Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

¿Cuánto debería subir la nafta y el gasoil en octubre si se aplica el PPI?

La Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), aprobó el informe de Precio Paridad de Importación (PPI), que corresponde al período entre el 26 de agosto y el 25 de setiembre.

Los valores de referencia  que son los del Golfo de México en EEUU marcaron subas en el precio de gasoil y cierta estabilidad en la nafta, como adelantó esta nota de El Observador esta semana.

Las proyecciones de precio a surtidor, tomando en cuenta los datos oficiales del último PPI de Ursea e incorporando distintas variables de distribución y comercialización, marcan un precio de $ 77,54 para el litro de nafta Súper 95.

Es decir que si se siguiera la regla ese producto debería aumentar $ 3,15 (4,2%) respecto a los valores máximos actuales de venta.

Para el gasoil 50S la proyección de precio al público es de $ 55,39 por litro, lo que indica que este producto debería subir $ 3,40 (6,1%) respecto al valor máximo de venta establecido por decreto.

El informe de Ursea es uno de los insumos que utilizará el Poder Ejecutivo para definir los precios de los combustibles que regirán en octubre, junto con otras valoraciones de la coyuntura económica  y las proyecciones financieras de Ancap. 

Desde que la regla PPI está vigente el gobierno nunca aplicó a tapa cerrada lo que indica ese mecanismo. En sus análisis tarifarios ha ponderado otros elementos y ha tratado de moderar el traslado a los precios locales de los movimientos internacionales. La decisión oficial se conocerá en las próximas horas y será comunicada el sábado 30 de setiembre .

En setiembre las autoridades  había tomado la decisión de moderar el ajuste, y con ello las tarifas subieron menos de lo que marcaba el PPI.

Así el precio máximo de venta al público para la nafta Súper 95 había quedado $ 3,66 por debajo de lo que marcaba la regla PPI. Y en el gasoil 50 S el desfasaje en precio surtidor era de $ 0,69 más barato.

La moderación del aumento fue absorbida por Ancap, que además todavía contaba con algo de producción en stock. Así, una vez más el ente percibió menos ingresos de lo que debería haber tenido, según la regla de PPI, por cada litro de nafta o gasoil que se vendió.

En esta ocasión la coyuntura internacional negativa coincide con un momento del año donde la refinería de La Teja está parada por tareas de mantenimiento. Eso hace que la empresa no cuente con refinación propia, al tiempo que debe importar nafta y gasoil para abastecer la demanda local, lo que acota sus márgenes de maniobra.