mayoría de los casos y los pacientes recuperan la salud.

*Doctores en Odontología y directores de la clínica odontológica BioSmile.